AFTER OFFICE | 4 DE JULIO

La gesta de El Álamo, Venezuela y Macri en ascenso, todo entre sombreros cowboy

El embajador Prado transformó la sede norteamericana en un rancho texano y comparó la Estatua de la Libertad con la recepción argentina a venezolanos. La campaña de Alberto y el faltazo de Pichetto.

DISCURSO MILITANTE Y APLAUSOS. Es conocido el alineamiento y el respaldo del gobierno de los Estados Unidos a la Argentina. Se percibió en el clima sabatino de algarabía y apoyo que le brindó el embajador Edward Prado al gobierno de Mauricio Macri. El diplomático transformó el Palacio Bosch en el Rancho Bosch para celebrar la independencia estadounidense con una barbecue para mil invitados. “Vemos en Argentina un par, un socio igualitario con el que compartimos ideas e intereses. Me animo a decir sin reservas que esta relación nunca ha sido más fuerte que hoy”, expresó en su discurso Prado, y levantó aplausos masivos en la carpa armada en el exterior de la embajada.

 

Prado comparó la gesta de El Álamo con la independencia argentina. 

 

 

Oriundo de Texas, Prado contó que su ciudad de origen fue la cuna de “algunas de las luchas más dramáticas por su libertad como república, unos 60 años después de la independencia de nuestro país”. Trajo a la memoria la historia de El Álamo. “Casi en la misma época en que los argentinos peleaban por lograr su independencia de España -contó-, Texas luchaba por separase de México. En 1832, un grupo de texanos que combatía por la libertad ocupó El Álamo para defenderlo. (…) Aunque las fuerzas mexicanas los superaban en cantidad, los 187 defensores de El Álamo resistieron durante trece días antes de caer ante el ejército mexicano. Decidieron morir peleando por la independencia y democracia antes que rendirse. (…) Como argentinos, ustedes saben lo que esto significa tanto como nosotros. Nuestras historias comparten la lucha por la libertad. Tal como declara el himno nacional argentino, los texanos también juraron morir con gloria para proteger el sueño de la democracia y libertad que nos guía, nos inspira y nos hace luchar para ser mejores”.

 

A continuación, señaló que “la misma pasión por la libertad que veo en el abrazo abierto de la Estatua de la Libertad la veo en el cálido recibimiento que el pueblo argentino ha dado a los venezolanos que huyen de una dictadura cruel. Estos principios unen a nuestras dos naciones en una estrecha colaboración”.

 

***

 

Dress Code perfecto: Bullrich y su marido, dos cowboys. 

 

 

LA COWGIRL PATRICIA. Patricia Bullrich, la ministra de Seguridad, entró entusiasmada al evento. Junto a su marido Guillermo Yanco, fueron de los pocos que cumplieron con el dress code sugerido: “Jeans y sombrero”. Look texano se requería. Para aquellos que no lo tenían -a pesar del sábado lluvioso algunos fueron de traje-, personal de la embajada repartía pañuelos rojos (mujeres) y blancos para colgarse al cuello.

 

Convocado para un día no laborable, el quórum de figuras fue escaso. “Muchos se fueron al country”, contó uno de los asistentes a Letra P. No hubo dirigentes del peronismo y solo algunos de Cambiemos. Entre ellos, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian RitondoFabián Perechodnik, secretario de la gobernación de María Eugenia Vidal; Fernando Straface, secretario general del gobierno porteño; el titular de la AFI y jefe de los espías, Gustavo Arribas; y los de siempre: la plana mayor de los 12 juzgados federales. Entre los CEOs, se dejaron ver el banquero Jorge Brito, el titular del JP Morgan, Facundo Gómez Minujin, el economista Martín Redrado, el titular de las franquicias Sheraton y hombre influyente en la comunidad judía, Gustavo Cinosi, y el banquero Julio Figueroa, del Citibank.

 

***

 

 

BARBACOA Y CHOCLOS, SIN PICHETTO. “Parece que viene Pichetto”, fue el rumor que corrió desde las 16, cuando se abrieron las puertas de la embajada. Duró hasta las 21 y el pre candidato a vice de Macri nunca llegó. “Es su primera promesa incumplida”, bromeó uno de los asistentes, mientras degustaba las clásicas ribs que se ahumaron en parrillas de la empresa Smoke King, el proveedor más importante de la región. También se sirvieron salchichas y choclos, regados con cerveza Miller, una marca americana que, en realidad, produce en su planta de Santa Fe la empresa CCU. La fiesta la financiaron diferentes empresas como Kodak, Nike, PepsicoWalmart y hasta los bancos estadounidenses. El café lo aportó otra americana, Starbucks.

 

***

 

 

 

EL “PROFE” SE LA CREE. José Luis Espert apareció junto a su flamante candidato a vicepresidente, el periodista Luis Rosales. “Se la creyó, parece”, se escuchó un rato después de su ingreso. Los presentes lo percibieron “haciendo rancho aparte”. Venía el economista de una dura disputa con el gobierno de Cambiemos que, según su visión, intentó “proscribirlo”. Charló, luego, sobre lo que viene para su espacio. “Vamos a seguir instalándonos”, dijo, tras destacar el envión gratuito que el oficialismo le dio al tratar de sacarlo de la cancha bajando su candidatura.

 

***

 

 

 

MEJOR CLIMA PARA MACRI. Ronda de encuestadores. Comparten ideas Raúl Aragón, Gustavo Córdoba, Celia Kleiman y Alejandro Catterberg, de Poliarquía. Uno de ellos dijo que entre el tipo de cambio calmo, el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur y otras variables, el clima se estabilizó y favorece a Macri. Cercano al espacio oficial, el consultor explicó que “en las PASO puede ganar Cambiemos o perder por muy poco”. El resto, desconfía. Lo ven aún al espacio de los Fernández por sobre Cambiemos. Una de las encuestas nuevas de esos consultores muestra una diferencia de ocho puntos. ¿Mito o realidad?

 

***

 

CAMPAÑA CON FIERROS. Los pocos funcionarios del Gobierno que compartieron el evento se entusiasmaron con “la campaña con fierros” que vamos a hacer. Los “fierros” son las redes, la big data y el uso de la tecnología que, creen, terminará inclinando la balanza hacia un triunfo de Macri. Observaron, ante las preguntas de presentes, que “Alberto Fernández no solo es el candidato, sino que también es su jefe de campaña y está haciendo una campaña muy desordenada”. Aclararon que la coyuntura económica va a incidir, pero “pesará más lo otro”.

 

***

 

 

 

PUBLIC DIPLOMACY: “Kent”, decía la gorra que llevó puesta el embajador británico, Mark Kent. Cuentan que es el que impulsa el movimiento de cambio de estrategia en la forma de comunicar de los embajadores. “Public Diplomacy”, denominan a estos acercamientos amistosos de los diplomáticos con la cultura local. Prado intenta seguirle los pasos a quien puntea con gestos en redes sociales y hasta recomendó en Twitter las empanadas argentinas.

 

El simpático Kent, maestro del estilo, cosechó todos éxitos y un solo fracaso, poco conocido: hincha del Arsenal inglés, recibió hace poco una invitación de los Grondona para ir a Arsenal de Sarandí. Cuando estaba llegando al viaducto, zona de difícil acceso, la entrada fue imposible. Lo esperaban un grupo de ex combatientes de Malvinas. Un mal trago.

 

Toto Caputo y Javier Milei.
Las cámaras del sector de biocombustibles acordaron un texto que conforma a todos.

Las Más Leídas

María Julia Cordero junto a funcionarios de Transporte de Javier Milei
Toto Caputo y Javier Milei.
El Plan Aguantar
Javier Milei, en el Congreso
Daniel Passerini quiere influir en la confección de la lista para Diputados de 2027.

También te puede interesar