X

Cornejo: “Hablan de solidaridad con cinismo y le meten la mano a la clase media”

El presidente de la UCR dijo que el Gobierno emite “señales negativas”. Habló de “ensañamiento” fiscal con la clase media y criticó la política de seguridad. Volvió a marcar distancia con Macri.

Redacción 26/01/2020 11:48

El titular de la Unión Cívica Radical (UCR), el mendocino Alfredo Cornejo, consideró que sería “injusto” calificar negativamente la gestión de Alberto Fernández por el breve tiempo que lleva en la jefatura del Estado, aunque advirtió que existen “señales negativas”, entre las que mencionó el “cinismo” de “hablar solidaridad” mientras se practica un “ensañamiento en materia impositiva sobre sectores medios” y la insistencia en “consignas vacías sobre la herencia”.

“Sería injusto ponerle una nota negativa a un mes y días. Creo que es prematuro para evaluar. Sí creo que hay señales que son negativas. Que este ensañamiento, en materia impositiva, sobre los sectores medios y que este discurso de decir que es solidaridad cuando se están congelando los ingresos de los jubilados”, alertó Cornejo.

En una entrevista que publicó este domingo el diario Clarín, el dirigente juzgó que se trata de “mentiras de patas cortas” decir que los impuestos son “a los ricos” y vaticinó que “se caerá el velo de que esto es solidaridad” cuando los jubilados “ven a una parte de sus haberes congelada y la clase media de la provincia de Buenos Aires reciba el Inmobiliario”.

“Con cinismo hablan de solidaridad, pero le meten la mano a la clase media”, disparó.

Además, advirtió sobre “la alta influencia que tiene el grupo de Cristina Fernández de Kirchner en los temas judiciales” en busca de “liberar a políticos que están presos por actos de corrupción”.

En materia económica, Cornejo reclamó “un shock capitalista y un Estado inteligente”, una combinación que juzgó necesaria y que el expresidente Mauricio Macri “quiso hacer y no pudo, no supo”, a la vez que lamentó que con Fernández en el poder no se ven “cuáles van a ser los motores del crecimiento”.

“Acá se dicen muchas cosas, de la herencia, se dicen consignas vacías, con muchísimo cinismo. Pero la verdad es que la Argentina de 2010 tenía el mismo Producto Bruto Interno y tiene casi 4 millones más de habitantes en estos diez años. O sea que la distribución per capita de nuestra economía... somos la mayoría de los argentinos más pobres. Si la economía es la misma de 2010, no nos puede ir bien, objetivamente”, reseñó.

Asimismo alertó que el Ejecutivo nacional está dando “señales negativas” en materia de Seguridad y reinvindicó la tarea en el área de la exministra Patricia Bullrich. “Los indicadores de la Argentina han mejorado sustancialmente en los últimos cuatro años, en casi todos los lugares. Y las señales que da la ministra ahora, son justamente lo contrario”, se quejó.

Destacó que bajo la gestión Macri él dijo “en público y en privado que generar expectativas sobre el boom de inversiones era contraproducente” y evaluó que para que Argentina crezca “el único motor del desarrollo, no es el consumo, sino la inversión”.

“Si no hay inversiones, no crecés. Ahora, acá hay mitos acerca de la inversión, si se va uno a la inversión extranjera directa. La verdad es que la inversión extranjera directa se ha dado en muy pocas circunstancias y como resultado de determinadas políticas, las privatizaciones de empresas públicas, por ejemplo, con (Carlos) Menem”, reseñó.

El líder radical juzgó que “en esta primera etapa los que deben invertir en la Argentina, son los propios argentinos, que deben dar el ejemplo”, y al Gobierno le reclamó “credibilidad, seguridad jurídica”.

Reconoció Cornejo que existe en el país “un sector de la población, indigente, que pasa hambre”, consideró que se trata de una realidad que “hay que mitigar” y resaltó que si es a través de la Tarjeta Alimentaria, “en buena hora”.

 

 

Sobre la interna de la alianza Juntos por el Cambio, el exgobernador de Mendoza reiteró que “no hay chance de un liderazgo único”, y reclamó una unidad de la alianza que permita volver a tener chances electorales.

“Si nos mantenemos unidos es mucho más fácil tener alternancia; si nos dividimos, le hacemos el juego a la coalición peronista gobernante y se quedan por 12 años más”, evaluó.