X
Los mandatarios de Río Negro y Neuquén suben la tensión con el Gobierno tras la decisión de Macri para impedir nuevos aumentos de combustibles.
Redacción 20/08/2019 12:01

Los gobernadores Omar Gutiérrez (Neuquén) y Alberto Weretilneck (Río Negro) se mueven en bloque y amenazan con pedirle a la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) una medida cautelar contra el congelamiento de los precios de las naftas anunciado por el gobierno de Mauricio Macri días después de las PASO por medio de una resolución y lanzado en paralelo a un shock de medidas para inyectar dinero en los bolsillos de las familias.

Los mandatarios opositores tensan así la cuerda con la Casa Rosada y se mueven en línea con las empresas petroleras y el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa. El gremio que conduce el senador nacional por Neuquén Guillermo Pereyra advirtió que la medida oficial podría afectar los puestos de trabajo.

"Desde el gobierno de Río Negro rechazamos el congelamiento de precios de combustibles dispuesto por la Nación y no descartamos recurrir a la Justicia para evitar las consecuencias económicas negativas para nuestra provincia", advirtió el gobernador Weretilneck, a través de Twitter.

 

 

De acuerdo con la versión de las dos provincias petroleras, el reclamo ante el Gobierno es porque las regalías que van a recibir es por un dólar a $45,19 y no por los $58 que cotiza en la actualidad.

Por otra parte, el neuquino Gutiérrez remarcó, en diálogo con el diario La Mañana, que "los costos se deben distribuir de una manera más solidaria para salvaguardar el desarrollo de Vaca Muerta".

 

 

"Es una intervención al mercado que desalienta los combustibles y generará despidos", consideró Pereyra.

Esta tarde el subsecretario de Hidrocarburos y Combustibles, Carlos Casares, se reunirá con las petroleras para analizar el impacto del congelamiento del precio de los combustibles y recibirá las quejas de los empresarios, que también analizan recurrir a la vía judicial para desactivar la medida que autorizó Macri, junto con la quita del IVA en algunos productos alimenticios, el incremento de la Asignación Universal por Hijo ((AUH), entre otras iniciativas que se comunicaron la semana pasada.

QUE SÍ, QUE NO. El anuncio del congelamiento de naftas por 90 días quedó envuelto en la cascada de medidas que tomó el Gobierno tras la derrota en las PASO con el objetivo de retomar la iniciativa, inyectar dinero en electorado y aliviar la situación económica tras una nueva devaluación y una presunta alza de la inflación producto de la disparada del dólar de la semana pasada.

Sin embargo, el Gobierno anotó el freno al aumento de combustibles en el paquete de medidas sin haber negociado de manera definitiva con las empresas petroleras. Macri lo comunicó antes de las 10 del miércoles 14 de agosto y, minutos antes de las 22, la medida quedó stand by por falta de acuerdo con el sector privado.

Finalmente, la Casa Rosada avanzó por medio de una resolución y sin negociación de por medio. Bajo esa lógica, las empresas, los gobernadores petroleros y los sindicatos están en pie de guerra con la administración de Macri.