X

Advierten sobre las consecuencias de una caída abrupta de la asistencia social a fin de año. La situación en el interior es “aspera”. La promesa de Raverta.

La decisión del Gobierno nacional de ponerle fin al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) no fue bien recibida en la tropa de intendentes bonaerenses de Juntos por el Cambio, quienes reclaman una cuarta cuota y advierten sobre el impacto que podría generar hacia fin de año la “caída abrupta” de la asistencia social. Afirman que en el interior la situación se puso “áspera” y esperan que, en todo caso, se compense con un aumento de la Tarjeta Alimentaria y la Asignación Universal por Hijo.

“Hoy no es el momento de un IFE 4 porque hay que mantener ciertos equilibrios”. La explicación del ministro Martín Guzmán se inscribe en el ajuste gradual que puso en marcha Alberto Fernández para acomodar las cuentas y encaminar las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el que está obligado a alcanzar un acuerdo para evitar un naufragio. Son 9 millones de personas que dejarán de percibir los 10.000 mil pesos. Aunque el economista dejó la puerta abierta a la vuelta de esa ayuda para una eventual segunda ola de coronavirus.

 

 

“La decisión va a impactar mucho. Creo que se va a implementar alguna variante porque el gobierno va a tomar nota de que la situación, sobre todo en el interior, se ha puesto áspera”, dijo a Letra P el presidente del Foro de Intendentes Radicales e intendente de Trenque Lauquen, Miguel Fernández. Pese a un leve repunte tras la salida de la cuarentena, la actividad económica no alcanza los niveles necesarios y la gente “necesita esa ayuda (…) Habrá que ver de dónde obtiene los recursos el gobierno nacional, todavía es una necesidad”, dijo.

Para Néstor Grindetti (Lanús), es una decisión desacertada. “No podemos generar una caída abrupta de la asistencia social en general porque estamos saliendo de la pandemia”, señaló. Y consideró que los tres niveles estatales deberían continuar con la asistencia social directa.

 

 

También el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, se expresó en el mismo sentido. Destacó la importancia y el impacto que tiene en su distrito la asistencia. El bahiense indicó a Letra P que se contactó con la titular de la Anses, Fernanda Raverta, y que ésta le dijo que habría “un aumento importante, hacia fin de año, de la Tarjeta Alimentaria y de la Asignación Universal por Hijo”.

Gay describió que su distrito recibe 400 millones de pesos mensuales entre los distintos beneficios y que la implementación del IFE menguó el reclamo de alimentos que comenzó con el aislamiento. “Nos alivió”, dijo y agregó que en este momento les preocupa el fin de año, aunque consideró que el “gobierno se va a ocupar”.

NO SOLO OPOSICIÓN. El reclamo no es solo de la oposición. La intendenta de Quilmes, la camporista Mayra Mendoza, fue una de las primeras en lamentar la decisión de Guzmán. “Creo que sería conveniente darle continuidad (al IFE), pero confío en que se vayan a tomar medidas que permitan sostener estos ingresos de las familias. Se acerca fin de año y con una pandemia es muy complejo todo. Espero que podamos garantizar ese ingreso porque es muy necesario para las familias”, dijo la quilmeña en Radio 10.

 

 

ACUERDO. No todos los intendentes lamentan que el Gobierno desestime una cuarta extensión del beneficio. El intendente de Villarino, el vecinalista Carlos Bevilacqua, consideró que esos recursos hay que destinarlos a la creación de trabajo.

“Son cuestiones paliativas. Los que gobernamos tenemos que buscar las alternativas para darle solución mediante la generación de empleo de calidad a la gente. Los recursos humanos y económicos hay que ponerlo ahí, porque sino cada vez son muchas más las ayudas”, indicó el sureño

En esa línea, consideró que eso es resultado de un fracaso dirigencial. “Pasamos de 800 mil cajas de PAN con el regreso de la democracia a 12 millones de IFE. Eso muestra que ha fallado la dirigencia política. Cuanto más rápido podamos salir de las asignaciones y podamos volcar esos recursos en generación de empleo de calidad será mejor porque ese es el camino correcto”, completó.