X
Acordaron retrotraer los 600 despidos y las 1.200 suspensiones a la espera que remonte la actividad en el sector. El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, celebró la decisión de las partes.
Redacción 23/01/2020 10:08

Los sindicatos que representan a los trabajadores petroleros y las cámaras empresarias del sector acordaron retrotraer 600 despidos y 1.200 suspensiones en Vaca Muerta y en las diferentes cuencas del país mientras se espera que remonte la producción y levante la actividad.

El acuerdo fue rubricado ante la mediación del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, en una extensa reunión en la que las empresas solicitaron ir a un procedimiento preventivo de crisis para poder reducir la carga de aportes patronales al menos por seis meses.

Moroni recogió la propuesta y quedó en contestar la semana que viene dado que debe consultarlo con el ministro de Economía, Martín Guzmán, debido a la frágil situación fiscal en la que se encuentra la Argentina.

 

 

El ministro celebró la determinación de las partes, a la que calificó como "madura", y reafirmó la necesidad de que sindicalistas y patrones acuerden mientras se discute un nuevo proyecto hidrocarburífero.

El secretario del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra, dijo este jueves que "todos deben poner algo" para evitar que haya despidos en la industria petrolera, un sector clave para la generación de divisas.

En declaraciones a CNN Radio, el sindicalista dijo que las empresas de servicios petroleros le notificaron al ministro Moroni que tenían en carpeta 3.000 despidos para la semana que viene, pero esto se frenó por el acuerdo.

La debacle de la industria petrolera comenzó en agosto de 2019 cuando la administración de Mauricio Macri publicó el Decreto 566 con el que congeló los precios de los combustibles y del barril de crudo.

"Hoy hay 17 equipos de perforación menos. Están en juego 3.000 puestos de trabajo. En diciembre hubo 600 despidos y 1.200 suspensiones. Afortunadamente todo esto se pudo frenar ayer", dijo Pereyra, quien formó parte del encuentro.

A pesar de la decisión coyuntural, el gobierno de Alberto Fernández liderará una mesa de diálogo permanente con los sindicatos y las cámaras empresarias para ir midiendo el pulso de la actividad y negociando el proyecto de ley para una nueva ley de hidrocarburos o un régimen de promoción del sector.

De ese diálogo van a participar los gobiernos de Río Negro y Neuquén, las principales provincias productoras.