X
La UCR redobló la apuesta, mientras en el macrismo miran de reojo los cruces entre los ministros de la Nación y de la provincia. ¿Crisis para la hegemonía del discurso opositor sobre seguridad?
Por 13/01/2020 18:42

La polémica pública entre el ministro de seguridad bonaerense, Sergio Berni, y su par nacional, Sabina Frederic, sobre la utilización de pistolas no letales reactivó los radares defensivos dentro de Juntos por el Cambio. Los contrapuntos sobre la utilización de las pistolas Taser entre ambos funcionarios desataron algunas duras respuestas para capitalizar esas diferencias, pero también despertó especulaciones en las entrañas de una fuerza opositora que, cuando estuvo en el Ejecutivo, aprovechó algunas internas propias para evitar que algunos temas fueran monopolizados por la oposición.

¿El Frente de Todos retoma esa estrategia para impedir que la problemática sobre seguridad sea hegemonizada por Juntos por el Cambio y estructure a sus socios?, le preguntó Letra P a distintos referentes opositores, con ex funciones ejecutivas y legislativas, que siguen minuto a minuto la evolución de ese debate. Más allá de los matices, los consultados no dudan en cuestionar toda la política de seguridad del gobierno de Fernández, pero coinciden en dos puntos: que Berni los tomó por sorpresa y que irrumpió como un polemista interno de la coalición peronista sobre temas que, hasta ahora, sólo eran de dominio casi exclusivo del macrismo y sus aliados.

 

 

Desde que Alberto Fernández asumió la Presidencia hasta la semana pasada, los únicos que interpelaron con empeño la política de seguridad del nuevo gobierno fueron la exministra de Seguridad Patricia Bullrich y el diputado y titular del Comité Nacional de la UCR, Alfredo Cornejo. Sin fisuras en su estrategia discursiva, Cornejo ratificó este lunes su posición con nuevas declaraciones contra ambos, pero sin claroscuros. “Que el referente en seguridad de la provincia más poblada del país y la ministra de la Nación tengan criterios diferentes en la materia deja a la intemperie a los ciudadanos para con los delincuentes. Y cuando coinciden, como en el caso de complementar un año de trabajo con un año de libertad para los presos, también benefician al delito”, insistió mediante un comunicado del partido.

 

 

Su correligionario y coterráneo, Luis Petri, que construye el mismo perfil opositor, blanqueó un matiz en diálogo con este medio. “Estamos en un todo de acuerdo con la posición de Berni sobre la utilización de las Taser, pero percibo que Berni coincide con muchas de las cosas que hemos propuesto e hicimos durante nuestra gestión, que fue exitosa”, opinó el diputado, a un paso de regresar a Buenos Aires para reforzar su prédica opositora.

Sin embargo aclaró que “no estamos hablando de dos personajes secundarios: tienen muchas cosas que los unen, como las coincidencias que tienen con (el jurista y ex ministro de la Corte Eugenio) Zaffaroni. Por eso quieren reducir las penas por trabajo. Es algo repudiable, porque la mayoría de los homicidios tienen una condena de doce años y gracias a ellos podrían salir a los cinco o seis años”, sostuvo Petri.

 

 

La hiperactividad de los referentes más duros del radicalismo para antagonizar con el peronismo todavía no tuvo reflejos inmediatos en el PRO. Un destacado integrante del bloque de diputados macristas consideró que “lo más importante de esa disputa es que Berni reconoce la jefatura en (la vicepresidenta) Cristina Fernández de Kirchner; eso es más importante que los criterios y las miradas que tienen sobre las políticas de seguridad”, dijo el legislador, luego de admitir que, hasta ahora, las críticas sobre esos temas sólo provenían de su espacio.

Cerca de la ex gobernadora María Eugenia Vidal también reconocieron coincidencias con Berni. “Es notable que tienen concepciones distintas de seguridad. Es cierto que a Frederic no la conocemos tanto y a Berni un poco más, pero creemos que él sabe lo que hace, aunque hay que ver cómo avanza este proceso”, contestó un estrecho colaborador de la ex mandataria, que se amparó en la cautela, aunque reconoció que en territorio bonaerense hay “una demanda de seguridad” que a veces es muy reactiva con “el garantismo”.

 

 

“No nos olvidemos que cuando fuimos gobierno, Bullrich y (el ex ministro y actual diputado nacional Cristian) Ritondo se sacaban los ojos sobre temas de seguridad. Es propio de la gestión del tema, pero la verdad que no me esperaba que Berni saliera a plantear públicamente sus diferencias”, acotó un importante intendente bonaerense del macrismo que pidió la reserva de su nombre. “Berni conoce mucho el tema y quería ser ministro nacional. Ella me parece muy buena gente y creo que hay más de una diferencia entre ambos, pero que Sergio critique desde adentro es un tema inesperado para nosotros, aunque podamos coincidir en lo que dijo”, analizó el jefe comunal consultado.

 

 

En la Coalición Cívica no creen que las discrepancias de Berni les quite protagonismo opositor. "Esa polémica a nosotros no nos impide diferenciarnos. Ellos tienen que resolver sus contradicciones, pero sería bueno que las resuelvan pronto y que esas diferencias no intervengan en la misión de garantizar seguridad a los ciudadanos. Esto no es de ahora, ya lo veníamos diciendo de antes: seguimos muy preocupados con la anulación de la Secretaría de Lucha contra el Narcotráfico que dispuso Frederic", le dijo a Letra P el diputado nacional Maximiliano Ferraro, presidente del partido que fundó Elisa Carrió