X
No intervendrá en la crisis de la empresa emblema de la molienda de granos para no generar ruido en inversores. Cofco, Dreyfus, Cargill y Bunge pelean por quedarse con activos.
Por 04/02/2020 15:29

El gobierno de Alberto Fernández tiene decidido no intervenir directamente en la crisis de la empresa de molienda de granos Vicentin. Funcionarios del área agropecuaria aclararon en diferentes encuentros que no hay una intención de estatizar la compañía, menos aún en un contexto de crisis económica en el que se precisan inversiones y justo cuando el oficialismo se juega el partido más importante negociando la deuda pública y privada. “Sería un golpe a la confianza del país”, explicó a Letra P una fuente oficial que, además, aclaró que las prioridades hoy son otras.

 

Alberto Padoan, dueño de Vicentin. 

 

La empresa de la familia Padoan debe U$S1.300 millones a un grupo de bancos, entre ellos el Nación, que durante el gobierno de Mauricio Macri destinó el 20% de su cartera a prestarle a la cerealera. También recibió fondos del Banco BICE, que encargó una auditoría para analizar las alternativas de entrega de ese dinero. 

En este escenario, el Gobierno ve con buenos ojos que la firma salga a flote con ventas de parte de sus activos. Así, se desató una carrera furiosa de grandes cerealeras que pretenden tener parte de ese negocio y hacerse cargo de los trabajadores.

El diario Ámbito Financiero contó que la empresa árabe Burhan International tiene interés en la compañía. No está sola: Bunge, Cargill, Dreyfuss y Cofco también están detrás de una participación.