X
Lo que iba a ser un decreto publicado este mismo jueves ahora se postergó. Macri adelantó una medida que no había acordado con el sector. Ahora, Lopetegui convocó a las petroleras para negociar.
Redacción 14/08/2019 21:38

Apenas un par de horas después del anuncio presidencial, en plena crisis financiera desatada post PASO, el Gobierno tuvo que echar marcha atrás el congelamiento por 90 días del precio de los combustibles, ya que la medida no cuenta con el visto bueno de las petroleras y el presidente Mauricio Macri se ve imposibilitado de avanzar a través de la ley de Abastecimiento, como se preveía, por la negativa del FMI a intervenir de esa manera en mercado desregulados.

En otro papelón político, y en el momento de mayor debilidad de Macri tras el derrumbe de la economía por el resultado electoral del domingo, el Gobierno expuso al Presidente a un anuncio que no contaba con el nivel de acuerdo necesario para ser implementado. Así, horas más tarde y a través de la agencia oficial Télam se confirmó que "se decidió postergar la publicación de la resolución que se preparaba para dar el sustento legal adecuado al anuncio del presidente Mauricio Macri, como parte de un paquete de medidas económicas".

"El Gobierno había anunciado que a partir de hoy iba a fijar las variables del precio del dólar y el crudo tipo Brent para congelar los precios de la nafta y el gasoil por 90 días", amplió el cable oficial. Y enseguida se apuró en aclarar que "esta convocatoria de la medida no es una marcha atrás al anuncio del presidente, sino una marcha atrás en la publicación de la resolución que debía darse mañana (por el jueves) para abrir el diálogo con las empresas", textual en off the record que puso en boca de una "fuente gubernamental".

Las petroleras consultadas por Télam tras el anuncio del presidente Macri admitieron que se encuentran "evaluando la decisión del Gobierno y esperando ver cómo se implementa" pero advirtieron que la medida "es una señal malísima para el clima de inversiones en toda la cadena de valor de los combustibles".

En particular, el sector empresarial aguardaba conocer bajo qué figura legal el Gobierno obligará a las petroleras a fijar sus precios por 90 días, y su principal temor era que se apele, nuevamente, a la Ley de Abastecimiento ante eventuales faltantes por la distorsión de precios del mercado.

En ese sentido, las fuentes se preguntaban cómo se obligará a las empresas a importar buena parte del gasoil que demanda el mercado local a un precio internacional con el dólar a $63 pesos para venderlo en las estaciones de servicio a un dólar de 45,19 como fijó el Gobierno.

Fuente: agencia Télam.