X

Precios Descuidados: el Gobierno no sabe cuánto cuesta el 70% de lo que se vende

El plan oficial sólo monitorea dos mil grandes comercios, y en los casi 15 mil restantes los precios se dispararon hasta un 25%. En paralelo, la industria quedó sin multas si incumple la provisión.

El plan oficial sólo monitorea dos mil grandes comercios, y en los casi 15 mil restantes los precios se dispararon hasta un 25%. En paralelo, la industria quedó sin multas si incumple la provisión.

Por 05/02/2020 16:25

Cuando el 13 de febrero el INDEC comunique la inflación de enero, se verá un alza en la canasta básica que, casi con certeza, no reflejará la desaceleración de precios que se espera en el indicador general. Es que, mientras el Gobierno define la renegociación de la deuda pública y privada, la situación en las góndolas no se modificó ni con la aparición de Precios Cuidados. Los valores de alimentos y bebidas por fuera del programa aumentan hasta un 25% y el alcance del plan oficial es acotado en cuanto a la representación del consumo: la Secretaría de Comercio Interior sólo alcanza a monitorear e influir sobre el precio final de tres de cada diez productos vendidos. Además, no opera sobre los proveedores de bienes, que siguen con ventajas competitivas y abusos de precios.

A hoy, la Secretaría de Comercio que está bajo la órbita del Ministerio de la Producción cerró el plan de Cuidados con los grandes supermercados nucleados en la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), entre ellos Coto, Walmart, Carrefour, La Anónima y Cencosud (Jumbo, Disco y VEA). Esa porción de empresas, según datos de la consultora Nielsen, representan nada más que el 31% del consumo total argentino (en unidades), unos 2.600 locales en todo el país.

Precios Cuidados, una política de valores de referencia con corto alcance. (Fotos: AGLP)

 

Esto acarrea dos problemas. El primero, sólo dos mil bocas de ASU firmaron el acuerdo y restan 600 de los súper más chicos que están dentro de esa entidad. El segundo problema es que quedan fuera de la órbita oficial más de diez mil comercios chinos y otro tanto que suman los almacenes, despensas, mayoristas, comercios no registrados y pymes del interior nucleadas en la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA). En síntesis, el 70% de las compras no se hacen en el denominado “canal moderno”, sino por fuera, donde se registran subas de precios aún cuando las naftas, tarifas y dólar llevan algunos meses de congelamiento por decisión oficial.

El Gobierno sólo tiene datos concretos de la evolución de precios de Cuidados y de los 1.300 ítems que dejaron de tener IVA cero y que las grandes cadenas informan a diario a través del sistema CEPA. Pero están a ciegas con el resto de los bienes de esos mismos locales.

 

 

“Tenemos subas promedio del 15%”, dijo a Letra P Yolanda Durán, vocera de la cámara supermercados chinos Cedeapsa. Esta entidad, una de las que tienen representación de orientales, tiene nueve mil bocas de expendió y hace una semana acercó a la secretaria Paula Español una propuesta de canasta de Cuidados de sólo 60 productos. La representante de los chinos agregó que “los proveedores nos dicen que los precios suben porque subieron los impuestos municipales, el ABL, Pesos y Medidas y otros tributos en todo el país”.

 

Los diez mil súper chinos, afuera del plan oficial, registraron subas promedio del 15%. 

 

En parte, la explicación refleja el centro del problema del desboque de precios. Hay 20 grandes proveedores de alimentos, bebidas y otros productos de la canasta básica que trabajan, también, lejos de la lupa oficial, en parte por historia y en parte por anuencia oficial. Un dato concreto: los anexos 1 y 2 de la resolución 1 de 2020, que instrumentó Precios Cuidados, estipulan sanciones por incumplimiento de los supermercados pero eximen de responsabilidad y de multa a los proveedores.

En Producción se escucha la justificación de que “no hay una herramienta legal” para poner en caja a los fabricantes. Lo cual sería más útil, dado que se iría sobre 20 grandes empresas en lugar de abordar un universo disperso de 15.000 comercios en todo el país, muchos de los cuales trabajan en la informalidad. La expectativa oficial es cerrar un acuerdo con los chinos y ponerse cerca de un convenio con los comercios agrupados en la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas (CADAM).