CONTROVERSIA EN EL SENADO

Fernández mete 33,33% de peronismo y 100% de varones en la Cámara Electoral

El FdT completará el tribunal con un enviado de Manzur que fue apoderado del PJ tucumano. Macri había dormido el pliego de una candidata de la UCR.

El titular del juzgado federal 1 de Tucumán, Daniel Bejas, está a un paso de sentarse en el tercer sillón de la Cámara Nacional Electoral (CNE), vacante desde 2016. El entonces presidente Mauricio Macri tuvo la posibilidad de cubrir ese puesto en 2018 con la postulación de la secretaria del tribunal, Alejandra Lázzaro, pero dejó dormir la propuesta a pesar de los pedidos de la UCR para que un tribunal con dos hombres contara con una mujer. Su sucesor, Alberto Fernandez, privilegió la afinidad política y presentó el pliego del magistrado hace poco más de un mes. Bajo la conducción de Cristina Fernández de Kirchner, el Senado lo aprobará este jueves, dentro de una decena de postulantes para distintos juzgados de todo el país. 

 

Sin embargo, el puesto, que quedó vacante luego de la muerte del camarista Adolfo Munné, encierra un valor estratégico para el Gobierno por encima de los demás pliegos que pasaron por la Comisión de Acuerdos del Senado en los últimos dos meses. Cuando la Cámara alta apruebe su designación por mayoría simple, Bejas integrará el máximo tribunal electoral junto a Santiago Corcuera y Alberto Dalla Via

 

Los reclamos de paridad de género del interbloque de JxC no son un impedimento para que el Senado preste acuerdo, aunque Lázzaro era la primera en el orden de mérito del concurso que se concretó en 2018. Bejas había quedado en segundo lugar y tuvo dos impulsos que resultaron determinantes para que Fernández resolviera concluir con esa vacancia en la CNE: su experiencia en temas electorales, porque su juzgado federal tiene esa competencia, y el respaldo del gobernador de Tucumán, Juan Manzur, a quien le adjudican una relación tan estrecha con el postulante como la que le endilgan a Lázzaro con la UCR. 

 

El pliego ingresó el 30 de septiembre y 35 días después el Frente de Todos utilizará su mayoría de 41 votos en el Senado para que Bejas sea designado por el Poder Ejecutivo con la mayor celeridad posible. Las críticas más duras contra su postulación fueron disparadas por la senadora por Tucumán, Silvia Elías de Pérez, que en nombre del radicalismo reclamó ese lugar para una mujer, aunque carga con una debilidad clave, porque su partido no logró torcer la voluntad de Macri cuando estaba en la Casa Rosada y podría haber presentado el pliego. 

 

 

 

Los dardos radicales también son económicos. La senadora acusa a Bejas de ser un "exempleado" del exgobernador y senador con uso de licencia José Alperovich, que tuvo que pedirla por una investigación penal en su contra, acusado de violar a su sobrina. Cuando tenía un estudio jurídico, Bejas tuvo como cliente al exgobernador y, por su militancia política, pasó a ser apoderado del Partido Justicialista provincial hasta 1996. En 2011, fue propuesto para ocupar el juzgado federal que actualmente sigue a su cargo, pero las críticas más espesas de la oposición se basan en el sobreseimiento que ordenó sobre Manzur en 2014, en un caso por presunto enriquecimiento ilícito cuando era ministro de Salud de la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner

 

Esa decisión le permitió a Manzur disputar la gobernación de la provincia al año siguiente, en una carrera política para la cual el tucumano no descarta volver a postularse en 2023, como candidato a vice, o luego de un posible intento para reformar la Constitución provincial después de las elecciones de medio término del año próximo. Según el sitio chequeado.com, el postulante a la CNE también mantuvo bajo estricta reserva otro caso sobre enriquecimiento ilícito durante el paso de Manzur por la gobernación entre 2011 y 2015 y buscaría sobreseerlo antes de ser designado, una medida que hasta ahora no ha sucedido. 

 

 

 

La semana pasada, cuando el postulante participó de la audiencia pública sobre su pliego, afrontó las críticas de la bancada de Juntos por el Cambio, conducida por el radical Luis Naidenoff.  Además de las críticas por la (dis)paridad de género, junto a Elías de Pérez le enrostraron su rol como apoderado del PJ tucumano. "En ningún lado la creación de la Cámara prohíbe que un abogado que ha sido apoderado de un partido pueda ser miembro. No puede haber sido autoridad partidaria, pero sí apoderado", se defendió Bejas, que pasará a integrar un tribunal que tendrá en sus manos el control y escrutinio definitivo de los comicios de medio término del año que viene, posiblemente las primeras elecciones argentinas de la pospandemia.

 

diputados aprobo la creacion de la empresa de emergencias de salud para buenos aires
Luis Juez se acerca a la vereda de La Libertad Avanza, pero va sumando enemigos.

También te puede interesar