X

La mayoría de los diputados macristas decidieron quedarse cerca de Buenos Aires "por si pasa algo". Ritondo mantuvo su destino en Punta del Este y otros en Pinamar, pero la rueda no se detuvo.

Por 07/01/2020 17:12

Por primera vez en cuatro años, los dirigentes y diputados del PRO estuvieron a un paso de disfrutar el mayor beneficio logístico de regresar a la oposición: tomarse vacaciones largas sin tener que afrontar una coyuntura agobiante que los obligara a estar cerca de la Ciudad de Buenos Aires durante el verano. Sin embargo, el cambio de gobierno y la convocatoria a sesiones extraordinarias le aguó las expectativas a buena parte de los 50 diputados del macrismo.

Algunos cargaron las tintas en el nuevo titular de la Cámara baja, Sergio Massa, que antes de fin de año deslizó la posibilidad de realizar la primera extraordinaria del año este viernes 8. La chance fue considerada “un disparate operativo” por algunos legisladores opositores, que eligieron postergar sus escapadas hasta que arranquen las sesiones. “Hasta ahora, la única citación que nos aparece en la agenda es para el lunes 20, dos días antes de la primera sesión, prevista para el 22, pero ahora corre la versión de que tampoco habría en esa fecha”, se lamentó otro flamante diputado, que va y viene entre su ciudad bonaerense natal y su oficina. 

 

 

En medio de las quejas por no poder tomarse vacaciones, otros mantuvieron sus escapadas al exterior, pero por cortos lapsos. Los que eligieron usar su pasaporte son parte de un secreto muy bien guardado en la tribu amarilla para no vulnerar la decisión de mantenerse cerca de la capital “por si pasa algo durante enero”.

En esa línea, Ritondo volvió a trasladar su base de operaciones a Punta del Este, Uruguay, un lugar que elige desde hace dos años en lugar de la residencia que tuvo en Pinamar. El exministro de Seguridad bonaerense, cuentan en su entorno, disfruta que nadie lo reconozca en tierra uruguaya. Ese anonimato rioplatense no le impidió mantener las negociaciones con sus pares respecto a la agenda que se avecina como fuerza opositora: el primer capítulo tiene que ver con las comisiones que controle Juntos por el Cambio y qué candidatos promoverá para ocuparlas.

 

 

“Los postulantes para las comisiones están casi definidos, pero falta pulir detalles y que arranque este ciclo”, explicó un miembro del bloque que cumplió la decisión de quedarse “cerquita”. La nueva grilla fue diseñada por Ritondo junto al vice primero de la Cámara, Álvaro González, y la diputada Carmen Polledo. Mientras el titular del bloque extenderá su estadía en Punta del Este “por unos días más”, González y Polledo se quedaron “cerca de la capital”.

El trío encierra la base de acuerdos para la nueva convivencia dentro del macrismo: Ritondo responde a la ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, González reconoce como jefe al alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y Polledo reporta directamente al ex presidente Mauricio Macri. "Ya están definidos los candidatos para las comisiones que están funcionando, como Presupuesto y Legislación General, pero los demás postulantes se conocerán en marzo, porque hay un camino de acuerdos por recorrer aún", detallaron desde el bloque, con una hoja de ruta que, dentro de tres semanas, tendrá epicentro en las sesiones extraordinarias. En febrero continuará en el Senado con los acuerdos necesarios para la designación de embajadores y, posiblemente, del juez Daniel Rafecas como próximo procurador general de la Nación.

Como informó este portal, el radicalismo reunirá "en la semana del 20 de enero" a sus diputados y senadores para definir "una posición común" sobre la nominación del magistrado. El tema se metió en la agenda de preocupaciones del PRO, que deberá afrontar un nuevo frente interno dentro del Interbloque de Juntos por el Cambio, aunque la mayor atención estará concentrada en otro escenario imprevisto con el posible envío, por parte del Ejecutivo, de un proyecto de ley para establecer una nueva fórmula de movilidad jubilatoria. 

 

 

Las definiciones generan intrigas entre los diputados que deambulan entre sus distritos y el Congreso, mientras que otros eligieron mantener su agenda atlántica, pero sin dejar de atender los temas del bloque, como Pablo Tonelli, que, a diferencia de Ritondo, nunca abandonó sus vacaciones en la localidad balnearia de Pinamar. "Todos estamos conectados y mantenemos una guardia para atender temas urgentes, como lo que está pasando en Venezuela", se justificó otro legislador que no pisa Buenos Aires desde fin de año, pero que dice estar muy atento a las novedades diarias. "De todos modos, hoy volvió María Eugenia (Vidal) de Paris y seguramente vamos a tener un enero más intenso de lo esperado", vaticinó el diputado en referencia a la breve estadía que tuvo la ex gobernadora en la Ciudad Luz.