X
Para Consultatio, “la falta de acceso al financiamiento” tras las PASO “implica que la posibilidad de atender los pagos de deuda es de cumplimiento imposible en los términos que está pactada”.
Redacción 27/08/2019 14:10

Consultatio, la consultora del empresario Eduardo Constantini, consideró que “es inevitable” un canje de deuda en manos de tenedores privados. “La perspectiva de falta de acceso al financiamiento voluntario por tiempo prolongado que dejó el resultado de las PASO implica que la posibilidad de atender los pagos de deuda en los próximos años es de cumplimiento imposible en los términos que está pactada”, expresó la firma en un informe. Y agregó que “los precios de mercado están descontando un escenario de canje bastante más agresivo del que Argentina tiene posibilidades de ofrecer”.

 

 

La consultora afirmó además que los precios de los títulos descuentan “un default más o menos generalizado donde no hay diferencia por plazos o cupones, y en menor medida, por legislación”. Y destacó que “los riesgos de que una propuesta agresiva sea rechazada son más altos que los beneficios que el país puede obtener”.

El reporte señaló, a su vez, que, “con solo un 40% del total de la deuda pública en manos de acreedores privados, cualquier quita factible sobre la proporción reestructurable tiene un efecto bajo. Y las condiciones financieras actuales de la deuda en títulos públicos tampoco dejan demasiado margen: 8 y medio años de vida promedio y 5,24% de cupón para la parte de títulos públicos en dólares”.

Según consignó Ámbito Financiero, Consultatio manifestó que “esto fue advertido ya no sólo por el Gobierno sino por el principal candidato a ganar las elecciones, Alberto Fernández, que la semana pasada declaró ‘la Argentina no tiene posibilidad de caer en default si yo soy presidente’”. Pero remarcó que “los precios de los bonos prácticamente no se movieron con esas declaraciones. Este no es un dato menor, pues pone de manifiesto una fragilidad central para pensar cualquier ejercicio exitoso de reestructuración. La credibilidad que el mercado le asigna a sus declaraciones es (hoy) muy baja”.