X

Atado al enigma CFK, el peronismo bonaerense prepara campaña corta anti carpetas

Mientras Vidal se aleja del Plan V y se mete en la carrera por su reelección, el peronismo no muestra las cartas electorales. Esperará la definición de Cristina y jugará fuerte en la recta final.
Por 03/05/2019 19:01

A la espera de una decisión de Cristina Fernández de Kirchner que aclarará el panorama sobre quién será el candidato o la candidata para pelear la gobernación de la provincia de Buenos Aires, el peronismo bonaerense definió apelar a la campaña corta. Dicen sus estrategas que no quieren darle tiempo a Cambiemos para que desgaste a la opción opositora y ponen como ejemplo el caso de Sergio Massa en la elección de 2013, cuando el líder del Frente Renovador venció al propio kirchnerismo.

Con la gobernadora María Eugenia Vidal ya lanzada en su propia campaña por la reelección y con la aparente confirmación de que efectivamente no habrá Plan V, el PJ se prepara para enfrentar a la mandataria con tiempo y recursos limitados.

 

 

“En verdad, no le dimos tanta importancia a la idea de que Vidal fuera candidata a presidenta”, le dijo un intendente peronista del interior bonaerense a Letra P. El jefe comunal relativizó la chance de una Vidal peleando la sucesión de Mauricio Macri y consideró que esa idea se debió “más a una interna propia de Cambiemos que otra cosa”.

Otro intendente del conurbano que suele sentarse en mesas de negociaciones peronistas le dijo a este portal que "la estrategia es hacer una campaña corta por dos cuestiones en particular: los recursos económicos y el objetivo de no darle mucho tiempo a Cambiemos”, que esta semana, en un acto que encabezaron Macri y Vidal en Ensenada, mostró un tono y un discurso deliberadamente proselitistas.

La hipótesis que maneja ese jefe comunal –compartida con varios de sus pares- sugiere que mostrar ahora un candidato o candidata es riesgoso. Temen “campañas de desprestigio” contra quien desafíe a Vidal. Por eso, optan por el silencio.

“No es momento para que nosotros salgamos a hablar; es momento de que el Gobierno dé respuestas. Todo lo que veníamos anticipando sucede claramente. El Gobierno está hablando con lo que pasa. ¿Es una estrategia? El silencio es la mejor estrategia”, le dijo a Letra P otro intendente del PJ que prefiere a la matancera Verónica Magario como candidata a la gobernación  por el peronismo K.

Otro de los factores que explica la no campaña del peronismo bonaerense es el halo de misterio que rodea por el momento una candidatura presidencial de CFK. Más allá de las expresiones de deseo personal sobre candidatos o candidatas a la gobernación, los intendentes entienden que el factor Cristina será clave para ordenar.

 

 

LA TERNA QUE SE MANTIENE. Al momento hay tres nombres con suenan con mayor fuerza para ser precandidatos. El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde; su par de La Matanza, Verónica Magario, y el diputado nacional Axel Kicillof. A esta terna se suma el matancero Fernando Espinoza.

El que más camina en plan de candidato por el territorio bonaerense es Kicillof. Como contó Letra P, las excursiones del economista por el interior provincial son una rutina que le encomendó la propia Cristina. Sin embargo, su candidatura no está cerrada.

Un puñado de intendentes peronistas deja correr que, si Cristina fuera por la Casa Rosada, no sería extraño que Kicillof terminara como primer candidato por la Ciudad de Buenos Aires para luego, en caso de que Unidad Ciudadana ganara la elección, pasar al gabinete de la Segunda RepúbliKa.

Atado al enigma CFK, el peronismo bonaerense prepara campaña corta anti carpetas

Mientras Vidal se aleja del Plan V y se mete en la carrera por su reelección, el peronismo no muestra las cartas electorales. Esperará la definición de Cristina y jugará fuerte en la recta final.

A la espera de una decisión de Cristina Fernández de Kirchner que aclarará el panorama sobre quién será el candidato o la candidata para pelear la gobernación de la provincia de Buenos Aires, el peronismo bonaerense definió apelar a la campaña corta. Dicen sus estrategas que no quieren darle tiempo a Cambiemos para que desgaste a la opción opositora y ponen como ejemplo el caso de Sergio Massa en la elección de 2013, cuando el líder del Frente Renovador venció al propio kirchnerismo.

Con la gobernadora María Eugenia Vidal ya lanzada en su propia campaña por la reelección y con la aparente confirmación de que efectivamente no habrá Plan V, el PJ se prepara para enfrentar a la mandataria con tiempo y recursos limitados.

 

 

“En verdad, no le dimos tanta importancia a la idea de que Vidal fuera candidata a presidenta”, le dijo un intendente peronista del interior bonaerense a Letra P. El jefe comunal relativizó la chance de una Vidal peleando la sucesión de Mauricio Macri y consideró que esa idea se debió “más a una interna propia de Cambiemos que otra cosa”.

Otro intendente del conurbano que suele sentarse en mesas de negociaciones peronistas le dijo a este portal que "la estrategia es hacer una campaña corta por dos cuestiones en particular: los recursos económicos y el objetivo de no darle mucho tiempo a Cambiemos”, que esta semana, en un acto que encabezaron Macri y Vidal en Ensenada, mostró un tono y un discurso deliberadamente proselitistas.

La hipótesis que maneja ese jefe comunal –compartida con varios de sus pares- sugiere que mostrar ahora un candidato o candidata es riesgoso. Temen “campañas de desprestigio” contra quien desafíe a Vidal. Por eso, optan por el silencio.

“No es momento para que nosotros salgamos a hablar; es momento de que el Gobierno dé respuestas. Todo lo que veníamos anticipando sucede claramente. El Gobierno está hablando con lo que pasa. ¿Es una estrategia? El silencio es la mejor estrategia”, le dijo a Letra P otro intendente del PJ que prefiere a la matancera Verónica Magario como candidata a la gobernación  por el peronismo K.

Otro de los factores que explica la no campaña del peronismo bonaerense es el halo de misterio que rodea por el momento una candidatura presidencial de CFK. Más allá de las expresiones de deseo personal sobre candidatos o candidatas a la gobernación, los intendentes entienden que el factor Cristina será clave para ordenar.

 

 

LA TERNA QUE SE MANTIENE. Al momento hay tres nombres con suenan con mayor fuerza para ser precandidatos. El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde; su par de La Matanza, Verónica Magario, y el diputado nacional Axel Kicillof. A esta terna se suma el matancero Fernando Espinoza.

El que más camina en plan de candidato por el territorio bonaerense es Kicillof. Como contó Letra P, las excursiones del economista por el interior provincial son una rutina que le encomendó la propia Cristina. Sin embargo, su candidatura no está cerrada.

Un puñado de intendentes peronistas deja correr que, si Cristina fuera por la Casa Rosada, no sería extraño que Kicillof terminara como primer candidato por la Ciudad de Buenos Aires para luego, en caso de que Unidad Ciudadana ganara la elección, pasar al gabinete de la Segunda RepúbliKa.