X

Tras acumular derrotas, hay dudas por el candidato fueguino de Macri

El Gobierno ya había resignado la marca oficial. Pero ahora, al filo de cierre de listas, aún no está confirmado si llevará candidato a gobernador. Se bajaron los dos principales aspirantes.

A pocas horas del cierre de listas para las elecciones generales de Tierra del Fuego, la Casa Rosada todavía no definió si el frente Ser Fueguino (integrado por el PRO, la UCR y la CC) tendrá un candidato a gobernador que se mida con la peronista Rosana Bertone, que buscará la reelección en los comicios del 16 de junio. Ante las consultas de Letra P, tanto en Balcarce 50 como en la conducción del PRO a nivel nacional explicaron que el acuerdo que rige hasta ahora es un esquema donde “la Coalición Cívica pondrá los aspirantes a concejales y el PRO cubrirá las demás candidaturas”. Y nada más.

“Estamos de acuerdo con el armado de este frente, pero todavía no definimos cómo será la candidatura a gobernador”, explicó un integrante de la cúpula del macrismo, que eludió evaluar las consecuencias políticas que implicaría la resignación de ese puesto en una de las 24 provincias argentinas. Si se confirma esa vacante, y Cambiemos no lleva aspirante a gobernador en Tierra del Fuego, sería un giro muy sensible para la estrategia electoral del Gobierno luego de la serie de derrotas sufridas por sus candidatos en todas las provincias donde hubo primarias o generales. 

El derrotero electoral de la Casa Rosada ha sido negativo en todas las elecciones que se han realizado desde comienzos del año. Empezó el 17 de febrero, con la caída del candidato del PRO, Carlos Mac Allister, frente al radical Daniel Kroneberger. El 10 de marzo, en las generales neuquinas, el candidato radical Horacio "Pechi" Quiroga quedó tercero, frente al mandatario local, Omar Gutiérrez, que obtuvo la reelección bajo el signo del MPN. La serie de reveses continuó en San Juan, donde el precandidato de Cambiemos, Manuel Orrego quedó con una desventaja de 25 puntos debajo del gobernador Sergio Uñac (PJ) que pugna por un segundo mandato. 

Una situación similar se dio el 7 de abril en las PASO de Chubut y las generales Río Negro, con la magras performances de los radicales Gustavo Menna y Lorena Matzen. La tendencia se ahondó en Entre Ríos, en las PASO provinciales, donde el precandidato Atilio Benedetti corrió la misma suerte frente al gobernador Gustavo Bordet. La última derrota sufrida por Cambiemos se registró en Santa Fe, durante las primarias de este domingo, donde el candidato del oficialismo, el radical José Corral, también quedó tercero, con una cosecha de votos menor a los 20 puntos. 

 

 

Sin embargo, las fuentes oficiales no pudieron confirmar si la cabeza de lista quedará en manos de algún dirigente del PRO o finalmente quedará vacante, ya que su máximo referente, Héctor Stefani, será candidato a intendente de Ushuaia y competirá contra el actual mandatario comunal, Walter Vuoto, de La Cámpora. Otro nombre que circuló para encabezar la campaña de la versión austral de Cambiemos es el ex intendente radical de la capital provincial, Federico Sciurano, pero su nombre quedaría al frente de la lista de diputados nacionales y provinciales.  

EL ARMADO DE BERTONE. Sin un candidato fuerte de Cambiemos en la cancha, la pelea quedaría finalmente acotada a Bertone y el intendente de Río Grande, Gustavo Melella, que buscará arrebatarle el poder. Como contó Letra P, Bertone irá a la elección con el apoyo del PJ provincial y el aval de Cristina Fernández de Kirchner, que hace diez días envió a Alberto Fernández a la isla para sellar la paz, luego de años de desencuentros.

Bertone selló en marzo un acuerdo con La Cámpora que se verá reflejado en el cierre de listas. La gobernadora buscará la reelección sin oposición interna y el intendente Vuoto, hará lo propio en su ciudad. En Río Grande, los dos impulsan la candidatura del diputado nacional Martín Pérez, también de La Cámpora.

 

 

Melella, por su parte, también tiene parte de apoyo kirchnerista. El intendente pertenece a la agrupación Forja (que lidera el ex subsecretario General de la Presidencia, Gustavo López) y cuenta con el aval de algunos partidos que forman parte de Unidad Ciudadana, como Nuevo Encuentro (de Martín Sabbatella), el Partido Solidario (que encabeza Carlos Heller) y el Frente Grande. En Río Grande, Melella pretende dejar como sucesora a la secretaria de Promoción Social municipal, Analía Cubino, y en Ushuaia, suena como posible candidato Gustavo Ventura.

Aunque en algún momento se especuló con que Bertone podía avanzar en un acuerdo con Melella para que éste se corriera de la carrera por la gobernación y ocupara un lugar en las listas nacionales -Tierra del Fuego renueva senadores este año-, el intendente de Río Grande rechazó la posibilidad, envalentonado por la candidatura a gobernador.

Los dos dirigentes se enfrentarán el 16 de junio, pero la ex presidenta ya laudó en favor de Bertone.

Tras acumular derrotas, hay dudas por el candidato fueguino de Macri

El Gobierno ya había resignado la marca oficial. Pero ahora, al filo de cierre de listas, aún no está confirmado si llevará candidato a gobernador. Se bajaron los dos principales aspirantes.

A pocas horas del cierre de listas para las elecciones generales de Tierra del Fuego, la Casa Rosada todavía no definió si el frente Ser Fueguino (integrado por el PRO, la UCR y la CC) tendrá un candidato a gobernador que se mida con la peronista Rosana Bertone, que buscará la reelección en los comicios del 16 de junio. Ante las consultas de Letra P, tanto en Balcarce 50 como en la conducción del PRO a nivel nacional explicaron que el acuerdo que rige hasta ahora es un esquema donde “la Coalición Cívica pondrá los aspirantes a concejales y el PRO cubrirá las demás candidaturas”. Y nada más.

“Estamos de acuerdo con el armado de este frente, pero todavía no definimos cómo será la candidatura a gobernador”, explicó un integrante de la cúpula del macrismo, que eludió evaluar las consecuencias políticas que implicaría la resignación de ese puesto en una de las 24 provincias argentinas. Si se confirma esa vacante, y Cambiemos no lleva aspirante a gobernador en Tierra del Fuego, sería un giro muy sensible para la estrategia electoral del Gobierno luego de la serie de derrotas sufridas por sus candidatos en todas las provincias donde hubo primarias o generales. 

El derrotero electoral de la Casa Rosada ha sido negativo en todas las elecciones que se han realizado desde comienzos del año. Empezó el 17 de febrero, con la caída del candidato del PRO, Carlos Mac Allister, frente al radical Daniel Kroneberger. El 10 de marzo, en las generales neuquinas, el candidato radical Horacio "Pechi" Quiroga quedó tercero, frente al mandatario local, Omar Gutiérrez, que obtuvo la reelección bajo el signo del MPN. La serie de reveses continuó en San Juan, donde el precandidato de Cambiemos, Manuel Orrego quedó con una desventaja de 25 puntos debajo del gobernador Sergio Uñac (PJ) que pugna por un segundo mandato. 

Una situación similar se dio el 7 de abril en las PASO de Chubut y las generales Río Negro, con la magras performances de los radicales Gustavo Menna y Lorena Matzen. La tendencia se ahondó en Entre Ríos, en las PASO provinciales, donde el precandidato Atilio Benedetti corrió la misma suerte frente al gobernador Gustavo Bordet. La última derrota sufrida por Cambiemos se registró en Santa Fe, durante las primarias de este domingo, donde el candidato del oficialismo, el radical José Corral, también quedó tercero, con una cosecha de votos menor a los 20 puntos. 

 

 

Sin embargo, las fuentes oficiales no pudieron confirmar si la cabeza de lista quedará en manos de algún dirigente del PRO o finalmente quedará vacante, ya que su máximo referente, Héctor Stefani, será candidato a intendente de Ushuaia y competirá contra el actual mandatario comunal, Walter Vuoto, de La Cámpora. Otro nombre que circuló para encabezar la campaña de la versión austral de Cambiemos es el ex intendente radical de la capital provincial, Federico Sciurano, pero su nombre quedaría al frente de la lista de diputados nacionales y provinciales.  

EL ARMADO DE BERTONE. Sin un candidato fuerte de Cambiemos en la cancha, la pelea quedaría finalmente acotada a Bertone y el intendente de Río Grande, Gustavo Melella, que buscará arrebatarle el poder. Como contó Letra P, Bertone irá a la elección con el apoyo del PJ provincial y el aval de Cristina Fernández de Kirchner, que hace diez días envió a Alberto Fernández a la isla para sellar la paz, luego de años de desencuentros.

Bertone selló en marzo un acuerdo con La Cámpora que se verá reflejado en el cierre de listas. La gobernadora buscará la reelección sin oposición interna y el intendente Vuoto, hará lo propio en su ciudad. En Río Grande, los dos impulsan la candidatura del diputado nacional Martín Pérez, también de La Cámpora.

 

 

Melella, por su parte, también tiene parte de apoyo kirchnerista. El intendente pertenece a la agrupación Forja (que lidera el ex subsecretario General de la Presidencia, Gustavo López) y cuenta con el aval de algunos partidos que forman parte de Unidad Ciudadana, como Nuevo Encuentro (de Martín Sabbatella), el Partido Solidario (que encabeza Carlos Heller) y el Frente Grande. En Río Grande, Melella pretende dejar como sucesora a la secretaria de Promoción Social municipal, Analía Cubino, y en Ushuaia, suena como posible candidato Gustavo Ventura.

Aunque en algún momento se especuló con que Bertone podía avanzar en un acuerdo con Melella para que éste se corriera de la carrera por la gobernación y ocupara un lugar en las listas nacionales -Tierra del Fuego renueva senadores este año-, el intendente de Río Grande rechazó la posibilidad, envalentonado por la candidatura a gobernador.

Los dos dirigentes se enfrentarán el 16 de junio, pero la ex presidenta ya laudó en favor de Bertone.