X

Con el Consejo Económico en borrador, Fernández aún sueña con Lavagna

El Gobierno todavía no terminó de darle forma a la ley que creará el organismo. Tampoco hay precisiones sobre los otros órganos que anunció el Presidente para integrar técnicos y opositores.

Por 02/03/2020 19:36

El proyecto de creación del Consejo Económico y Social para el Desarrollo Argentino que Alberto Fernández anunció este domingo ante la Asamblea Legislativa tiene todavía forma de borrador en la Casa Rosada, donde el Presidente aún alberga la esperanza de que el ex ministro de Economía Roberto Lavagna acepte presidir el organismo.

La creación del Consejo es parte del contrato 2020/2021 que el Presidente propuso a  la ciudadanía en la apertura del 138° período de sesiones ordinarias. En su discurso, Fernández planteó un esbozo de la conformación y funcionamiento del organismo, que estará integrado por autoridades propuestas por el Poder Ejecutivo que cuenten con el acuerdo del Senado y cuyos mandatos trascenderán la duración de un período de gobierno.

“Soy consciente de que esta iniciativa supone una autolimitación a mis facultades administrativas. Sé muy bien que implica estar dispuesto a abrir cauces de participación novedosos en nuestro sistema democrático”, dijo el Presidente, y pidió a los futuros miembros del Consejo que sean “creativos” y movilicen “propuestas de excelencia” e innovadoras, que tengan una mirada de conjunto por sobre lo individual. El Consejo contará con el acompañamiento técnico de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

 

 

Pese a que los lineamientos generales fueron planteados, la iniciativa no tiene, todavía, un texto que lo respalde. Según le confirmó a Letra P un funcionario de confianza del Presidente, el proyecto aún no está terminado y no tiene fecha de envío al Congreso. En la Casa Rosada entienden que, de todos los anuncios que hizo Fernández ante la Asamblea Legislativa, la prioridad será para el proyecto de legalización del aborto.

El Gobierno no quiere, tampoco, definir cuáles serían los nombres que propondrían como autoridades. “No queremos desgastar a nadie. Primero, que salga la ley”, dijo a este portal el mismo funcionario. No es novedad, sin embargo, que el Presidente sueña con que Lavagna acepte encabezar el Consejo. También apoya la idea la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El ex ministro de Economía le puso hace pocos días paños fríos al asunto. "Le dije a Alberto Fernández que no creo que sea un momento adecuado para hacer un consejo económico y social, porque veo en los distintos sectores -empresarios y sindicales- una actitud de no querer ceder en nada", afirmó Lavagna en una entrevista que le concedió a Radio Con Vos.

 

 

Pero en la Casa Rosada apuntan a que la letra de la ley -en la que trabaja el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz- le devuelva a Lavagna la fe en la idea, que él mismo había lanzado durante su campaña presidencial. En particular, en lo que refiere a la decisión de que las autoridades del organismo trasciendan un período de gobierno, para darle estabilidad y proyección a largo plazo. Todo, pese a que la relación con el lavagnismo no pasa por su mejor momento: la semana pasada, la jugada de cuatro diputados que responden al ex ministro de no dar quórum para la reforma jubilatoria de los jueces puso al oficialismo en un problema, que zanjó con la ruidosa presencia de Daniel Scioli en el recinto. 

La  creación de los demás organismos anunciados, como el Consejo Nacional de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, la Agencia Federal de Evaluación de Impacto de las Políticas Públicas y el Consejo para Afianzar la Administración de Justicia en la República Argentina, también está en un estado embrionario. La mayoría de los funcionarios de Casa Rosada se enteró de los planes de convocatoria a técnicos y opositores para armar organismos plurales al mismo tiempo que la ciudadanía y este lunes también estaba a la espera de precisiones presidenciales, más allá de lo que se dijo en el discurso. Los proyectos tienen, por ahora, forma de borradores.