X

Convención UCR: cálculos y estrategias de los díscolos bonaerenses

Aseguran haber chequeado más de cien votos para crear "un nuevo frente". Respaldan el documento de Cornejo, pero piden omitir algunos pasajes. Negociaciones contrarreloj.
Por 25/05/2019 13:36

Tras decidir mayoritariamente no participar de la convención provincial realizada el último sábado en Brandsen -la definieron como "una sobreactuación de alineamiento incondicional del radicalismo amarillo"-, los sectores que conforman el ala crítica de la UCR en la provincia de Buenos Aires concentran sus esfuerzos en la convención nacional que se desarrollará el lunes próximo en Parque Norte.

Calculadora y teléfono en mano, en territorio bonaerense los díscolos dan cuenta de su situación minoritaria en las decisiones del partido a escala provincial, pero remiten a la proyección nacional de sus referentes (Ricardo Alfonsín, Federico Storani y Juan Manuel Casella) para extender lazos fronteras afuera de la jurisdicción en la que el sector liderado por el vicegobernador Daniel Salvador ratificó el statu-quo dentro de Cambiemos.
 


Los radicales críticos aseguran que ya cuentan con más de cien convencionales chequeados a lo largo y a lo ancho del país que votarán por una ampliación del actual esquema de Cambiemos que derive en la creación de “un nuevo frente” en el que se incluya al lavagnismo, al socialismo, al GEN de Margarita Stolbizer y a sectores del peronismo no K.

“Todos hablan de una instancia superadora. Inclusive hasta en lo formal, en el nombre, todos consideramos que hoy Cambiemos es un proyecto de la mano de un fracaso, sobre todo en la capacidad de gobernar”, sostuvo a Letra P un alfonsinista que aclaró que en el conteo aún no se incluyeron algunos sectores y jurisdicciones, como Cantera Popular –ligado al histórico operador radical Enrique “Coti” Nosiglia- y la Ciudad de Buenos Aires.
 


Aunque remarcaron que existe buen diálogo con este sector, al que le destacaron sus señales “aperturistas”, aclararon que “el rol de chequear” los convencionales porteños es potestad de quienes impulsan la figura de Martín Lousteau: “Somos respetuosos de los espacios que cada uno ocupa”, enfatizaron.

De los convencionales que buscarán explorar un esquema distinto a lo que hoy se conoce como Cambiemos, la provincia de Buenos Aires aportará un piso de  una veintena de voluntades, contra los cincuenta que ya manifestaron el mes pasado –en un documento impulsado por Salvador que fue fustigado por los no firmantes- la continuidad acrítica de la alianza.
 


Uno de los convencionales bonaerenses que trabajan por un armado político diferente al actual es el ex senador provincial Carlos Pérez Gresia, quien, en declaraciones a Letra P, fundamentó su posición: “Es central que el radicalismo en la convención se abra a otra construcción que no debería llamarse Cambiemos, estamos aspirando a incorporar otros sectores. Con (Juan Manuel) Casella, Fredy (Storani) y (Ricardo) Alfonsín sosteniendo Consenso 19 con una vocación de apertura; el radicalismo puede convertirse en una bisagra articuladora de una construcción nueva”.

“Tenemos buenas expectativas de que la convención radical se convierta en un punto importante para la construcción de un nuevo frente que impida el retorno K y supere el fracaso del gobierno de Macri, que es innegable”, completó.

 



En los últimos días, el sector díscolo promovió que aquellos convencionales que se posan en desacuerdo con reeditar la actual sociedad con el PRO, la Coalición Cívica y el Partido FE lo manifiesten públicamente en las redes sociales. En efecto, esto es lo que hicieron a lo largo de la semana muchos de los que estarán presente en la discusión de Parque Norte.

Tras el llamado abierto a la ampliación de la actual coalición por parte del titular del comité nacional, Alfredo Cornejo, los díscolos con base en la provincia de Buenos Aires vieron con buenos ojos el borrador que promueve la cúpula boina blanca de cara a la Convención, que llama a la construcción de “una nueva coalición de gobierno”.
 


“Estamos trabajando sobre la base del documento de Cornejo”, admitió un dirigente de peso de este sector para marcar, de todas formas, que se buscarán “algunas pequeñas variantes” a ese texto. Aquí, los rebeldes remarcaron que apuntarán a que se borren las reminiscencias a la convención nacional de Gualeguaychú y, sobre todo, el pasaje inicial que llama a ratificar los acuerdos políticos nacionales aprobados por la Convención Nacional en su sesión del 15 de marzo de 2015. “Ahora estamos hablando de otra cosa”, enfatizaron para, de todas formas, no mostrar intransigencia: “Pero eso está todavía en movimiento, hay idas, vueltas y propuestas”.

En este contexto, en el que dejaron en claro que las negociaciones “están abiertas” a 48 horas de la convención, los radicales críticos también piden una ampliación de la comisión negociadora, con la incorporación de dirigentes representativos de este sector, como Storani, por ejemplo. “Somos un bloque importante en la convención”, se argumentó.  
 


Afinada la sintonía entre Cornejo y el ala radical más crítica a Cambiemos, ambos fueron blanco de cuestionamientos provenientes de los correligionarios más cercanos al PRO, entre los que es abanderado Salvador, quien disparó días atrás contra “los populistas que pululan dentro del radicalismo”.

“Buscamos un nuevo frente, que es ni más ni menos que la opción perdedora de Gualeguaychú, los mismos integrantes, el progresismo, el radicalismo e incluía a la Coalición en ese momento”, recordó un dirigente del alfonsinismo, que en varios distritos de la provincia de Buenos Aires ya puso en marcha la articulación con esos sectores en el marco de Consenso 19.
 


La tónica de la construcción a seguir es unánime dentro de los sectores que se recuestan sobre el ala crítica de la UCR. Sin embargo, afloran las diferencias en lo que refiere a los pasos a seguir si es que la Convención Nacional resuelve en su trazo grueso posarse nuevamente en la sociedad con el PRO.

“No vamos a continuar en Cambiemos, es una etapa agotada para nosotros”, señaló una voz que ya puso en marcha la ingeniería de campaña seccional desde Consenso 19 y no la piensa detener más allá de lo que se decida en Parque Norte. No obstante, en otro distrito donde se piensa en presentar lista, se aclaró: “Somos orgánicos y si se ratifica Cambiemos como está, respetaremos la decisión y no jugaremos la elección”.
 


CARTA ABIERTA. Este sábado, los convencionales críticos emitieron una carta abierta (ver arriba) en la que pusieron de manifiesto su postura. Allí, enfatizaron que "la mayoría de la sociedad argentina no quiere reproducir la experiencia vivida hasta diciembre del 2015 ni continuar por el camino iniciado desde entonces". Ante eso, subrayaron que "el camino deberá ser la creación de un nuevo frente electoral y programático".

"La naturaleza misma de esta convocatoria incluye a los partidos que hoy conforman Cambiemos, pero no se circunscribirse a una invitación a ampliarlo, sino a la conformación de un nuevo espacio y un nuevo programa que incluya la visión enriquecedora de quienes quieran sumarse", enfatizaron para manifestar la propuetsa de que "la Convención Nacional considere la posibilidad de proponer el candidato del nuevo espacio electoral".

Convención UCR: cálculos y estrategias de los díscolos bonaerenses

Aseguran haber chequeado más de cien votos para crear "un nuevo frente". Respaldan el documento de Cornejo, pero piden omitir algunos pasajes. Negociaciones contrarreloj.

Tras decidir mayoritariamente no participar de la convención provincial realizada el último sábado en Brandsen -la definieron como "una sobreactuación de alineamiento incondicional del radicalismo amarillo"-, los sectores que conforman el ala crítica de la UCR en la provincia de Buenos Aires concentran sus esfuerzos en la convención nacional que se desarrollará el lunes próximo en Parque Norte.

Calculadora y teléfono en mano, en territorio bonaerense los díscolos dan cuenta de su situación minoritaria en las decisiones del partido a escala provincial, pero remiten a la proyección nacional de sus referentes (Ricardo Alfonsín, Federico Storani y Juan Manuel Casella) para extender lazos fronteras afuera de la jurisdicción en la que el sector liderado por el vicegobernador Daniel Salvador ratificó el statu-quo dentro de Cambiemos.
 


Los radicales críticos aseguran que ya cuentan con más de cien convencionales chequeados a lo largo y a lo ancho del país que votarán por una ampliación del actual esquema de Cambiemos que derive en la creación de “un nuevo frente” en el que se incluya al lavagnismo, al socialismo, al GEN de Margarita Stolbizer y a sectores del peronismo no K.

“Todos hablan de una instancia superadora. Inclusive hasta en lo formal, en el nombre, todos consideramos que hoy Cambiemos es un proyecto de la mano de un fracaso, sobre todo en la capacidad de gobernar”, sostuvo a Letra P un alfonsinista que aclaró que en el conteo aún no se incluyeron algunos sectores y jurisdicciones, como Cantera Popular –ligado al histórico operador radical Enrique “Coti” Nosiglia- y la Ciudad de Buenos Aires.
 


Aunque remarcaron que existe buen diálogo con este sector, al que le destacaron sus señales “aperturistas”, aclararon que “el rol de chequear” los convencionales porteños es potestad de quienes impulsan la figura de Martín Lousteau: “Somos respetuosos de los espacios que cada uno ocupa”, enfatizaron.

De los convencionales que buscarán explorar un esquema distinto a lo que hoy se conoce como Cambiemos, la provincia de Buenos Aires aportará un piso de  una veintena de voluntades, contra los cincuenta que ya manifestaron el mes pasado –en un documento impulsado por Salvador que fue fustigado por los no firmantes- la continuidad acrítica de la alianza.
 


Uno de los convencionales bonaerenses que trabajan por un armado político diferente al actual es el ex senador provincial Carlos Pérez Gresia, quien, en declaraciones a Letra P, fundamentó su posición: “Es central que el radicalismo en la convención se abra a otra construcción que no debería llamarse Cambiemos, estamos aspirando a incorporar otros sectores. Con (Juan Manuel) Casella, Fredy (Storani) y (Ricardo) Alfonsín sosteniendo Consenso 19 con una vocación de apertura; el radicalismo puede convertirse en una bisagra articuladora de una construcción nueva”.

“Tenemos buenas expectativas de que la convención radical se convierta en un punto importante para la construcción de un nuevo frente que impida el retorno K y supere el fracaso del gobierno de Macri, que es innegable”, completó.

 



En los últimos días, el sector díscolo promovió que aquellos convencionales que se posan en desacuerdo con reeditar la actual sociedad con el PRO, la Coalición Cívica y el Partido FE lo manifiesten públicamente en las redes sociales. En efecto, esto es lo que hicieron a lo largo de la semana muchos de los que estarán presente en la discusión de Parque Norte.

Tras el llamado abierto a la ampliación de la actual coalición por parte del titular del comité nacional, Alfredo Cornejo, los díscolos con base en la provincia de Buenos Aires vieron con buenos ojos el borrador que promueve la cúpula boina blanca de cara a la Convención, que llama a la construcción de “una nueva coalición de gobierno”.
 


“Estamos trabajando sobre la base del documento de Cornejo”, admitió un dirigente de peso de este sector para marcar, de todas formas, que se buscarán “algunas pequeñas variantes” a ese texto. Aquí, los rebeldes remarcaron que apuntarán a que se borren las reminiscencias a la convención nacional de Gualeguaychú y, sobre todo, el pasaje inicial que llama a ratificar los acuerdos políticos nacionales aprobados por la Convención Nacional en su sesión del 15 de marzo de 2015. “Ahora estamos hablando de otra cosa”, enfatizaron para, de todas formas, no mostrar intransigencia: “Pero eso está todavía en movimiento, hay idas, vueltas y propuestas”.

En este contexto, en el que dejaron en claro que las negociaciones “están abiertas” a 48 horas de la convención, los radicales críticos también piden una ampliación de la comisión negociadora, con la incorporación de dirigentes representativos de este sector, como Storani, por ejemplo. “Somos un bloque importante en la convención”, se argumentó.  
 


Afinada la sintonía entre Cornejo y el ala radical más crítica a Cambiemos, ambos fueron blanco de cuestionamientos provenientes de los correligionarios más cercanos al PRO, entre los que es abanderado Salvador, quien disparó días atrás contra “los populistas que pululan dentro del radicalismo”.

“Buscamos un nuevo frente, que es ni más ni menos que la opción perdedora de Gualeguaychú, los mismos integrantes, el progresismo, el radicalismo e incluía a la Coalición en ese momento”, recordó un dirigente del alfonsinismo, que en varios distritos de la provincia de Buenos Aires ya puso en marcha la articulación con esos sectores en el marco de Consenso 19.
 


La tónica de la construcción a seguir es unánime dentro de los sectores que se recuestan sobre el ala crítica de la UCR. Sin embargo, afloran las diferencias en lo que refiere a los pasos a seguir si es que la Convención Nacional resuelve en su trazo grueso posarse nuevamente en la sociedad con el PRO.

“No vamos a continuar en Cambiemos, es una etapa agotada para nosotros”, señaló una voz que ya puso en marcha la ingeniería de campaña seccional desde Consenso 19 y no la piensa detener más allá de lo que se decida en Parque Norte. No obstante, en otro distrito donde se piensa en presentar lista, se aclaró: “Somos orgánicos y si se ratifica Cambiemos como está, respetaremos la decisión y no jugaremos la elección”.
 


CARTA ABIERTA. Este sábado, los convencionales críticos emitieron una carta abierta (ver arriba) en la que pusieron de manifiesto su postura. Allí, enfatizaron que "la mayoría de la sociedad argentina no quiere reproducir la experiencia vivida hasta diciembre del 2015 ni continuar por el camino iniciado desde entonces". Ante eso, subrayaron que "el camino deberá ser la creación de un nuevo frente electoral y programático".

"La naturaleza misma de esta convocatoria incluye a los partidos que hoy conforman Cambiemos, pero no se circunscribirse a una invitación a ampliarlo, sino a la conformación de un nuevo espacio y un nuevo programa que incluya la visión enriquecedora de quienes quieran sumarse", enfatizaron para manifestar la propuetsa de que "la Convención Nacional considere la posibilidad de proponer el candidato del nuevo espacio electoral".