X
Mantuvieron una reunión de tres horas en Córdoba, a horas de recibir uno a Macri y el otro a Fernández, quienes se pelean por los votos de la zona centro. Señal de autonomía frente a la polarización.
Por 24/07/2019 20:07

Medio día antes de reunirse con el presidente Mauricio Macri, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, recibió y almorzó, a lo largo de tres horas, con el mandatario electo de Santa Fe Omar Perotti, quien –este jueves– recibe en su terruño y con los brazos abiertos al candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández.

Fue un encuentro sugestivo. No se anunció y ambos se encontraron a solas. La visita y el viaje del rafaelino sorprendió hasta a sus colaboradores más cercanos. Según la información oficial, de la que se encargó el gobierno cordobés, fue un encuentro “ameno y cordial” en el cual dialogaron sobre “temas de interés común entre ambas provincias”. Primero se vieron en el Centro Cívico del Bicentenario y luego, en la residencia de Schiaretti.

 

 

La cumbre entre los dueños del peronismo de la segunda y tercera provincias del país se dio al mismo tiempo que Macri y Fernández se debaten a fuego por los votos del centro del país. El Presidente visita con asiduidad ambas provincias y, a veces, como este miércoles, tiene agenda en las dos el mismo día. Fernández, por su  parte, se propuso recomponer la ríspida relación que tuvo históricamente el kirchnerismo con Córdoba y desde este jueves aterriza en Santa Fe y se queda hasta el viernes por la tarde.

Si bien cada uno hace su juego en el escenario nacional, -Schiaretti recibe a todos los presidenciables por igual y Perotti se plegará a Alberto- priorizan sus regionalismos. El “primero nosotros” funciona como lógica para ambos mandatarios. El gringo es uno de los fundadores del cordobecismo, modelo al que el senador nacional tiene como referencia.

La campaña provincial de Perotti, la que lo convirtió en gobernador, hizo mucho hincapié en cuidar las fronteras de la provincia, en alambrarla del plano superior. Cuentan en el núcleo más cercano del mandatario electo que la palabra “santafesismo” fue pensada como eje de la propuesta. La posibilidad se desechó finalmente, pero nunca se guardó del todo y no sería extraño que regrese.

De alguna manera, Fernández recorrerá la provincia bajo las condiciones de Perotti. Caminarán por Reconquista, Rafaela, Esperanza y Santa Fe, pero el rafaelino propuso firmar un acta para la realización de obra pública de envergadura para la provincia. Lo quiere comprometer a Fernández desde el vamos.

 

 

Schiaretti y Perotti serán durante cuatro años, a partir de diciembre, pilares del peronismo sea quien sea el presidente. Lo saben y tiene un estilo de construcción política similar. Son medidos, se aferran a la gestión y defienden un modelo productivista. “Se imaginan laburando juntos”, dijeron a Letra P al lado del gobernador cordobés.  

A ellos se les sumará seguramente el gobernador actual y electo de Entre Ríos, Gustavo Bordet, con quien Perotti se reuniría la semana próxima. El trío peronista de la Región Centro estará cortado por el mismo cuchillo. Peronismo de centro, cero discurso ideológico y gestión por delante.