X

El gobernador gestiona en clave de emergencia y, con un decreto, cerró un programa que beneficiaba a low cost, como JetSmart. El presidente del aeropuerto dijo que van a priorizar rutas rentables.

Por 06/01/2020 19:37

Las empresas de aviación low cost que operan en Santa Fe, FlyBondi y JetSmart, no pudieron escapar a la turbulencia que vive por estos días la provincia. En tono de emergencia económica, el 27 de diciembre, el gobernador Omar Perotti firmó un decreto por el cual cierra un programa creado por el socialista Miguel Lifschitz hace menos de un año, que otorgaba subsidios a estas empresas aéreas para mejorar la conectividad provincial.

La resolución caída preveía el aumento de vuelos y frecuencia de los aeropuertos de la provincia de Santa Fe e incentivos monetarios por pasajero embarcado para nuevos destinos, que se pagaban en pesos si eran dentro del país o en dólares si eran destinos internacionales.

La óptica con la que se mira el servicio cambió y el recorte, que lleva también la firma de la ministra de infraestructura, Silvina Frana, destaca dos argumentos que van a marcar la estrategia de negociación con el sector: por un lado, consideran que no pueden tener el mismo tratamiento preferencial y subvencionado los destinos internacionales; y, por otro, que Santa Fe debe entrar en consonancia con las regulaciones que proponga la Nación en la materia.

 


Probablemente se vengan cambios. Días atrás, el ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, les garantizó a este tipo de empresas el sostenimiento de los contratos vigentes pero, al mismo tiempo, les lanzó una advertencia: "Queremos que haya competencia en materia aérea, pero esa competencia no puede ser desleal. Por eso les vamos a pedir a estas compañías que cumplan con lo que tienen que cumplir”.

En esa misma línea, se refirió el flamante presidente del directorio del Aeropuerto Internacional de Rosario, Eduardo Romagnoli, que fue oficialmente presentado por Frana. En conferencia de prensa, ambos plantearon una ralentización en las obras que ya están en marcha, tanto en las pistas, como de acceso y del área comercial, por lo menos hasta que se puedan renegociar los contratos con las empresas constructoras. Ya con una bajada de línea mucho más política, Frana sostuvo que para esos reperfilamientos de los acuerdos es necesario que la Legislatura provincial haga lugar al pedido de ley de Emergencia que reclama Perotti.

 

 

 

En sintonía, Romagnoli atacó al hueso del negocio aeronáutico. "Vamos a priorizar las rutas aéreas que sean rentables. Hay que pasar las épocas de tormenta, las crisis no duran para siempre. Tenemos ganas de crecer en estructura, queremos que este aeropuerto sea una puerta de entrada a toda la provincia. La próxima decisión que tomaremos es ver qué se proyectó en su momento, en qué tiempos se puede concretar y si el contexto económico nos exige rever algo, se hará", explicó.