X

El subsecretario de Transporte bonaerense hizo foco en un tema que generó polémica en 2019. Monitoreo permanente tras la apertura en la Ciudad.

Por 20/05/2020 18:24

La reapertura de la actividad comercial dispuesta en la Ciudad de Buenos Aires redunda en una mayor circulación de personas en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y provoca no sólo los reproches de intendentes del GBA a Horacio Rodríguez Larreta por el temor a un incremento de contagios de coronavirus sino, también, un refuerzo de los controles de pasajeros en el conurbano. “En el AMBA, por lo general, a los trabajadores los pone la provincia”, remarcó en diálogo con Letra P el subsecretario de Transporte bonaerense, Alejo Supply, para dar cuenta de un “monitoreo permanente” con el gobernador Axel Kicillof “controlando los números todos los días”, atento a la posibilidad de “un desequilibrio”.

Más allá de la atención puesta en estos operativos, Supply también hizo foco en la necesidad de que los subsidios al transporte en el AMBA, que suponen un desembolso de 60.000 millones de pesos para la Provincia, vuelvan a la órbita nacional. Tildó de “show mediático” el traspaso que hizo Cambiemos de ese subsidio, que “se terminó llevando el Fondo del Conurbano”. Y detalló: “En 2019, el 32% del déficit provincial fue subsidio al transporte”, por lo que consideró que “es inviable” para las arcas bonaerenses sostener ese esquema.

 

 

-¿Se puede controlar adecuadamente el flujo de circulación tras la apertura dispuesta por la Ciudad de Buenos Aires?

-Hasta ahora está controlado. En el transporte público, antes de la cuarentena, la cantidad de pasajeros rondaba los cuatro millones. Hoy, está alrededor de 1,1 millón. Y hay cerca de dos millones circulando en las rutas con la apertura de los comercios. Estamos haciendo operativos en todos lados, nosotros, la CNRT, Policía Vial, el área de fiscalización del transporte. Estamos por todos lados.

-¿Esas acciones se están coordinando en conjunto con el gobierno porteño?

-Sí. Tenemos muy buen trabajo con el Ministerio de Transporte de la Nación, los de Salud nacional y provincial y la Ciudad de Buenos Aires.

“La diferencia entre fase 3 y fase 4 en la Ciudad hace que pueda haber un desequilibrio.”

-¿Qué alternativas manejan ante los posibles aumentos del caudal vehicular y del flujo de pasajeros del conurbano a la Capital Federal?

-Estamos haciendo un monitoreo permanente, controlando los números todos los días. La diferencia entre las fase 3 y 4, la apertura en la Ciudad, hace que pueda haber un desequilibrio. Hasta ahora, se ha comportado bien.

-¿Y si eso cambia?

-Se verán las medidas a tomar. Serán tomadas centralmente desde el punto de vista sanitario. Intervienen el jefe de Gabinete de la provincia, el Ministerio de Salud y, obviamente, la decisión política del gobernador.

 

 

-En cuanto al servicio público de pasajeros, transportistas del interior bonaerense plantearon dificultades financieras. ¿Se revirtió ese cuadro?

-La Provincia otorga un subsidio de 151 millones de pesos mensuales. Ese monto está congelado desde el año pasado porque tuvimos un prorrateo del presupuesto. Pero tenemos el Fondo Compensador del Interior, con aportes nacionales, que en los primeros cuatro meses representó todo lo que se aporta en un año. Por lo tanto, tuvieron un aumento significativo. Ahora, vamos a firmar por el segundo cuatrimestre de 2020. Esos recursos van a estar durante todo el año.

-¿Avanzarán en el retorno de los subsidios al transporte a la Nación?

-El transporte es provincial, lo que tenemos que ver es quién lo financia. Si la Provincia o la Nación. La discusión es sobre el AMBA. En el interior estamos aportando $151 millones mensuales, en el AMBA son 60.000 millones de pesos al año. Es una gran diferencia.

-¿La Provincia tiene espalda para afrontar ese subsidio en el AMBA?

-De ninguna manera. Históricamente, La Nación pagó el AMBA porque, de hecho, hasta se creó la Agencia Metropolitana de Transporte, integrada por la Ciudad, la Provincia y la Nación. Nosotros estamos impulsando esa agencia para que coordine el transporte en el AMBA, porque tienen que tener políticas mancomunadas. En eso estamos de acuerdo los tres.

 

 

-¿Cómo define el traspaso de ese subsidio por la gestión Cambiemos?

-Llegó de la mano del acuerdo con el FMI y puso debajo de la alfombra el déficit que tenía la Nación, pasándoselo a la Provincia, sin saber de dónde iban a salir los recursos. El año pasado, 32% del déficit de la Provincia fue el subsidio al transporte. Es inviable. Se terminó llevando el Fondo del Conurbano. Fue un show mediático.

El año pasado, 32% del déficit de la Provincia fue el subsidio al transporte… es inviable.”

-¿Pretenden que este año se efectúe el retorno del subsidio a la Nación?

-Lo planteamos desde el primer momento al ministro Meoni y al Presidente. La idea es implementar los mecanismos para que vuelvan los subsidios a la Nación, no la potestad del funcionamiento, que sigue siendo de la Provincia, pero coordinado con la Nación y la Ciudad, porque es una zona donde actúan los tres. Además, en los subsidios al AMBA hay que ver que las condiciones del lado de la Provincia no son las mismas que en la Ciudad. De este lado tenemos gente a la que le falta cloaca, que no tiene trabajo... las condiciones son absolutamente disímiles. Por eso, el Estado nacional tiene que intervenir ahí y absorber el subsidio al transporte.

-¿La actual crisis puede congelar esa absorción?

-No lo creo. Hay muy buena voluntad de la Nación para resolver los problemas del transporte integralmente.

"Me encontré con una Subsecretaría que ni siquiera tenía los tarifarios y los recorridos digitalizados".

-¿Qué modelo de gestión busca para el sistema de transporte provincial?

-Lo puedo explicar en otro rubro del transporte, en el delta. Cuando nos sentamos a discutir el tema de los lancheros, mi idea siempre fue, como mínimo, dejarle el master plan del funcionamiento para el delta, que tenga un plan rector, porque no puede ser que uno tenga que estar corriendo siempre atrás, ver cuáles son los recorridos, por dónde tiene que pasar el transporte, los trasbordos, el tamaño de lanchas. El día que me tenga que ir, me gustaría dejarle las llaves a alguien con todo informatizado.

-Y cuando recibió las llaves, ¿con qué se encontró de la pasada gestión?

-Me encontré con una Subsecretaría que ni siquiera tenía los tarifarios y los recorridos digitalizados. Lo estamos haciendo ahora pausadamente. Hay faltante de SUBE en varias ciudades, 600 máquinas que faltarían para tener SUBE en toda la provincia y que gestionamos ante la Nación, lo que nos permite transparencia en el subsidio, control de recorridos, administrarlos. Tenemos que unificar todo lo relativo al transporte bonaerense en una base de datos, accediendo online a la información más precisa posible.