X

El opositor soft que incubó IDEA y hoy es el caballo de Troya de los CEOs

Pichetto nació como opción del Círculo Rojo en el Coloquio 2017 ante el rechazo a los K y los problemas de Macri. Los empresarios creen que es el hombre que puede virar el modelo económico M.
Pichetto nació como opción del Círculo Rojo en el Coloquio 2017 ante el rechazo a los K y los problemas de Macri. Los empresarios creen que es el hombre que puede virar el modelo económico M.
Por 12/06/2019 19:29

Cuando en 2017, en la previa de las elecciones legislativas, Miguel Pichetto desembarcó en el Coloquio de IDEA en Mar del Plata, generó un suceso entre un puñado de CEOs preocupados por construir una tercera vía, un peronismo blando que lograra posicionarse. Mauricio Macri, el presidente que en las últimas horas eligió al rionegrino como candidato a vice, atravesaba entonces momentos complejos a nivel económico y empezaba a defraudar a los que habían apostado por reformas de fondo. Pichetto bajó la escalinata del Sheraton de Los Troncos entre flashes y tumultos. Junto al salteño Juan Manuel Urtubey, fue abrazado como la opción a la grieta. Todavía no existía Roberto Lavagna en la foto de familia de los moderados.

 

 

“Macri tendría que convocar a la unidad del país, salir de la grieta, plantear alguna línea más ligada a lo espiritual, a la reconciliación definitiva de la Argentina sin que esto signifique impunidad”, dijo en aquel momento. El discurso gustó. A decir verdad, Pichetto ya era el más activo de los políticos opositores soft en el Círculo Rojo. Vendía y vendió hasta su reciente unción que el modelo económico de Macri había fracasado, que se necesitaba más enfoque industrial, menos ajuste y una visión capitalista moderna. Con el correr de los años, planteó ante la Unión Industrial Argentina (UIA), la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la Cámara de la Construcción (CAMARCO), los bancos y el agro que parte del fracaso de Cambiemos tenía que ver con no haber hecho las reformas de fondo que el partido PRO prometió al Círculo Rojo y que llevó al voto masivo del establishment en 2015.

 

 

Aquel Pichetto que se incubó en IDEA 2017 nació como candidato hace unas horas también en IDEA. Esta vez, en el Pre Coloquio que la entidad empresaria realizó en Neuquén, la cuna de Vaca Muerta. Los CEOs lo adoptaron, más que como figura garante de triunfo, como el hombre que representa el Caballo de Troya para insertar en Cambiemos la idea de que, más allá del discurso anti corrupción y anti Venezuela, el plan económico oficial precisa retoques no cosméticos.

Los empresarios cuentan con que Pichetto, de ganar Macri, será el encargado de colar la Reforma Impositiva, la Reforma Laboral y el fomento a sectores que están en crisis.

Los empresarios cuentan con que Pichetto, de ganar Macri, será el encargado de colar la Reforma Impositiva, la Reforma Laboral y el fomento a sectores que están en crisis.

La sensación que impulsa a IDEA, el polo empresario más filo oficialista de todas las entidades, es la misma que impulsó a los mercados. El ex jefe del bloque K en el Congreso asegura el apoyo duro del establishment, casi que lo recupera luego de que Lavagna implosionara Alternativa Federal. Hoy, los hombres de negocios confiesan que terminan votando a Macri “con la nariz tapada”, pero Pichetto los entusiasma un poco más.

“No podemos repetir los errores y horrores del pasado”, dijo el pre candidato ante el auditorio de IDEA en Neuquén y centró su primer discurso en la potencialidad de la joya de los hidrocarburos no convencionales. A su turno, Gastón Remy, presidente de IDEA y hombre de Vista Oil, le preguntó a Macri qué había visto en Pichetto. “La verdad es que tuvimos una larga charla en el avión viniendo para acá; creo que es la más larga que hemos tenido en la breve historia de estos tres años y medio, pero encontré en él una persona que primero piensa en los argentinos, en la patria, que hoy siente profundamente su compromiso con la gobernabilidad y es una buena persona. Es muy importante porque en estas décadas hemos elegido el atajo, la viveza, el aprovechamiento”, respondió el jefe de Estado.

Pichetto y Macri levantaron aplausos masivos en IDEA, impensados para el rionegrino días atrás, cuando el almuerzo del Rotary Club capital la mayoría consideró que era un político sin chances ni discurso. Todo cambia.