X

Así lo detallaron a Letra P desde la filial Tandil, donde marcaron la fuerte actividad en Liniers y Rosario. Por eso, no dudaron: “Es un paro político”. En Junín destacan: “No queremos conflicto”.

Por 09/03/2020 18:01

La libertad de acción que dictó la conducción de la Federación Agraria Argentina (FAA) para sus productores de cara al paro de comercialización que se inició este lunes se tradujo en un escaso nivel de adhesión de sus bases, al menos en territorio bonaerense. Así lo afirmó a Letra P la dirigente de la filial Tandil de la FAA Nélida Sereno: “Arriba del 70% de las bases de la provincia de Buenos Aires no adhirieron al paro”, remarcó. Y argumentó: “El país está en una situación de crisis y este esquema de segmentación (aplicado por el Gobierno) ha sido una bandera histórica de la Federación Agraria, que está contemplada”. Así, preguntó: “¿Cómo le vamos a hacer un paro a un gobierno que recién mañana cumple 90 días, cuando muchos pasaron cuatro años aplaudiendo todo?"

Sereno no sólo delimita el escaso nivel de adhesión en los federados, sino que va más allá. Dice que hay que reparar en el número de entradas de animales a Liniers. "Entraron arriba de 2.500 vacunos, más de lo normal para un lunes. De martes a viernes entran entre 4 y 5 mil, varía si llovió o no. Pero los lunes ingresan alrededor de 500. Y el viernes mandaron 10 mil, preparándose para lo que iba a pasar. Pero también falta toda la hacienda que salió de los campos directa a frigoríficos, por lo que la suma es mucho mayor. Entonces, ¿de qué paro estamos hablando? Es un paro político, impulsado con mucho apriete de los Autoconvocados”, arremetió.

También, la dirigente federada tandilense detalló que este lunes ingresaron más de 7.000 camiones a descargar granos en Rosario y que a eso hay que sumarle los que descargaron en Quequén. En ese contexto, aclaró que la cosecha no empezó y que los envíos de granos que se registren en este periodo aluden a “gente que tiene, que retuvo”, ya que a los pequeños productores “no les queda un grano”.
 


Sobre este punto hizo foco la titular de la filial Junín, Rosana Franco: “En Junín los productores en pequeña escala no tenemos nada para vender, estamos esperando la cosecha, la soja de primera está bastante buena en esta zona, la soja de segunda no tanto porque le faltó lluvia, el maíz de segunda está regular y no hay mucho movimiento”.

En diálogo con Letra P, Franco dejó en claro la posición de los pequeños productores juninenses: “No adherimos al paro porque no tenemos nada para cosechar. En esta época del año, el paro es más simbólico, siempre lo fue, excepto en 2008”. Al resaltar que la mesa de enlace tendría que “apostar más al diálogo”, Franco consideró: “No veo un clima de 2008. La gente del campo está tranquila, todos queremos producir y no queremos conflicto. Pero algunos productores están disconformes con esto y tienen derecho a protestar”.

La dirigente de la FAA Junín coincidió con su par tandilense y sostuvo que las filiales bonaerenses de la entidad “mayoritariamente no han adherido” a la huelga, al recordar que la tabla de segmentación aplicada por el gobierno de Alberto Fernández había sido una de las peticiones de Federación Agraria desde hace años -“si bien pretendíamos un poco más que la tabla que se hizo”, aclaró.
 


“Espero que se reglamente pronto y si eso no se cumple vamos a estar protestando, pidiendo explicaciones, pero no me parece bien que hoy estemos haciendo un paro cuestionando tanto al Gobierno. Tenemos que seguir peticionando por un montón de cosas: la ley de arrendamiento, el acceso al crédito, certificados de emergencia por la sequía, alguna prórroga de impuesto, los caminos. Para eso, tenemos que seguir en la línea de diálogo”, explicó.

En esa línea fue Sereno, quien hizo peticiones por la “asfixia” de productores endeudados por las altas tasas de interés de créditos tomados meses atrás. Aquí, destacó la reciente reunión con el titular del Bapro, Juan Cuattromo, y las primeras políticas de la gestión Kicillof para el sector: “Tenemos un buen diálogo. Pero no somos oficialistas ni opositores, somos federados y defendemos las banderas de la FAA más allá del gobierno de turno”, aclaró.

Al definir a su filial como “defensores del sistema cooperativo”, la dirigente de FAA Tandil enfatizó: “Estamos luchando en el campo para diferenciar a los distintos actores. En el campo no somos todo lo mismo”.

De esta manera, planteó la postura del sector que integra y que es crítico de la conducción nacional de Carlos Achetoni: “La idea es irse de la Mesa de Enlace, hay que dejarla lo antes posible para sentarse a discutir otros temas, como emergencia agropecuaria, el tema crediticio, ferrocarriles, infinita cantidad de temas que hay que tratar y para eso hace falta diálogo, que es en lo que los cuatro presidentes de la mesa de enlace no actuaron bien”.