21|7|2021

Cesión de terrenos: Fernández y Larreta van al choque por una deuda de Macri

05 de octubre de 2020

05 de octubre de 2020

El Gobierno quiere recuperar las tierras, pero la Ciudad ya las tomó como parte de pago. La ruta Dietrich. El plan canje porteño.

El gobierno de Alberto Fernández muestra los dientes en la batalla con Horacio Rodríguez Larreta por el recorte de la masa de recursos coparticipables que recibe la Ciudad de Buenos Aires. Tras la aprobación por el Senado del proyecto que fija en un monto específico el traspaso de la Policía, la Casa Rosada ahora desempolva una vieja deuda de Mauricio Macri para con su sucesor en la Jefatura de Gobierno: el oficialismo quiere revisar la transferencia de terrenos en el epílogo de la gestión Cambiemos.

 

La auditoría se centra en más de 30 escrituras que autorizó la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), entonces conducida por Ramón Lanús, un dirigente del PRO de San Isidro que reportó tanto a Macri como a Rodríguez Larreta. El acto administrativo sobre el que posa el ojo Fernández es un mecanismo de cancelación de deuda: la gestión Macri hizo obras de infraestructura en conjunto con la de Rodríguez Larreta, pero, a la hora de abonar esos trabajos, la Ciudad adelantó el pago y la Nación quedó en mora. Como método de compensación, el macrismo cedió tierras federales para que la Ciudad las vendiera y se quedara con el dinero de la operación, una ingeniería acordada a tres puntas entre el expresidente, el jefe de Gobierno y el entonces ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

 

 

 

Ese esquema también se utilizó en 2016 y 2018, pero el peronismo apunta al último convenio entre ambos gobiernos. En 2019, por medio de un nuevo trato del que también participó el Ministerio de Transporte -entonces, en manos de Dietrich- y Autopistas Urbanas Sociedad Anónima (AUSA), se acordó la enajenación y transferencia de tierras de la Nación y la Ciudad para que el gobierno capitalino usufructuara la titularidad de la tierra para venderla y financiara la construcción de los viaductos elevados de los ferrocarriles Mitre y San Martín realizados por AUSA.

 

El peronismo cuestiona ese acto administrativo porque se efectivizó el 13 de noviembre de 2019, a 27 días de que Macri culminara su presidencia. Bajo esa lógica temporal, el Frente de Todos cuestiona la "validez" de la normativa bajo el argumento de la Ley sobre el Régimen Federal de Responsabilidad Fiscal y Buenas Prácticas de Gobierno (Ley 25.917). Conocida como "la Regla del Fin del Mandato", en su artículo 15 bis prohíbe cualquier disposición legal o administrativa excepcional que implique la donación o venta de activos fijos durante los últimos dos trimestres del año de fin de mandato. Según el Frente de Todos (FdT), el organismo que regula la actividad de la AABE, el Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal (CFRF), emitió el 15 de agosto, cuatro días después de las PASO de 2019, el documento técnico N°3/2019, que omite calificar como "restricción" del organismo la donación y enajenación de bienes.

 

 

 

Por fuera de los tecnicismos, la batalla por la tierra se da en el marco de la disputa entre la Casa Rosada y Parque Patricios por el recorte de la coparticipación porteña. La quita por decreto del 1,18% de esas transferencias fue el primer capítulo. Aunque estaba conversado desde diciembre de 2019, Rodríguez Larreta no lo esperaba en plena pandemia por coronavirus. A lo largo de la negociación, el jefe de Gobierno reclamó arribar a un recorte consensuado y no terminar la discusión mediante un decreto unilateral. El oficialismo insiste en que Macri se excedió en el giro de fondos a la Ciudad y que hizo lo propio con terrenos federales.

 

El gobierno porteño defiende el mecanismo por su espíritu compensador de pasivos. Sin embargo, con la presión de la Casa Rosada, Rodríguez Larreta deja trascender que está dispuesto a rediscutir el método. Ni lento ni perezoso, el alcalde toma nota de un consejo de sus asesores sobre la “inviabilidad” de la operatoria pensada por Macri. La mayoría de los terrenos cedidos en 2019 requieren de un cambio de zonificación para luego ser vendidos y, además, en los sondeos con inversores privados el interés por esas parcelas resultó ser mínimo.

 

Ahora, a sabiendas de lo complejo del trámite parlamentario y de la perspectiva que tienen los inversos de esos inmuebles, el jefe de Gobierno promueve el regreso de esas tierras a la órbita nacional. A cambio, pide la devolución cash de la deuda de Macri para con el pago chico PRO.