X
Un chiste del ministro generó el repudio de todo el arco opositor santafesino. Primeros reproches públicos dentro del peronismo. Le achacan al funcionario que complica la rosca por una ley clave.
Por 26/02/2020 15:15

“Vine a descansar, porque si me quedo allá me cagan a tiros", bromeó anoche en Crónica el ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, y la dirigencia provincial hace fila para pegarle, sobre todo, la del Frente Progresista y Juntos por el Cambio. Pero el malestar alcanzó las huestes del oficialismo, que retumbaban desde hace unos días por lo bajo. “Son declaraciones sumamente desafortunadas, lo único que hacen es perjudicar la imagen del Gobierno”, bramó el diputado Luis Rubeo en diálogo con Letra P.

 

 

El ex presidente de la Cámara de Diputados se convirtió en el primer justicialista en criticar públicamente al funcionario, que hace unos días apuntó a un sector del PJ por “gobernar” la policía hasta el año pasado, hasta su arribo a la Casa Gris.

“En una provincia conflictiva, que viene con problemas históricos de seguridad que se han agudizado notablemente por la situación política que se viene, con una decisión del gobernador Omar Perotti de modificar esto, no se puede permitir que el ministro, aunque sea en forma jocosa, diga estas cuestiones. Todo lo que está haciendo desde el punto de vista profesional, que lo está haciendo bien, lo tira por la borda”, afirmó Rubeo.

 

 

Los dichos de Sain llegaron, como en ocasiones anteriores, en un momento sensible en la relación entre el oficialismo y el progresismo que lidera el exgobernador Miguel Lifschitz. Perotti necesita imperiosamente la aprobación de la Ley de Necesidad Pública porque, argumenta, no dispone de recursos para afrontar la situación de emergencia que atraviesa Santa Fe.

El proyecto tan deseado obtendría este jueves la aprobación del Senado, pero luego caminará hacia Diputados, donde el Frente Progresista tiene una mayoría de 28 integrantes. Rubeo integra el bloque del PJ, que tiene seis miembros y, junto a monobloque del Frente Renovador, llega a una franca minoría de siete. El trabajo se les hace cuesta arriba. 

 

 

En ese sentido, el diputado admitió a Letra P que las palabras de Sain complican la negociación con el progresismo. “Para ser absolutamente honesto, no nos beneficia. No sé si nos perjudica, pero seguro que no nos ayuda; esto sensibiliza y le da argumentos a la oposición para que se agarre de determinadas declaraciones para no ir al fondo. El fondo de la cuestión es que Santa Fe tiene una situación económico financiera muy delicada y necesita recursos. La única manera de llevar adelante las políticas que impulsa el gobernador es con esos recursos y el exoficialismo lo sabe perfectamente”, cerró Rubeo.