X

Dijo que el desalojo se hizo “de la manera más cuidadosa” y que la Provincia no podía desacatar la orden judicial. Las “mentiras” en los medios y la militancia.

Por 29/10/2020 18:01

El gobernador Axel Kicillof se refirió al desalojo con fuerte presencia policial en Guernica y aseguró que “si la Provincia no acataba la orden judicial incurría en desacato”, y que lo ocurrido fue el accionar de “una orden judicial de desalojo que estaba vigente desde hace mucho tiempo”. Además, remarcó que el desalojo se llevó a cabo “de la manera más cuidadosa posible” y cuestionó a sectores de Izquierda que estuvieron presentes en la toma y, sin nombrarlo, al diario Clarín

“La policía simplemente actúa como auxiliar de la justicia para llevar adelante la orden”, dijo Kicillof sobre los incidentes y represión policial que se vivieron en el desalojo de la localidad del distrito de Presidente Perón.

Desde Bahía Blanca, el mandatario explicó: “Solicitamos prórrogas para hacer varias cosas con el consentimiento del juez y acompañamiento del fiscal que definen qué tipo de respuesta darle a la cuestión. Pedimos una prórroga para hacer un censo, identificamos a 1.904 personas de 1.098 grupos familiares y propusimos instrumentos para que el desalojo nos diera tiempo para que se realizara pacíficamente”.

 

 

“Cada situación era distinta, en algunos casos involucraba violencia de género, se armó un equipo interdisciplinario por varios ministerios y se construyó una solución a la que adhirieron 734 familias que abandonaron el predio y se inscribieron en un registro provincial para acceder a planes de vivienda o entrega de terrenos con servicios. También se les dio ayuda, cuando se consiguió la segunda prórroga que vencía mañana, el juez y el fiscal decidieron que se ejecutara el desalojo”, remarcó.

Kicillof también apuntó a las organizaciones sociales que acompañaron la toma. Para el oficialismo, la “intransigencia” de sectores de la izquierda desencadenó en los incidentes y represión de este jueves. “Había militantes de fuerzas políticas sobre los que me reservo de cualquier comentario, simplemente digo que no estaban por un problema habitacional propio sino por una decisión política de estar ahí”, enfatizó el gobernador.

Aunque sin nombrarlo, también apuntó al diario Clarín. Hubo tapas de dos diarios que dijeron una mentira: que les íbamos a ofrecer $300.000 a cada uno de los que estaban en la toma, con un programa que existe desde 2003 que se renovó en 2007 y en 2009, cuyo monto máximo a distribuir desde ese año era de $30.000 y simplemente se actualizó, pero en el monto total que está previsto en el programa, si uno lo divide con la cuenta que hicieron los diarios, alcanzaban de acá a fin de año para 180 personas”.

Eso “no era para Guernica, nadie de allí tuvo una oferta de ese programa. Es una mentira que atribuyo a la intención de generar sentimientos para enfadar, enardecer a alguna gente con mentiras”, señaló Kicillof.

“Tengamos responsabilidad al informar, cuando se da una falsa noticia lo único que se produce es daño y equivocaciones que no debieran existir porque ya es demasiado complicada la situación como para que sobre eso construyan un mundo de mentiras”, cerró.