X

El Presidente envió al Senado el pliego de Daniel Bejas para la Cámara Electoral. Llega con aval de Manzur. La gestión Cambiemos congeló la vacante dos años.

Por 01/10/2020 19:20

La terna de candidatos del Consejo de la Magistratura para cubrir la vacante en la Cámara Nacional Electoral (CNE) durmió dos años en la Casa Rosada, cuando la ocupaba Mauricio Macri. Ante esa demora, el presidente Alberto Fernández aprovechó y envió al Senado el pliego de su candidato, el juez federal de Tucumán Daniel Bejas, que llega con la bendición del gobernador Juan Manzur y tiene el visto bueno de varias provincias más. Así quedaron en el camino los otros dos aspirantes, entre ellos una mujer que es la que apadrinaba la UCR y el expresidente nunca sacó del cajón de su escritorio.

El tercer sillón de la CNE quedó vacante en 2016, tras la muerte del juez Adolfo Munné. Este miércoles envió a la comisión de Acuerdos los pliegos de 31 candidatos a cubrir distintos juzgados, entre ellos el del Bejas. El magistrado atiende los temas electorales de Tucumán desde 2007 y le adjudican una muy buena relación con Manzur, que habría avalado su nominación, que resultó sorpresiva en Tribunales.  

 

 

Desde el fallecimiento de Munné, la CNE quedó en manos de Alberto Dalla Via y Santiago Corcuera. En 2017 el Consejo de la Magistratura llamó a un concurso para cubrir el cargo y en primer lugar quedó la secretaria de la Cámara, Alejandra Lázzaro, y en segundos lugares su par de Actuación Judicial, Hernán Goncalvez Figueiredo, y Bejas. La terna tuvo una lista complementaria con un cuarto candidato, Alberto Angel Elgassi, secretario letrado del cortesano Luis Lozano en el Tribunal Superior de Justicia (STJ) de la Ciudad.

El Consejo de la Magistratura ratificó la terna en mayo de 2018 y desde entonces Macri tuvo la posibilidad de elegir entre una magistrada, cuya postulación era respaldada por el radicalismo, y un funcionario del máximo tribunal electoral a quien no le adjudican ninguna filiación política. A pesar de las recomendaciones y respaldos, el lider del PRO se resistió a nominar a Lázzaro y durmió la designación.

Así quedó con mejores posibilidades el juez Bejas, que ahora tiene mayores chances de contar con el acuerdo del Senado, donde el oficialismo tiene mayoría propia. Igualmente, requerirá el aval de al menos un sector de Juntos por el Cambio, ya que la designación de jueces demanda dos tercios del cuerpo.