X
La renovación de la conducción de ATE Nacional enfrenta a las dos fracciones históricas de CTA. El temor a una intervención oficial y el destino del segundo gremio estatal con más afiliados del país.
Por 12/07/2019 17:06

Las demandas de unidad y los gestos de acercamiento político entre los antiguos rivales internos de la CTA harán un paréntesis hasta el 7 de agosto, cuando los 300.000 afiliados a ATE definan la nueva conducción de uno de los dos gremios estatales con mayor alcance nacional.

Ese día, el secretario general de ATE Capital, Daniel "Tano" Catalano, intentará dar el batacazo y desbancar a Hugo "Cahorro" Godoy, hoy secretario general del gremio y referente de un sindicalismo opositor que confrontó incluso con los gobiernos kirchneristas.

Catalano cuenta con el respaldo ampliamente mayoritario en la ciudad de Buenos Aires, Santa Fe y Neuquén, pero, sobre todo, va a hacer jugar fuerte su pertenencia política al kirchnerismo y a la cúpula de la CTA que conduce Hugo Yasky, donde es secretario general adjunto en dupla con Edgardo Llano, del gremio aeronáutico.

Con una campaña centrada en la necesidad de "refundar" el gremio, el dirigente porteño, que también quiere refrendar su poder al frente de la seccional Capital, mantiene chances de retener Chubut, Tucumán, Corrientes y La Rioja, provincias que hoy conducen sectores de la Verde y Blanca de Catalano, pero que son poco significativas en cantidad de afiliados. También quieren inclinar a su favor Tierra del Fuego, que tiene una conducción independiente de la expresiones nacionales.

 

 

La interna tiene un final abierto pero es un hecho que un resultado adverso a la actual conducción puede herir gravemente al sector sindical alineado históricamente con Víctor de Gennaro, que mantiene en ATE su último bastión gremial con alcance nacional. Sim embargo, el camino no está allanado para el dirigente porteño.

Godoy cuenta con el respaldo de Río Negro, de donde proviene Rodolfo Aguiar, el candidato que acompaña a Godoy en la fórmula, una provincia importante en número de afiliados. También descuentan un triunfo en Salta, San Luis, Catamarca y la provincia de Buenos Aires, un distrito determinante por la centralidad política y el volumen de trabajadores que podría definir el rumbo de la elección.

Las provincias que mantienen un final abierto sobre su resultado son Entre Ríos, Formosa, Misiones, Santiago del Estero, Santa Cruz, Chaco y Misiones.

EN LA RECTA FINAL. El tramo final de la elección interna transcurre en un clima enrarecido por los acuerdos políticos electorales y también porque empiezan a despuntar, igual que cuatro años atrás, denuncias sobre supuestas irregularidades en los padrones o injerencia del Poder Ejecutivo.

 

 

Godoy llega a la elección con la legitimidad que le brindó el fallo judicial que hace un mes y medio reconoció al líder de los visitadores médicos, Ricardo Peidró, como titular de la CTA Autónoma. Una vez conocido el fallo, la Secretaría de Trabajo actuó con celeridad y lo reconoció como jefe de la central. Peidró es un histórico ladero del dirigente de ATE en la pelea con el sector de Pablo Micheli que derivó en la creación de la CTA Perón. La decisión oficial cerró la disputa con Micheli y al mismo tiempo abrió suspicacias en el sector de Catalano, donde hacen una lectura política en la que sugieren que la medida podría estar enmarcada en un acuerdo implícito con el Gobierno.

En la oposición de ATE, creen que la cartera que conduce Dante Sica no va a facilitar el desembarco de una conducción filo kirchnerista al frente del segundo gremio estatal en cantidad de afiliados. En ese sentido, señalan que el asesoramiento legal que brindó Horacio Meguira, el director de legales de la CTA que controla Peidró, para la conformación de gremios aeronáuticos en empresas low cost, sería parte del acuerdo, una denuncia difícil de comprobar. En el sector de Godoy, en cambio, reivindican los reclamos de libertad sindical, pero rechazan cualquier vinculación con el oficialismo y aseguran que los movimientos de ese abogado fueron acciones privadas ajenas a las decisiones de la conducción sindical.

Curiosamente, la disputa gremial ocurre en momentos en que los sectores enfrentados de ATE parecieran tener la mayor coincidencia política de las últimas décadas. Al menos en el plano electoral. La lista Verde de Godoy hizo una pausa en el discurso antikirchnerista que lo caracterizó en los últimos años y se sumó al clamor de unidad política en la provincia de Buenos Aires. De esta manera, el histórico dirigente de CTA Víctor de Gennaro, uno de los referentes indiscutibles del sector disidente de la central alternativa, se anotó para competir por la intendencia de Lanús, donde se va a medir con su ex compañero de ATE Edgardo Depetri.

Lo que se logró en política, hasta el momento, no se pudo replicar en el plano gremial.