X

La última mesa trasluce sus internas y Carrió se posiciona como jefa de campaña

La chaqueña se fue antes pero condujo la reunión del comité de crisis del Gobierno. La voz tibia del radicalismo, el llamativo silencio de Vidal, Larreta y Peña. Quintana sin cargo pero con más poder.
La chaqueña se fue antes pero condujo la reunión del comité de crisis del Gobierno. La voz tibia del radicalismo, el llamativo silencio de Vidal, Larreta y Peña. Quintana sin cargo pero con más poder.
Por 26/08/2019 21:17

"Se están ocupando mucho de ver si hay dificultades entre nosotros o cómo las pueden crear. Pero nosotros tenemos un orden de prioridades: se vota el 27 de octubre y el candidato es Mauricio Macri. Para nosotros y para él también, el mejor Macri como candidato es el Presidente, que está trabajando para que la incertidumbre económica desaparezca y haya estabilidad política. Es un capital de 60 días”, resumió este lunes el titular del interbloque de diputados de Cambiemos, Mario Negri, apenas bajó del primer piso de la Casa Rosada tras la segunda reunión de la Mesa de Acción Política que implementó el Gobierno luego de la derrota de las primarias del 11 de agosto. 

A su lado, el senador Luis Naidenoff ofició como segundo portavoz. Al igual que su correligionario cordobés, disparó contra los gobernadores que este lunes presentaron una demanda ante la Corte Suprema para exigirle a la Nación que compense la eliminación del IVA para los alimentos de la canasta básica y la modificación en el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias. Son dos tributos coparticipables que el Presidente resolvió modificar por decreto para contener el impacto en los precios de la maxidevaluación del peso posterior a las PASO.

Casi a la misma hora del encuentro que protagonizaron macristas, radicales y lilitos, los auditores del FMI estuvieron reunidos por más de una hora con el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández y su equipo económico, donde el ganador de las PASO responsabilizó al Gobierno por la "catástrofe social" y advirtió que el endeudamiento con el organismo internacional no ayudó a controlar la inflación ni el altísimo nivel de endeudamiento público. 

 

 

 

 

“Los gobernadores extorsionan y no presionan”, disparó Naidenoff, que cargó contra los caciques provinciales sin referirse en ningún momento al impacto que puede tener el resultado de la auditoría del Fondo sobre el futuro de la administración de Macri. “Lo que hay que dejar es la extorsión. Cuando asumimos sólo ocho provincias tenían superávit. Ahora son 19. Tenemos un presidente que está abocado a hacer lo que tiene que hacer en un contexto complejo, pero que no se apresuren los gobernadores en poner palos en la rueda”, advirtió el senador en nombre de la mesa que, junto a Negri, comparte con el Presidente, el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, el ministro coordinador Marcos Peña, el candidato a vice del oficialismo, Miguel Pichetto, los ministros del Interior, Rogelio Frigerio y de Seguridad, Patricia Bullrich, el gobernador de Jujuy,  Gerardo Morales, la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió y su flamante mano derecha, el ex vicejefe de Gabinete y ex CEO de Farmacity, Mario Quintana. Otras fuentes también apuntaron la presencia del radical José Cano, dentro de un elenco que posiblemente se amplíe al mandatario mendocino Alfredo Cornejo.

Por fuera de la gruesa munición discursiva que le dedicaron a los gobernadores que recurrieron a la Corte, ambos detallaron que el segundo encuentro estuvo concentrado en definir el armado de la campaña para las presidenciales con el objetivo de combinar la gestión y el marketing para llegar a la segunda vuelta. “Estamos convencidos de que hay que redoblar el esfuerzo, porque sabemos que muchos argentinos están viviendo una situación compleja, pero hay que saber interpretar el mensaje de la gente y trasmitir por qué somos una opción sólida”, arengó el diputado cordobés que busca su reelección en las generales del 27 de octubre.

 

 

INTERNAS, FACTURAS E INTIMIDADES. Detrás del tono enérgico que buscaron comunicar los dos dirigentes radicales, los protagonistas de la mesa chica del PRO, como Peña, Vidal y Larreta, guardaron estricto silencio luego de la reunión. Sin embargo este medio pudo saber que, por segunda vez en una semana, Carrió fue la principal oradora del encuentro, pero se fue antes. “No hubo balance de esta instancia, porque recién fue la segunda reunión, pero ella insiste en fiscalizar y dar la pelea aunque la realidad sea adversa”, confió a Letra P un colaborador de Carrió. La oriunda del Chaco les repitió a sus interlocutores sus críticas por la falta de temple ante el escenario electoral. “Ella dice que esta gente no sabe lo que es la adversidad y cuando dice que esto se gana en octubre, es lo mismo que dice desde 2003 cuando le tocan elecciones complicadas”, completó otro lilito consultado. En la Casa Rosada, uno de los funcionarios que dialoga con la legisladora admitió que la jefa de la Coalición Cívica les repitió: “Muchachos: para perder hay tiempo, ahora hay que pelearla para ver si se puede ganar”.

El ímpetu de Carrió refleja el rol que ocupa desde la semana pasada, cuando Macri puso en marcha un nuevo esquema para la toma de decisiones dentro de la alianza oficialista. Su composición confirma la influencia de la chaqueña, por la inclusión de Negri y Naidenoff, pero también por el regreso de Quintana. “Macri siempre pensó que a Mario se lo arrancaron y Lilita lo regresó a la mesa para trabajar en la gestión y en la campaña, pero también para recomponer el entorno más inmediato del Presidente, con Peña muy enfrentado con Vidal y Larreta”, confió un alto funcionario del Ejecutivo.

 

 

Desde la semana pasada, las irrupciones de Carrió no sólo cruzan al equipo de campaña. Atraviesan a la gestión de Macri, con Quintana como su controlador en las sombras, y también intervienen en los equilibrios inestables del gabinete, como las críticas que le dedicó a Frigerio, luego de acusarlo de ser funcional a una eventual victoria del peronismo en octubre. La chaqueña recibió las réplicas del secretario de Interior, Sebastián García de Luca. “No se puede decir cualquier cosa” apuntó este viernes el viceministro ante la ofensiva de Carrió, que comenzó la semana pasada como la principal coordinadora de la mesa y la concluyó con dardos contra el ala política.

Esa tensión no se disipó este fin de semana. Este lunes corrieron distintas versiones sobre un posible faltazo de Frigerio al encuentro encabezado por Macri. “Todo eso es un disparate, su presencia nunca estuvo en discusión”, retrucaron desde la cartera de Interior, que arrancó la semana con la demanda presentada ante la Corte por una quincena de gobernadores.

Las sospechas que deslizó Carrió sobre Frigerio aumentaron las dudas sobre el nivel cohesión de la nueva mesa que reporta al Presidente. “Lilita dice estas cosas porque tiene el respaldo de Macri y de Peña, que en medio de esta situación no pueden decirlo”, detalló otra fuente de Balcarce 50 para reflejar el nivel de desconfianza que se prodigan los nuevos convivientes de la estructura colegiada que combinará la gestión del Gobierno con la campaña de Juntos por el Cambio hasta el 27 de octubre. En otras palabras, para administrar el capital político de 60 días que Negri le adjudicó al Presidente.