X

Intendentes PJ bajan la tensión ante la falta de lugares en el gobierno de Kicillof. Asumen el modo AK aunque esperan ser compensados en el Presupuesto 2020. Guerra de nervios por los recursos.

Por 09/03/2020 17:49

Luego de un arranque con expectativas no cumplidas en torno a su participación en la toma de deciones y la consecuente tensión, intendentes peronistas del conurbano bonaerense que dieron señales de malestar optaron ahora por dar una tregua a Axel Kicillof y, al mismo tiempo, esperan gestos del Gobierno en el mismo sentido. Empezaron a dar muestras concretas de respaldo aunque insisten con temas que hacen a la gestión como la Policía Local o el Fondo de Infraestructura que, esperan, sea incluido en el proyecto de Presupuesto 2020. 

En lo que respecta a la policía, la participación de Kicillof en el cierre del Operativo Sol junto al ministro Sergio Berni (Seguridad) el viernes puso en escena parte de la agenda que el mandatario tiene pensada para el área. Continuó con la línea de María Eugenia Vidal y Cristian Ritondo en la estructura policíaca, pero anunció que a la brevedad dará a conocer un plan estructural para la Policía bonaerense. El tema es crucial para el conurbano. Los intendentes consideran la figura de Berni y la llegada de gendarmes como factores auspiciosos para combatir la inseguridad. Algunos fueron más allá, como el intendente de Esteban Echevarría, Fernando Gray, quien lanzó una convocatoria a personal retirado de las fuerzas de seguridad para integrar su secretaría de seguridad local. 

“Tenemos una provincia muy complicada financiera y económicamente. Con deudas históricas para nuestra población. En ese sentido, Axel (Kicillof) está tomando decisiones claras que van en un solo sentido: favorecer a los bonaerenses”, dijo a Letra P el intendente de Merlo y presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez

 



Las palabras del jefe comunal van en sintonía con las de muchos de sus pares, quienes en público y en declaraciones mediáticas ya muestran un apoyo manifiesto al gobernador. Todo, aunque, puertas adentro, las posiciones hayan sido disímiles. Letra P había dado cuenta del malestar que algunos jefes comunales le trasladaron en persona al gobernador luego de una reunión que mantuvieron en la Casa de Gobierno con intendentes e intendentas de la Tercera sección electoral. 

En aquel encuentro, se fueron de La Plata con “sabor a poco”. La incertidumbre sobre cuál será el rol de los intendentes en referencia a la operatividad de la Policía Local fue uno de los puntos no resueltos. Luego de ello, los intendentes peronistas –en su mayoría de la Tercera– asistieron a la Asamblea Legislativa en bloque, en lo que fue leído como otro gesto de respaldo al gobernador.

“Es cierto que rompe con la lógica de integrar a intendentes al Gabinete, pero confiamos en su honestidad intelectual. Está muy seguro de lo que hace, esperemos que le vaya bien”. Así lo explicó a Letra P un intendente de la Tercera sección. Y agregó que entendieron que “es la forma que (Kicillof) tiene de gestionar”, rodeándose de “su gente de confianza”.

 




En la falta de precisiones que denuncian hay un trasfondo ineludible: la Provincia no puede garantizarles cuestiones estructurales hasta tanto el Gobierno nacional no resuelva la negociación de la deuda y defina su Presupuesto 2020. En esa negociación presupuestaria, la Provincia busca garantizar que efectivamente la Nación vuelva a hacerse cargo de los subsidios al transporte y los servicios públicos que el expresidente Mauricio Macri delegó a la administración de María Eugenia Vidal. Kicillof también quiere tener mayor coparticipación

Ante la consulta de Letra P, la ministra de Gobierno bonaerense, María Teresa García, relativizó las diferencias entre intendentes y el Ejecutivo, aunque reconoció que las tensiones que pueden aparecer “son las lógicas”. “Hay alguien que tiene que gobernar un municipio y si no hay plata le reclama al gobierno. El gobierno responde que no hay plata. Pero no hay otro tipo de tensiones”, indicó. 

García también aseguró que en las reuniones diarias que mantiene con jefes comunales la mayoría le traslada que la principal inquietud “es el tema de recursos”. Sin recursos, trepan los nervios. En diálogo con Letra P, el ministro de Infraestructura y Servicios Públicos bonaerense, Agustín Simone, ya había explicado que la Provincia “no tiene presupuesto por un agotamiento de endeudamiento que la llevó a una situación de vencimientos asfixiantes”.

Con todo, los intendentes definieron darle una cuota de confianza al Ejecutivo y esperarán al Presupuesto 2020. En esa ley provincial, la que dispone recursos y gastos, esperan tener un Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) que les garantice fondos para llevar adelante obras. Hasta el momento, en el Ejecutivo no dan pistas sobre si habrá o no FIM.