X

Perotti pregunta “quién pone la plata” en Vicentin y un acreedor se arrima

Una acopiadora de peso aportaría recursos para impulsar el fideicomiso. Fernández manda enviados para acelerar y darle forma al nuevo esquema.

Por 20/07/2020 18:12

El gobierno de Santa Fe busca darle forma definitiva al fideicomiso que de palabra acordó con los dueños de Vicentin para administrar la firma concursada por un default de 1.400 millones de dólares. El ingreso de acreedores privados al nuevo esquema es sobre lo que avanza por estas horas el gobernador Omar Perotti, quien fue claro en el mensaje: “El tema concreto es quién pone la plata, y sobre esto estamos trabajando”. Un acreedor se arrima. 

Se refiere a quiénes le dan el impulso necesario a la cerealera en el marco del esquema acordado. “El fideicomiso es para garantizar que haya acuerdo de acreedores, y los integrantes traigan recursos (...) Estamos tratando de juntar aquellos de aportes concretos para realizar y qué interés puntual tienen. Estos son los acreedores que quieren cobrar y que saben que deben ayudar en la puesta en marcha de la empresa”, dijo el gobernador en una charla reducida con la prensa de la que participó Letra P

Según confió a este medio una fuente al tanto de la negociación, el grupo corredor Grassi SA  tendría un papel clave en el fideicomiso. Se trata de una firma de renombre santafesina con 131 años en el mercado de granos que, a través de su acopio Commodities SA, es uno de los máximos acreedores comerciales con 2.780.941.852 pesos, superado sólo por la asociación de cooperativas ACA. Por ese monto fue designado como integrante suplente del comité de acreedores del concurso. 

 

 

El objetivo que persigue Perotti esta semana es generar la confianza que acerque a “quienes son acreedores, a los que son importantes como originadores de granos para mover la industria, sean acopiadores, corredores o cooperativas”. “Ellos tienen que ser parte de un proceso nuevo”. Grassi SA tiene todos esos matices, sobre todo el de la confianza que le tienen los productores, quienes podrían entregarle los granos para que la corredora los convierta en parte del relanzamiento de la cerealera, que varios actores calculan en un valor de entre 200 y 300 millones de dólares. Esa es una opción que piensan conocedores de la negociación. 

Distinta es la situación de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) hasta aquí señalada como uno de los peso pesado para el futuro esquema por sus acreencias, que rondan los 5.000 millones de pesos. Pero al estar conformada por cooperativas, todo se torna más complejo y menos dinámico. El presidente Alberto Fernández enviará a dos asesores, uno sería Gabriel Delgado, el interventor corrido por el juez del concurso, para “hablar con todos los sectores que tienen intereses”.

 


Vicentin se encamina a ser administrada por un fideicomiso para acomodar sus finanzas.

 

“Hay que garantizar la confianza con el Estado Nacional, no solo por sus acreencias principales, como el Banco Nación, sino porque tiene la capacidad de aportes iniciales, de atraer a los productores para cobrar o aportar recursos necesarios para mantener el nivel de actividad de inicio. Sumando a YPF, que es una posibilidad concreta para integrar el fideicomiso o un acuerdo futuro”, completó el gobernador. 

El primer paso es administrar controladamente la firma y que los Vicentin salgan del control total. La única manera que encontraron es el fideicomiso, donde los dueños tendrán participación pero no el control directo. El fideicomiso es para acomodar la situación financiera, contabilizar la capitalización de las acreencias y darle cuerpo a la futura forma societaria que sería mixta.