X

Macri insiste con el anti kirchnerismo y desafía a CFK a subir al ring

El Presidente cerró el evento del que también participó Alberto Fernández, sobre quien destacó su “moderación”. “Desde el silencio no da tranquilidad”, lanzó y volvió a la híperpolarización.
Redacción 22/08/2019 12:17

Cuando parecía que el golpe por golpe entre el Gobierno y el Frente de Todos entraba en una pausa a raíz de la derrota electoral de Mauricio Macri en el PASO, el propio Presidente volvió a confrontar con el kirchnerismo, agitó la polarización con Cristina Fernández de Kirchner y la invitó a subir al ring de la campaña para las elecciones generales de octubre. “Desde el silencio no da tranquilidad”, lanzó en el Seminario Democracia y Desarrollo, que organizó el diario Clarín en el MALBA.

A pesar de que destacó la "responsabilidad" y "moderación" del candidato presidencial del peronismo, Alberto Fernández, el candidato de Juntos por el Cambio cuestionó a CFK y pidió “recordar la historia”, en obvia alusión al gobierno kirchnerista.

“El Frente de Todos tiene una historia. Tiene integrantes importantes, con su trayectoria y los votos, en su mayoría, son de Cristina. Con lo cual es importante que los próximos meses escuchemos su visión del momento actual, del futuro, porque sino todos sentimos que desde el silencio no da tranquilidad”, subrayó el Presidente, confrontando con la ex presidenta, pero desde un lugar que no ensayó en la previa a las PASO.

 

 

Por otra parte, como acordó en su diálogo telefónico con Fernández, Macri no hizo apelación ni comparó a la Argentina con Venezuela. Pese a que eligió volver al esquema de campaña enfocado en la polarización, puso énfasis únicamente en Cristina y no en Alberto, de quien destacó su “moderación”.

No obstante, señaló que en octubre "las alternativas que hay son dos". "Sigue el Gobierno o vuelve Cristina", destacó. "Me alegro que Alberto está en una actitud de moderación pero, por ahora, el único que habla es él", disparó, mientras tres periodistas del matutino porteño se dividían para preguntarle al Presidente, bajo el mismo estilo de charla-entrevista que se hizo con Fernández un rato antes.

 

 

Además, Macri nombró en varias oportunidades al espacio kirchnerista, aunque todas las veces lo nombró de manera errónea: dijo Frente para Todos en vez de Frente de Todos. "Vi su plataforma y dicen que apuntan al equilibrio fiscal. Es un avance enorme”, ironizó. “También, piden potenciar la exportación y el turismo. ¿Cómo lo vamos a hacer? Debatámoslo”, agregó el Presidente.

“El Frente de Todos no se puede hacer el distraído de los 12 años que gobernó. De golpe, parece que no sucedió. Nos tienen que ayudar a recuperar confianza”, concluyó.

 

 

EFECTO REMONTADA. Parte del Gobierno se sumergió, luego de la paliza electoral de las PASO, en un operativo para alcanzar una "remontada histórica", como pronosticó Elisa Carrió, y dar vuelta el resultado. El propio Presidente buscó disminuir el efecto de las primarias y sostuvo que "el partido se juega el 27 de octubre".

Sin embargo, reconoció que la diferencia de quince punto con Alberto Fernández "fue un palazo". "Ni ellos veían esa diferencia", remarcó. Bajo la lógica de esa remontada, que tiene como padrinos a Carrió y Marcos Peña, el Presidente buscó comparar el resultado del domingo 11 con el de las primarias de hace cuatro años: "Las PASO de 2015 las perdí por 15 puntos", recordó.

PRUEBA PILOTO. La intervención de María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta en la línea discursiva oficial para borrar la imagen del Macri desenfocado del lunes pos PASO, cuando culpó al electorado por el agravamiento de la crisis, dio sus frutos la primera semana y se coronó con un cambio en el gabinete y el llamado del Presidente a los otros candidatos.

No obstante, este jueves Macri volvió a agitar la polarización, que fue la viga maestra sobre la que se sostuvo la campaña hasta las PASO y que, admiten en el PRO, no dio el resultado esperado, como quedó comprobado el mismo domingo 11. En la Casa Rosada explican que el Macri que pidió subir al ring a Cristina se explica por el contexto en el que se montó ese mensaje: un evento producido y apadrinado por Clarín donde, como se sabe, la ex presidenta no es una figura de agrado.