CRISIS POR CORONAVIRUS

Larreta cede a la presión y estudia una cuarentena con construcción y take away

Convocó a una reunión de urgencia para delinear cómo seguirá el aislamiento en la Ciudad después del lunes. Además de obra privada y retiro de productos, evalúan abrir peluquerías y canchas de fútbol.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, convocó de urgencia a la Jefatura de Gobierno a su mesa de crisis por el coronavirus. Habrá un único tema de discusión: qué actividades y ramas de la producción habilitar y de qué modo instrumentar esos permisos en la Ciudad de Buenos Aires a partir del 10 de mayo.

 

El plan para salir de la cuarentena aún no se conoce y hacia el interior del gobierno porteño no hay una postura común. Rodríguez Larreta examina cada propuesta y define según los lineamientos que traza el gobierno de Alberto Fernández, con quien evita cualquier roce. Según pudo saber Letra P, el larretismo estudia habilitar la construcción privada y la posibilidad de que emprendimientos gastronómicos o de producción de insumos vendan productos para retirar en sus locales comerciales. Esto comprende a restaurantes, confiterías y también librerías. Incluso, analiza abrir peluquerías bajo estándares sanitarios concretos -cantidad de gente y turnos, por ejemplo- y hasta locales de prácticas deportivas, como canchas de tenis y fútbol.

 

La mayoría de estas actividades trabajarían bajo un esquema de horarios escalonados. El sector que mayor reclama la apertura lo agrupan las empresas gastronómicas y las constructoras privadas que, día a día, consultan en las oficinas porteñas sobre una eventual flexibilización del aislamiento. Están dispuestos a poner en marcha su actividad ajustándose a cualquier protocolo. Las cámaras prepararon medidas de cuidado y prevención para poder volver a producir y todos recibieron el visto bueno del Ministerio de Salud de la Ciudad.

 

Al margen de los protocolos por rubro, el meollo de la cuestión es el transporte de los empleados hacia su trabajo. En la Jefatura de Gobierno consideran que el control de los flujos de personas que entran, salen y se desplazan de la Ciudad puede regularse con los horarios escalonados y específicos para cada rubro.

 

 

 

Este combo de proyecciones será parte del debate de la reunión de la Mesa de Crisis de este lunes por la tarde. Además de Rodríguez Larreta, asisten a esos cónclaves semanales su vicejefe de Gobierno, Diego Santilli; el jefe de Gabinete Felipe Miguel, el secretario general y de Relaciones Internacionales, Fernando Straface y los ministros Fernán Quirós (Salud), José Luis Giusti (Desarrollo Económico) y  María Migliore (Desarrollo Humano).

 

 

 

 

CRUCE. Rodríguez Larreta tanteó con el gobierno de Fernández la posibilidad de avanzar con el método de compra de productos a retirar en sucursales. Hubo mensajes entre funcionarios de segunda línea con sus pares nacionales, pero hubo un "no" rotundo como respuesta. En la Casa Rosada aducen que sería impracticable y no tendría sentido si, como hizo la Ciudad, también se prohíbe la hora de esparcimiento.

 

Nuevamente, Larreta eligió no confrontar con el gobierno nacional y pidió esperar. Sin embargo, la presión del sector gastronómico no cedió y se argumenta bajo un número: el 70% de la recaudación de un restaurante es por las ventas en el salón, un 10% por delivery (habilitado) y otro 20% por la opción "take away", es decir, el cliente que retira la comida por el local.

 

Ollas y cacerolas presentes en la manifestación de la CGT contra el decretazo. (Crédito: Pilar Camacho)
Juan Pablo Poletti tuvo el aval a su primer paquete de ordenanzas del Concejo de la capital.

También te puede interesar