X
El socialista prefiere conformar equipos técnicos. "Hay que pensar un verdadero gobierno de coalición", dijo el salteño a Letra P, quien visitó Santa Fe acompañado de un legislador massista.
Por 12/04/2019 9:50

Desensillar hasta que aclare. El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, le pidió a su par salteño Juan Manuel Urtubey una tregua de dos semanas, no hablar de candidaturas y concentrarse en reunir a los diversos equipos técnicos de la tercera vía para construir un programa de gobierno.

Sucede que pasa el tiempo y los aliados de Alternativa Federal y el progresismo no logran cerrar filas. El mandatario socialista, que se volcó por Roberto Lavagna, reconoció públicamente que no hay lugar para todos en la compulsa.

 

 

Pero tanto Urtubey como Sergio Massa no demuestran intenciones de bajarse en la carrera por la presidencia. Y Lavagna coló la encerrona de querer ser candidato de consenso, sin el paso por una interna, lo que podría dejarlo afuera de todo.

En este marco, el norteño metió agenda en Rosario. A unos días de la Semana Santa, vendió su provincia turística a fuerza de folclore, empanadas y cerveza salteña en un coqueto hotel céntrico. Lo secundó el diputado nacional del Frente Renovador Alejandro Grandinetti, quien apoya la precandidatura a gobernador del peronista Omar Perotti, pero acompaña también la construcción de una alternativa junto al Partido Socialista.

 

 

¿Piensa al socialismo dentro de la construcción de la tercera vía?, le preguntó Letra P a Urtubey. “Sí, definitivamente, lo tenemos que hacer entre todos. La base de un verdadero gobierno de unión nacional no se limita en una elección, hay que pensar un verdadero gobierno de coalición”, respondió.

Pero cuando le preguntaron por Lavagna y su #Consenso19 le mandó un mensaje al ex ministro de economía: “Está bien el planteo, pero lo que manda es la realidad, falta un tiempo para que lleguen las primarias. Frente a la necesidad de participación de los sectores, probablemente se animen todos a participar”, explicó, escueto, medido, pero certero. Roberto, competí en las PASO.

 

 

Al lado de Lifschitz, contaron que la reunión realizada en Casa de Gobierno fue “positiva”. “Más allá de las candidaturas, le propuso dejar la discusión para un par de semanas más adelante”, reveló un colaborador del mandatario.

El socialista invitó al peronista a armar un espacio de trabajo conjunto de equipos técnicos del espacio, económicos y de otras áreas, pero sin la participación de las principales figuras del espacio. Darle volumen y contenido a la fuerza alternativa, es el objetivo de Lifschitz.

Urtubey se mostró interesado en la propuesta y ambos acordaron volver a reunirse “para darle forma”. De ahí partió al hotel, a verse las caras con Grandinetti y a invitar a todos los presentes al evento, viajar a Salta a saborear empanadas y tomar vino blanco Torrontés, su preferido.