21|1|2021

El aliado menos pensado: el concejal PRO que banca al ministro peronista Sain

24 de noviembre de 2020

24 de noviembre de 2020

Tras el golpe que sufrió el funcionario, López Molina salió en su defensa como pocos. Cultor del "larretismo santafesino", dice que Sain va por las "mafias". 

Tras el doble golpe que recibió de propios y ajenos en la Legislatura santafesina, el ministro de Seguridad Marcelo Sain se encontró con un aliado impensado: el concejal rosarino del PRO Roy López Molina salió a defenderlo de manera efusiva y le pidió al gobernador Omar Perotti que vete el par de leyes que complican el andar del criminólogo. La defensa se inscribe en la estrategia que despliega junto al radical José Corral en la interna amarilla, en la que se presentan como el larretismo santafesino, “aliado institucional” –así se autodefine el concejal– del oficialismo, en detrimento de un eventual armado en el que confluyan el PRO, la UCR y el socialismo.
 

 

 

“Nunca hubo un intento más grosero de condicionar la gestión de un ministro para forzar su renuncia. Y lo quieren hacer a cualquier precio”, consideró López Molina, y ahondó: “Forzaron un tratamiento legislativo para enviar un mensaje político que busca correr del medio al ministro. El gobernador debe vetar ambas leyes inmediatamente, para respaldar a quien tiene una ardua tarea con la lucha frontal contra el delito”.

 

Días atrás, la Cámara de Diputados que lidera el socialista Miguel Lifschitz y el bloque PJ del Senado que conduce Armando Traferri se combinaron para marcarle la cancha a Sain con la sanción de una ley que establece controles a los gastos reservados de la cartera más caliente de la provincia, y otra norma que establece incompatibilidades de cargos entre el Ministerio Público de la Acusación (MPA) y el Ejecutivo, que también golpea al “Picante”: además del cargo de ministro, Saín mantiene su lugar en la dirección del Organismo de Investigaciones del MPA, al que llegó cuando Lifschitz era gobernador.

 

"El problema crónico de la violencia y la inseguridad no se forjó en once meses. Lleva muchos años. La Legislatura debería debatir en serio el paquete de leyes de seguridad pública y reforma policial, que son herramientas para cambios de fondo", pidió el presidente del bloque Cambiemos.

 

 

 

Vía Twitter, Sain le devolvió el mimo y dijo que le consta que el concejal “siempre” bancó “la institucionalidad democrática”. “Seguimos en la lucha contra la mafia, abrazo gigante”, cerró el funcionario.

 

"Si algo tengo absolutamente claro es que el problema no es Sain. El problema son las mafias, para quienes Sain es un problema a resolver. No busquen en mí una postura acomodaticia o políticamente correcta, cuando de lo que se trata es de garantizar que tengamos un futuro en libertad, y no de supervivencia porque las mafias nos hayan ganado la batalla. El silencio no es una opción", sentenció López Molina.