ELECCIONES 2019

Junio, un camino de espinas para Macri

La buena relación con el "misionerismo" le restó daños a Macri ante la derrota de su delfín PRO. En San Juan, el cambiemista se cargó los costos. Aires de colectora en el norte. Corrientes, agridulce.

Hasta que se realicen las generales de Santa Fe del 16 de junio, nada resultará más espinoso para la Casa Rosada que la derrota de Córdoba vivida el 12 de mayo. Así está definida la línea de tiempos y prioridades electorales que transita la Casa Rosada. En ese contexto aguardaban los resultados adversos que se registraron en San Juan y Misiones y la victoria agridulce de los comicios legislativos de Corrientes de este domingo. 

 

 

 

En Misiones, el plan de contención para el Gobierno provino del oficialismo provincial para restarle importancia a la dimensión nacional de ese comicio en un territorio sin primarias y con una progresiva aplicación del voto electrónico con código QR, que ha pasado casi inadvertido en medio de los debates sobre la fiabilidad de la utilización de tecnologías en el sufragio.

 

El candidato a gobernador por la marca local de Cambiemos es el senador nacional y titular del PRO, Humberto Schiavoni, un hombre de confianza del presidente Mauricio Macri y ex funcionario de su amigo y consejero Ramón Puerta cuando gobernó la provincia.

 

Ante el efecto negativo de la imagen que tiene el líder del PRO, hasta Schiavoni pudo diferenciarse. El dato no atenuó la derrota, pero el gesto que sí lo hizo provino del saliente gobernador peronista Hugo Passalaqua, que no puede buscar la reelección y promovió a su vicegobernador, Oscar Herrera Ahuad, como sucesor. Se trata de un hombre de las entrañas de la expresión local del PJ, que construyó un frente con un sector del radicalismo antes de la crisis de 2001 y tiene como impulsor, en las sombras, al ex gobernador y actual titular de la legislatura local, Carlos Rovira.

 

 

 

Antes de votar, fiel al concepto del "misionerismo", el candidato del oficialista Frente Renovador de la Concordia avisó: "No tenemos ninguna expectativa de alcance nacional". “Es una elección propiamente de los misioneros, donde cada uno validará la gestión y después sí será momento desde nuestro espacio político para hacer los análisis que correspondan sobre la política nacional”.

 

Aunque Misiones representa el 2,7 % del padrón nacional, el oficialismo provincial controla los 75 municipios desde 2015 y el reelecto Herrera Ahuad convivirá con una legión de intendentes propios, tal como le pasó a Passalaqua. Se mantendrán en el poder con la aplicación de una ley de lemas que ya fue derogada en ocho provincias y seguirá siendo duramente cuestionada por la oposición, con una actitud impasible del propio Schiavoni. 

 

La aclaración previa a votar que lanzó Herrera Aguad puede tener aroma a colectora para la Casa Rosada, una variable que reverdeció ante las versiones sobre un paso atrás en el uso de colectoras para las elecciones del 27 de octubre. Desde abril rige una prohibición firmada por el Presidente, pero hay disputas dentro de Cambiemos para que los candidatos bonaerenses de Alternativa Federal puedan llevar a la gobernadora María Eugenia Vidal como cabeza de lista. La opción fue originalmente promovida por el reelecto gobernador cordobés, Juan Schiaretti, pero clausurada con un DNU. 

 

El mensaje del mandatario misionero electo también encierra una señal para la conducción del PJ y las negociaciones que avanzan en su interior. 

 

 

 

La primera hipótesis es posible gracias al excelente vínculo que mantiene "el misionerismo" de Passalaqua con el Gobierno y especialmente con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que, a diferencia del resto del elenco presidencial, viajó a Misiones para apoyar a Schiavoni. No fue el caso del Presidente, que sólo pasó por Corrientes el 15 de mayo para recorrer el Parque Iberá. 

 

La segunda posibilidad dependerá de los reordenamientos internos de los caciques peronistas del norte argentino y de los acercamientos que buscará hacer el candidato a presidente Alberto Fernández, en un poroteo donde la mayoría de gobernadores peronistas que fueron sustento del espacio Alternativa Federal luego de despegaron y saludaron el segundo plano de CFK, pero todavía no se pronunciaron sobre las negociaciones abiertas con Massa. 

 

 

 

Este domingo, el primero en hacerlo fue Uñac, dueño del onceavo revés provincial contra Cambiemos en el distrito que contiene el 1,7% del padrón. Le bajó el el pulgar a la posibilidad de una PASO entre Fernández y Massa.“Hay una importante oferta electoral que fortalece la democracia. El PJ, con todos sus matices, debería presentar una formula unida", dijo cuando fue a votar. El PJ se encamina a eso, pero falta mucho. En 20 días pueden pasar muchas cosas", dijo el heredero político del titular nacional del partido y tres veces gobernador de la provincia, José Luis Gioja.

 

“Yo he bregado y construido un espacio de unidad, que lo hemos logrado dialogando y después acordamos. En la Nación esos pasos se están dando”, opinó el mandatario reelecto y buscó tomar distancia del primer acercamiento que mostró con el ex ministro de Economía y candidato a presidente por "Consenso 19", Roberto Lavagna

 

UNA MÁS O MENOS BUENA. El matiz lo aportó Corrientes, una de las tres provincias que controla el radicalismo y que concentra el 2,5% del total nacional de votantes. Las elecciones legislativas para renovar un tercio de la Cámara de Senadores y la mitad de Diputados le permitió al gobernador, Gustavo Valdés, anotarse una victoria en medio de la crisis, con Encuentro por Corrientes (ECo), una marca diferenciada de la alianza nacional. De ahí el sabor agridulce del resultado correntino para el Gobierno: sus voceros buscarán reivindicar la victoria como propia, pero es capital del radicalismo, en un domingo donde también perdió el presidente del socio principal de la alianza.

 

 

 

Con las tres elecciones de este domingo arranca el mes mas caliente de elecciones desdobladas de las nacionales. Un menú con platos fuertes para la Casa Rosada. El próximo domingo se realizarán cuatro generales definitorias en Chubut, Entre Ríos, Tucumán y Jujuy, además de las PASO en Mendoza, donde Cambiemos afrontará otro trance indeseado: la interna abierta entre el intendente capitalino y titular de la UCR provincial, Rodolfo "Rody" Suárez, y su par de Luján, el macrista Omar De Marchi. Sin los tironeos dantescos que tuvo la pelea interna de Córdoba, el candidato promovido por el gobernador mendocino, Alfredo Cornejo, podría dejar fuera de juego al precandidato que apoya Macri. La mayor de las provincias cuyanas tiene elecciones generales el 29 de septiembre, un mes antes de las nacionales. 

 

El tercer domingo de este mes será la última escala antes de las PASO del 11 de agosto, con elecciones en Tierra del Fuego, San Luis, Formosa y Santa Fe, la última gran espina. 

 

el escandalo en el senado freno la suba de las dietas que se negociaba en diputados
Sergio Massa reúne al Frente Renovador. 

También te puede interesar