X

El precandidato se reunió con la Bolsa rosarina y con representantes del sector financiero. Arriesgó una baja de impuestos al agro si la Argentina crece y economía abierta pero no "tonta".

Por 07/08/2019 15:56

ROSARIO (Corresponsal) En un nuevo acercamiento hacia el campo, el candidato presidencial del Frente Todos, Alberto Fernández, mantuvo un encuentro con el presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Alberto Padoán, y los mercados financieros que integran la entidad en su paso por la ciudad, previo al cierre de campaña al pie del Monumento a la Bandera. Infraestructura y retenciones fueron dos de los temas que se pusieron en la reunión con agenda abierta.

Además de las entidades estrictamente ligadas al campo, como la Cámara Arbitral de Cereales, aceiteros, portuarios, productores, corredores de cereales y exportadores, esta vez se sentaron en la mesa los mercados. Es decir, el ganadero Rosgan y los vinculados a las finanzas: el Mercado Argentino de Valores S.A. y el mercado de futuros Rofex, recién fusionado con el MATba (Mercado a Término de Buenos Aires).

El gobernador electo, Omar Perotti, fue la pieza clave para conectar al candidato con el establishment de la pampa santafesina y profundizar el vínculo que en el pasado se tensó con la 125. Además suma otra reunión de carácter empresarial con CEOs de peso, como ya ha tenido en privado en las últimas semanas

La apuesta, con un despliegue masivo en el Monumento junto a Cristina Fernández de Kirchner, no lo privó de atender los engranajes del pujante empresariado local, puntualmente de aquel con el que requiere afinar relaciones para las elecciones y también en una hipotética futura gestión. Se trata de la Bolsa de Comercio de Rosario, entidad que reúne a todas las cámaras de la actividad agraria de la región, con un fuerte poder de lobby empresarial y principal motor de la economía nacional.

LA CHARLA. Luego de las protocolares presentaciones de las cámaras y los mercados presentes, Fernández comenzó la reunión realizando un repaso de la situación económica actual. Luego se pasó a conversar sobre la infraestructura, dentro de la cual se habló de la hidrovía que debe licitarse el año próximo y por la que se juegan muchos intereses desde la Bolsa rosarina.

 

 

No podía faltar en el diálogo el futuro de las retenciones, impuesto que desvela al campo y exige bajar en productos primarios e industrializados. Según explicaron desde la BCR, Fernández manifestó no estar de acuerdo y calificó al impuesto como un castigo a la generación de valor del sector primario. Si bien aclaró que en lo inmediato no cree posible eliminarlas, se mostró optimista con una reducción gradual en caso de que la producción y la Argentina crezcan.

También, según pudo saber Letra P, se habló de acuerdos comerciales y las políticas aperturistas. En este punto, un rato antes y en la Asociación Empresaria de Rosario, Fernández definió: “De mí esperen que Argentina se abra (al mundo), pero no hacerlo tontamente”.

LA BOLSA INVITA. Si bien desde la BCR hicieron puntual aclaración en que reciben a todos los candidatos, lo cierto es que podrían haber evitado la reunión sin más vueltas. El encuentro no significa un apoyo directo en las urnas, mucho menos si se recuerda a Padoán el pasado sábado en La Rural apoyando con selfie incluida al presidente Mauricio Macri.

Quizás las potenciales chances de Fernández abrieron el juego. O su promesa de cerrar la grieta, lejos de las diferencias que supo sembrar el kirchnerismo -incluso con él- en el gobierno, en épocas de la resolución 125 que terminó expulsándolo del gobierno de Cristina Fernández. La expresidenta no fue parte del encuentro.

Lo cierto es que la sintonía con Perotti fue determinante en el armado de la reunión. Ya le había abierto la provincia y puntualmente el sector productivo del oeste santafesino semanas atrás y ahora vuelve a ser anfitrión con un convite de los que Alberto se siente cómodo.