X
Colegios de abogados y magistrados bonaerenses rechazan el proyecto de nuevo Código Procesal Civil y Comercial. Faltan jueces y recursos. La puja de semifondo entre letrados y escribanos.
Por 17/05/2019 14:00
La Justicia puede esperar

La reforma judicial planteada por la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, está empantanada. La falta de avances en el fuero penal, una evolución renga en lo laboral y un rechazo al nuevo Código Procesal Civil y Comercial y de Familia son las fotografías que muestra la gestión de Cambiemos en el área del servicio de justicia, una de las promesas de campaña y uno de los ejes de gestión que no se terminan de concretar.

El 27 de abril, Vidal promulgó su reforma laboral, que significó fraccionar los tribunales de trabajo en juzgados unipersonales, crear la instancia de apelación jurisdiccional (sin presupuesto asignado) y un déficit al momento de nombrar magistrados.

Dos semanas antes, la gobernadora había expuesto en el Salón de Usos Múltiples de la Casa de Gobierno, en La Plata, la segunda etapa de la reforma judicial, que está conformada por cinco proyectos de ley. Lo hizo acompañada por su ministro de Justicia, Gustavo Ferrari, por la diputada provincial Carolina Piparo y por familiares de víctimas. En aquella oportunidad la mandataria solicitó “prioridad” al proyecto, pero nada de eso ocurrió.

 

 

Uno de los objetivos es avanzar en un nuevo Código Procesal Civil y Comercial y de Familia “con el fin de agilizar y bajar los costos de los procesos, buscando un juicio mucho más oral que escrito para poder resolver más cantidad de cuestiones en menor tiempo y con mayor contacto entre el vecino y el juez”, sostienen desde el oficialismo.

El proyecto se debate en las comisiones de Legislación General y de Asuntos Constitucionales y Acuerdos del Senado provincial, donde se intenta corregir la redacción que llegó desde el Ejecutivo y que es objetada por múltiples actores de la vida judicial bonaerense.

Los que deberían ser ejecutores de esa herramienta, jueces y abogados, con distintos enfoques, cuestionaron el texto final del proyecto y coincidieron en un punto: sin más nombramientos de magistrados y más recursos (infraestructura, personal, peritos y tecnología), el estado de colapso de los tribunales bonaerense irá en aumento y producirá un empeoramiento del ya malogrado servicio de justicia. A modo de ejemplo, los jueces de Paz de la provincia de Buenos Aires enviaron un documento de 30 fojas en las que explican y fundamentan porqué el proyecto es inviable. En caso de aceptarse las reformas sugeridas, se estima que habría que rediseñar gran parte del texto.

 

 

El fuero de la Justicia de Paz está conformado por 109 juzgados, que abarcan al 46% de la población y a casi el 83% del territorio de la provincia de Buenos Aires. Muchos de ellos tienen problemas de conectividad a Internet, lo que imposibilita las notificaciones electrónicas, uno de los caballitos de batalla de Cambiemos, que pregona el abandono del papel para pasar el expediente digital.

Otro de los aspectos es la oralidad de las audiencias. Se establece ese sistema por sobre el litigio escrito para evitar el papel. Las audiencias deben ser dirigidas por el juez y grabadas en soporte técnico (audio y video), pero gran parte de los juzgados de Paz están desprovistos técnica y ediliciamente de los recursos básicos.

Según el documento oficial al que accedió Letra P, hay 109 Juzgados de Paz pero “solo dos cuentan con tal tecnología, oscilando los equipamientos (en) aproximadamente US$ 50.000” cada uno. En razón de ello, para el resto de los 107 juzgados se deben invertir 5.350.000 dólares, $251.450.000, tomando una cotización de la divisa estadounidense de $47.

 

 

Desde la Asociación de Magistrados de La Plata también enviaron un documento que abre con el título “El proyecto no contempla las diferentes situaciones de los distintos departamentos judiciales ni la justicia de Paz”.

Según las últimas estadísticas informadas por la Suprema Corte bonaerense, que datan de 2017, las causas anuales ingresadas por juzgado son: Azul 600, Dolores 700, Bahía Blanca 900, La Plata 1.600 (con apremios incluidos), San Isidro 1.300, San Martín 1.600, Morón 1.800, Quilmes 1.600, La Matanza 1.500, Lomas de Zamora 2.000, Sede Lanús 5.000 y Sede Avellaneda con el mayor caudal: 8.500.

La resolución de la mayoría de expedientes debe tramitarse en audiencias orales, con la presencia del juez, bajo sanción de nulidad si no hay presencia del juez. Ante esto, los magistrados de la capital provincial no dejaron dudas en su documento: “De manera tal que la oralidad con la presencia física del juez bajo pena de nulidad insanable en absolutamente todas las causas de los procesos de conocimiento sin distinción, sumado a la que se incorpora con posibilidad de doble audiencia en los juicios de pequeñas causas (que se estima será un aluvión, ya que lo integran los distintos los problemas vecinales), a lo que agregamos la subrogación de otros juzgados también con oralidad, llegará al colapso del sistema que hoy ya resulta deficitario, pese a que muchos de los jueces ponemos todo nuestro esfuerzo, incluso los adheridos al ‘plan oralidad justicia 2020’”.

 

 

Otro de los aspectos que resaltaron es el contraste con otras jurisdicciones. “Debe tenerse presente también que, a diferencia de la Nación, donde el fuero está escindido (civil por un lado y comercial por el otro), en la provincia de Buenos Aires están ambos en cabeza del mismo juzgado”. Es decir que en suelo porteño hay un juez por juzgado y por fuero, mientras que en provincia un mismo magistrado atiende un juzgado pero con dos fueros.

“Las consecuentes nulidades serían inevitables. El juez es un ser humano y no podrá cumplir con su agenda porque es materialmente imposible. Estas nulidades volverán a fojas cero el proceso. Nulidades que tanto la doctrina procesalista más destacada ha querido evitar para la continuidad y validez de los actos y para un pronunciamiento en ‘plazo razonable’, como indican los tratados internacionales”, sentenciaron los magistrados.

La lista de objeciones es extensa y promete un acalorado debate del proyecto en las comisiones legislativas del Senado. Luego deberá remitirse a Diputados para la sanción final, aunque en caso de que esa cámara haga modificaciones, deberá volver a la de origen para un nuevo tratamiento.

Pese a la demora que registra la tramitación del expediente en la cámara alta, la aprobación parece estar asegurada ya que el oficialismo tiene quórum propio. El panorama se presenta más complejo en Diputados, donde la presidencia es ejercida por la justicialista Marisol Merquel, integrante de un peronismo friendly con Cambiemos, pero donde el oficialismo no tiene las voluntades aseguradas.

 

LETRADOS VS. NOTARIOS. Mientras se debaten las reformas judiciales en la provincia de Buenos Aires, desde el Colegio de Abogados de San Isidro encendieron las luces de alerta sobre un anteproyecto de ley que avala que las sucesiones de bienes sean realizadas por escribanos en desmedro de los abogados.
Con el argumento de bajar costos, el diputado nacional PRO Leandro Gastón López Koenig presentó una iniciativa que fue rechazada por el colegio profesional y la Federación Argentina de Colegio de Abogados.
En tanto, desde el Consejo Federal del Notariado Argentino, que nuclea a todos los colegios de escribanos del país, se emitió un comunicado que aísla al legislador macrista y que aclara que no fue consultado sobre el tema.
De avanzar este proyecto, será necesario un parche a la legislación provincial que está en debate.