X

Entre el Frente de Todos y la CGT le armaron al Presidente una jornada de clamor y movilización en medio de la crisis y con la oposición extremando posiciones.

Por 17/10/2020 9:01

En un día que promete estar cargado de emocionalidad, el peronismo festejará este sábado los 75 años desde su nacimiento y le dará un espaldarazo al gobierno de Alberto Fernández, encerrado, diez meses después de su llegada al poder, entre la pandemia y la crisis económica. En la Confederación General del Trabajo (CGT), el Presidente será el último orador de los actos de la jornada, que incluye caravanas, movilizaciones virtuales, un viaje a la isla Martín García y acciones en redes y en el territorio en todo el país.

La celebración tendrá todos los condimentos de la liturgia peronista, aunque en modo virtual. Pandemia mediante, no habrá movilización masiva a Plaza de Mayo para emular lo que sucedió el 17 de octubre de 1945, como había soñado para este año gran parte de la dirigencia, pero la militancia participará a través de una plataforma virtual, 75octubres.ar, que ya tuvo más de cinco millones de visitas.

A eso se sumarán la visita del Presidente a la isla Martín García -donde estaba preso Juan Domingo Perón cuando las masas obreras salieron a la calle para clamar por su liberación-, junto al gobernador de la provincia e Buenos Aires, Axel Kicillof, y la caravana de autos, colectivos, camiones y taxis que convocó el Frente Sindical, que lidera Hugo Moyano, hacia el Obelisco. Cómo lograr que la militancia no abandone los vehículos y marche por la calle es un tema que preocupa a la Casa Rosada, que se desligó de la convocatoria.

 

 

“Nosotros planteamos una movilización virtual y remota. Vamos a continuar en esa línea para que todos los compañeros participen desde su lugar. Nos gustaría abrazarnos en la celebración, pero no queremos poner en riesgo la salud, con todo lo que llevamos adelante para cuidar a todos los argentinos”, le dijo el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, Radio Provincia.

El presidente del Partido Justicialista, José Luis Gioja, se expresó en el mismo sentido. “El único acto oficial es el virtual. No convocamos a la gente a salir a la calle”, apuntó el sanjuanino en FutuRock. Ante la consulta de Letra P, titulares del partido en diferentes provincias afirmaron que la organización oficial apunta solamente a la plataforma web, pero que, si la militancia quiere salir a la calle, será difícil de frenar tras meses de marchas opositoras que coparon la agenda y los medios. “Dicen que el peronismo perdió la calle, como provocando. Pero por favor...”, se indignó en la última sesión del Senado el presidente del bloque del Frente de Todos (FdT), José Mayans.  

Virtual o no, para el FdT, este sábado será una bocanada de aire fresco en medio de la tormenta. “Los 17 de octubre siempre significaron cosas en la historia del peronismo. Hubo algunos que fueron de mucho festejo, de mucha alegría, otros de resistencia, como los tiempos del exilio de Perón y la dictadura. Creo que esta vez va a ser una expresión de contundente apoyo a la gestión de Alberto Fernández y del Frente de Todos, en un escenario complejo por dos causas: la crisis económica que heredamos y el impacto de la pandemia”, le dijo a Letra P el ministro de Defensa, Agustín Rossi.

 

 

La unidad será bandera de la celebración que busca apuntalar al Gobierno y se enarboló desde que comenzó la organización de la jornada, a propuesta de la plana mayor de la CGT. Cada acontecimiento del sábado se planificó en una mesa de la que participaron todas las patas del FdT, el sindicalismo, la Casa Rosada, el cristinismo y el massismo. Con ese espíritu, se armó la foto del acto principal, que se celebrará en el salón Felipe Vallese y del que participarán, vía streaming, dirigentes de todo el país.

En la central obrera estarán los sindicatos, unos pocas figuras del gabinete nacional, Sergio Massa y el Presidente. La duda central está puesta en torno a la participación de Máximo Kirchner y de Cristina Fernández de Kirchner. La vicepresidenta fue por última vez a la CGT en 2008 y el presidente del bloque oficialista en Diputados no está en buenos términos con los líderes sindicales, pero la necesidad de mostrar unidad en la adversidad podría acomodar las piezas. El acto terminará a las 17, con un discurso del Presidente. A esa hora, la militancia de todo el país está invitada a cantar la marcha peronista y hacerla sonar en los parlantes de todo el país a todo volumen.  

 

 

En la mesa chica del Presidente, la fecha se vive con intensidad. “Alberto se va a ver fortalecido. Va a ser una muestra de apoyo fundamental y es lo que necesitamos. Estamos asediados por distintos factores de poder y lo mejor es estar unidos. Si salimos bien de esto, el Gobierno puede tener continuidad”, apunta un dirigente que lo conoce desde hace décadas.  

Después de meses de encierro y en plena crisis, el peronismo volverá a movilizarse para homenajear a Perón, celebrar la unidad y respaldar al Presidente. “Estamos muy movilizados. Como si a un caballo le hubieran abierto la tranquera. Va a ser difícil de parar”, se ilusiona un secretario de Estado que promete que lo virtual no podrá contra la mística.