21|1|2021

Guerra fría entre constructores, corralones y fabricantes

25 de noviembre de 2020

25 de noviembre de 2020

Alberto Fernández agitó la ley de abastecimiento para sancionar a quienes retengan material. La apuesta a la devaluación calentó precios y ralentizó entregas.

““Hay una mayor producción y esa mayor producción alguien la compra y la retiene”. El presidente Alberto Fernández apuntó a una parte de la cadena que abastece de materiales e insumos para la construcción como responsable de las faltas de stock que denuncian grandes empresas y particulares en los últimos meses, que provocaron una importante suba de precios reflejada en el último índice de costos de la construcción del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

 

El indicador oficial marcó un alza en el costo de la construcción del 3,7% mensual en octubre, pero, mientras el precio de la mano de obra apenas se movió (0,1%), los materiales subieron 7,1% mensual y acumulan un alza del 44% en lo que va del año, contra una inflación acumulada del 26,9% y una suba del dólar oficial del 30,8%. Los incrementos fueron generalizados: el hierro trepó 16,5% en un mes; los ladrillos, 13%; los productos plásticos, 12,3% y el vidrio, 10,6%. Las piezas de carpintería y las aberturas metálicas y rejas también avanzaron más de 10% entre septiembre y octubre.

 

 


La reacción oficial llegó el viernes de la semana pasada. La Secretaría de Comercio Interior emitió una resolución intimando a las empresas a aumentar la producción lo máximo posible y a regularizar el abastecimiento y la distribución. Apeló a un indicador sectorial privado, el índice Construya, para concluir que la producción de insumos aumentó y que, por lo tanto, algún sector de la cadena retiene el material. Según ese indicador, los despachos de insumos aumentaron 15,8% anual en octubre y 18,5% en septiembre.

 

¿YO, SEÑOR? NO, SEÑOR. Las empresas ladrilleras dicen que fabrican a todo vapor. La Cámara Argentina del Acero, que integran gigantes como Techint y Acindar, indicó que la producción de laminados creció en octubre 21,4% mensual contra septiembre y se ubicó “apenas” 1,7% por debajo del nivel del mismo mes de 2019. La de acero crudo creció 6,9% mensual y 0,1% anual.

 

“La demanda de acero para la construcción privada continúa a muy buen ritmo, incrementada no solo por obras en ejecución, sino, además, por un generalizado acopio de materiales de obra motorizado por la percepción del bajo costo del metro cuadrado, situación que ha generado algunos faltantes en determinados eslabones de la cadena de distribución a pesar del sostenido aumento de producción y entregas de acero por parte de todos los productores. Una dinámica similar se observa en los despachos de cemento, que acumulan seis meses de aumento ininterrumpido desde el piso de abril y que en octubre estuvieron 13,2% por encima de los valores del mismo mes de 2019”, indicaron los acereros.

 

La Cámara Argentina de la Construcción realizó una encuesta y detectó problemas en el abastecimiento de distinta índole. Según indicaron fuentes de la entidad a Letra P, hay desde corralones y distribuidores que no entregan material o aumentaron los precios por la “sensación de devaluación” (es decir, previendo un mayor costo de reposición), hasta constructores de obra privada que se stockean, también a la espera de un salto del tipo de cambio. Pero, además, las refacciones de casas particulares impulsaron la demanda, muchas de ellas motorizadas por el Ingreso Familiar de Emergencia. En el Gobierno y en el sector empresario, detectaron que hubo familias que destinaron, en todo o en parte, los tres pagos de $10.000 a mejorar sus condiciones de vivienda.

 

 


Los constructores encuestados refirieron problemas para abastecerse de cemento, acero, ladrillos huecos y chapa galvanizada. Si bien mencionaron distintas causas para la falta de insumos o el aumento de precios, la mayoría se incluyó en el ítem “restricciones en la oferta”. “Son, en general, problemas en la cadena de distribución”, explicaron a Letra P.

 

Vinculan la suba de precios, en mayor medida, al incremento del dólar y a la brecha cambiaria, pero también mencionaron otras restricciones: “Problemas de producción en origen por la paralización -en algunos periodos y regiones- de las actividades industriales por el Aislamiento, la afectación de personal productivo por contagios de covid, problemas de logística por restricciones al tránsito interjurisdiccional, mayor demanda minorista en corralones para autoconstrucción, restricciones a la oferta por demoras en la importación de productos o insumos o por incertidumbre sobre el valor de reposición del stock, etcétera”, indicaron en Camarco.

 

El presidente de la Cámara, Iván Szczech, indicó que la ley de Abastecimiento no es el instrumento ideal, pero sostuvo que el Gobierno debe usar todas las herramientas para normalizar la situación antes de que sigan encareciéndose los proyectos. El Gobierno apuesta un pleno a que la obra pública sea el motor que saque a la economía de la recesión en 2021 y, para eso, busca garantizar la provisión de los insumos a precios que no se despeguen del dólar oficial en las mesa sectorial..