X

Juicio a Rodríguez Larreta en el conurbano: embate peronista y evasiva PRO

Intendentes del FdT dijeron que tomó decisiones “apresuradas” e “irresponsables” y le pidieron que “rectifique” las medidas. Jefes comunales PRO, entre el silencio y la indefinición.

Por 15/05/2020 18:11

El ruido en la triple alianza del AMBA que comenzó el fin de semana pasado se agudizó este viernes. En simultáneo, intendentes peronistas del conurbano reiteraron su preocupación por la decisión del jefe del gobierno porteño de habilitar varias actividades en medio de la cuarenta por Covid-19 y fueron más allá: le pidieron a Horario Rodríguez Larreta que rectifique la flexibilización. Consultados, los mandamases del PRO eligieron evadir el planteo del Frente de Todos.

“Cuando la Ciudad flexibiliza nos impacta negativamente. Lo vamos a ver en una semana o diez días, los casos van a subir. La Ciudad tiene que rectificar las medidas que ha tomado”, consideró el jefe comunal de Esteban Echeverría, Fernando Gray, en declaraciones a FM Futurock. Sus dichos no fueron aislados. Tienen un triple respaldo. Por un lado, el comunicado difundido el último domingo en que calificaron de “riesgosa para todo el AMBA” la apertura dispuesta por Rodríguez Larreta; por el otro, el apoyo del gobernador Axel Kicillof, y, además, las declaraciones a otros medios capitalinos de sus pares del conurbano.

 

 

El cortocircuito por las decisiones respecto de la cuarentena se inició luego de que Alberto Fernández habilitara la fase 4 en todo el país excepto para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y ante la decisión de Rodríguez Larreta de flexibilizarla en Ciudad de Buenos Aires. Aquella disposición y el rápido ascenso en la curva de contagios de coronavirus en las villas porteñas obligaron a la Casa Rosada a activar un plan de acción urgente para blindar el conurbano y evitar efecto CABA.

Sin el rebote mediático esperado del comunicado inicial, las intendentas y los intendentes afinaron la estrategia para expresar su malestar. Por lo bajo hablan de “efecto Larreta” y del “efecto derrame de CABA” para referirse al impacto de las medidas del porteño y la posible la multiplicación de casos en la región metropolitana.

La preocupación sobrevoló el encuentro que Kicillof mantuvo esta semana con los representantes de la Tercera Sección electoral. El jueves, esa inquietud fue trasladada por el gobernador al Presidente y al propio jefe de gobierno porteño. El foco, además de la apertura comercial, está puesto en el transporte público, vehículo multiplicador de contagios.

“Todos los intendentes de la Tercera con los que nos reunimos estaban muy preocupados por el avance en Ciudad de Buenos Aires de la enfermedad, con la apertura de esta semana, por la cantidad de tránsito”, señaló a Letra P la ministra de Gobierno, Teresa García. Agregó que además de temer el ingreso del virus al conurbano les preocupa el “control de los barrios más humildes”.

 

 

“La Ciudad es el lugar más vulnerable y el que más está complicando a toda la región. Nos preocupa cuando se toman medidas que van en contra del sentido común y de la realidad”, dijo el intendente Jorge Ferraresi (Avellaneda) a Radio Cítrica y señaló que cinco millones de personas que viven en la provincia de Buenos Aires se movilizan todos los días para trabajar en el distrito conducido por Rodríguez Larreta. “Esta apertura la vamos a sentir en quince días”, dijo, en referencia a la multiplicación de casos.

Con el mismo tono y en la misma radio se pronunció Andrés Watson, jefe comunal de Florencio Varela. Dijo que no tiene dudas de que al gobernador “no le va a temblar la mano a la hora de restringir la circulación con CABA” y consideró que el jefe del Gobierno porteño “se apuró en abrir la cuarentena”.

Mayra Mendoza (Quilmes) calificó la decisión de Rodríguez Larreta de “irresponsable”. Luego de manifestar su preocupación ante la decisión tomada, la intendenta sostuvo al Destape Radio que “deben apelar a la responsabilidad colectiva y saber que lo que pasó en CABA tiene consecuencias en el conurbano”.

 

 

Consultados, los intendentes del PRO de la región metropolitana no se hicieron eco del planteo. En rigor, la mayoría presentó a la Gobernación bonaerense propuestas de apertura similares a las que esta semana avanzaron en la Ciudad de Buenos Aires.

Mientras Jorge Macri (Vicente López) y Néstor Grindetti (Lanús) no respondieron a la consulta de Letra P, el jefe comunal de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, dijo desconocer el reclamo de los peronistas. “Yo no conozco ningún planteo de ese tipo, y tampoco creo que sea el rol de los intendentes. Creo que tenemos que hacerle propuestas al Gobernador y después coordinar las decisiones con el Presidente”, indicó. En una entrevista con este portal previa a la avanzada peronista de este viernes, Valenzuela había depositado la responsabilidad en Kicillof y Fernández: “Los que están para decirnos hasta dónde llegar son el gobernador y el Presidente”. Y había sostenido: “La apertura de la cuarentena en la Ciudad de Buenos Aires está legitimada por el Presidente”.

 

 

“Mi planteo es al gobernador, para que lo converse con la Nación. Por supuesto que no queremos intensificar el tránsito y la movilidad entre el conurbano y la Ciudad de Buenos Aires, y no queremos concentrar el transporte público”, indicó este viernes ante la consulta de este medio. Y reiteró que su propuesta es una apertura gradual de comercios barriales y de cercanía.

En tanto, fuentes cercanas al intendente de La Plata, Julio Garro, indicaron que desde el municipio se propuso a Kicillof una “apertura gradual de comercios para que haya una reactivación de la economía”. La administración capitalina considera que muchos comerciantes terminarán “fundidos si siguen con esta postura de no permitir la reapertura de rubros de consumo”. Además, resaltaron que esta decisión “habilita una competencia desleal con grandes supermercados habilitados que incluyen nuevos rubros”.