X

Mostrará sintonía con Larreta para evitar el barro de la grieta. Llevará a Olivos el plan de cuarentena focalizada que cerró con intendentes y especialistas.

Por 04/06/2020 16:03

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, llegará esta tarde a la Quinta presidencial de Olivos donde se anunciará la extensión de la cuarentena con dos premisas, una de gestión y otra política. Por un lado, planteará la posición que terminó de cerrar entre la tardenoche del miércoles y el mediodía de este jueves de continuar con el aislamiento focalizado en el AMBA y permitir algunas nuevas actividades en el interior de la provincia donde no circule el coronavirus. Por el otro, hablará de la sintonía y el trabajo conjunto con el jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), Horacio Rodríguez Larreta. Fuentes de su entorno adelantaron a Letra P que evitará meterse en la grieta, siempre y cuando la oposición no lo empuje a hacerlo. En tanto, el porteño llegará confiado, con aval peronista a su cuarentena flex.

Durante el anuncio anterior de extensión de la cuarentena, el gobernador hizo un duro diagnóstico de la situación sanitaria en la que se encontraba la provincia y cruzó a un sector de la oposición –sin dar nombres– por instar, a través de distintos medios, a una flexibilización del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO). “Nosotros tomaremos las medidas que haya que tomar y que el resto escriba en Twitter”, disparó aquel sábado durante la conferencia que compartió con el presidente, Alberto Fernández, y el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. De inmdiato, la oposición bonerense le salió al cruce y lo acusó de cavar en la grieta. 

Como relató Letra P, la comunicación Larreta - Kicillof es diaria. La foto en la sede del Gobierno porteño del martes último fue la muestra de que las decisiones se toman de manera consensuada. Antes, el mandatario bonaerense tuvo que esquivar la embestida de los intendentes bonaerenses contra contra la decisión de la Ciudad de permitir algunas actividades laborales. Kicillof no quería meterse de lleno en esa avanzada para no alterar la triple alianza del AMBA, aunque estaba de acuerdo.

 


Por eso, este jueves se contendrá. Sí estarán atentos a cómo reaccione la oposición bonaerense. Algunos intendentes piden aperturas en lugares donde no hay circulación de virus, como Tandil. Su jefe comunal, Miguel Lunghi, amenazó con habilitar actividades aunque el Gobierno defina lo contrario. La ministra de gobierno bonaerense, Teresa García, dijo que la actitud de ese jefe comunal es un acto de rebeldía. 

El caso de Necochea, donde con un baby shower clandestino se desató una ola de contagios es el ejemplo que usa la administración bonaerense para mostrar que no hay que relajarse y que el virus que hoy no circula en un distrito puede aparecer al día siguiente. Como le ocurrió al intendente de Olavarría, Ezequiel Galli. Fue uno de los mandatarios de Juntos por el Cambio que encabezaron la rebelión anticuarentena. Incluso lanzó una encuesta de twitter. Al día siguiente debió dar marcha atrás ante la aparición de cinco casos. El último había sido registrado el 5 de abril.