X

El sacerdote Zarazaga, fundador de la escuela de liderazgo político y hombre consulta de los CEO, busca abastecer a un millón de hogares de provincia y Ciudad de Buenos Aires con cajas de alimentos.

Por 30/03/2020 14:34

“Enfrentamos un tsunami del que ignoramos el tamaño de la ola que nos va a pegar. Nos angustia la incertidumbre, tanto de los efectos del virus como de la crisis económica. Esa angustia se acrecienta en los hogares de los que no comieron hoy y no saben si van a comer mañana y en los que temen por los próximos días”. La frase corresponde a un mensaje que circuló por WhatsApp entre el Círculo Rojo. El autor, un jesuita de perfil político que es hombre de consulta de los CEO: el sacerdote Rodrigo Zarazaga, quien en algún momento saltó a la fama por haber cuestionado el perfil social del gobierno de Cambiemos en un Coloquio de IDEA. El cura está armando una colecta, en plena pandemia de coronavirus, para llegar con ayuda a los barrios más humildes.

Si la colecta de los Werthein y Rubén Cherñajovsky (dueño de Newsan) es la de los 100 millones de dólares, esta es la del millón de hogares. La meta de la colecta, que cuenta con el respaldo del Banco de Alimentos, organizaciones evangélicas y Cáritas, es “cubrir durante el momento crítico de la pandemia las necesidades alimenticias y de higiene de 'un millón de hogares' vulnerables en la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”. Piden dinero a empresarios para comprar un millón de cajas con alimentos y elementos de higiene, para distribuirlas en colaboración con los gobiernos de estos dos distritos, entidades eclesiales y sociales. "El aporte de todos los involucrados es clave, porque no alcanza con ser solidarios, tenemos que ser transparentes y eficientes para avanzar con total urgencia", dicen.

 

 

Zarazaga es un sacerdote particular. Se mueve como pez en el agua en los núcleos de poder. De hecho, toda la movida tiene una pata en el Estado. Según la organización, los ministerios de acción social de la Ciudad y la provincia están coordinando la colecta en conjunto con los privados. La iniciativa estará auditada por PWC, Deloitte, KPMG y Ernst & Young.

Según el detalle al que accedió Letra P, las cajas de alimentos tendrán: dos kilos de arroz; dos kilos de fideos, dos latas de puré de tomate, dos latas de conserva (choclo o arvejas), un kilo de lentejas secas, tres litros de leche larga vida,cuatro latas de picadillo, tres unidades de ensalada frutas conservadas, dos jabones de tocador, un detergente de cocina y dos kilos de harina.