X
La Unión Industrial recibirá en los próximos días a Felipe Solá y no descartan reuniones con Cristina o Kicillof. Ya vieron a Massa y negocian la visita de Lavagna.
Por 20/03/2019 20:05

Inmersos en una situación crítica que ya se está inundando el único sobre nivel, los autos, los industriales empezaron a abrirse al diálogo con opositores a Cambiemos que tienen aspiraciones de jugar en las próximas presidenciales. Los popes de la Unión Industrial Argentina (UIA) han aceptado, incluso, romper la barrera ideológica que hasta hace un año separaba aguas en la mesa directiva.

Según supo Letra P, en los próximos días recibirán al diputado nacional Felipe Solá, del espacio del peronismo circundante del kirchnerismo, pero tomando distancia. Fuentes de la entidad admitieron que “inclusive, si la tenemos que ver a Cristina (Fernández Kirchner), lo haremos”.

De todos modos, ese encuentro no pautado derivará seguramente en un almuerzo de los industriales con el ex ministro de Economía Axel Kicillof. El economista tiene una ventaja: habla seguido con muchos de los dirigentes de la central fabril para compartir diagnósticos sobre la realidad que los aqueja. El caso de CFK, de todos modos, es el que aún tiene algo de resistencia, por dos factores: el primero, la distancia que mantienen algunos con la ex presidenta; el segundo, la candidatura no anunciada.

 

Otros tiempos: Kicillof con la UIA, un encuentro que podría revisitarse. 

 

En el marco de esta serie de almuerzos con opositores, que empezó hace algo más de un mes con Sergio Massa, también se negocia un convite al ex ministro de Hacienda y estrella en ascenso del PJ no K, Roberto Lavagna. “Estamos charlando”, cuentan.

La industria aceleró el plazo de las vinculaciones considerando que la crisis está golpeando duro y el Gobierno no parece dar las respuestas que ellos esperan. Ocurrió esto último en la cena reciente que mantuvo la UIA con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, donde se habló más de política y cuestiones electorales y continuidad del modelo que de los problemas concretos. Entre ellos la actividad, la inflación y la tasa de interés.

De todos modos, desde la entidad aclaran que “estas movidas no están relacionadas con que vayamos a votar a este o al otro”. Es el temor de muchos puertas adentro de la sede de Avenida de Mayo, que el año político y la crisis que atraviesa el sector terminen asociando a la UIA con la oposición, justo cuando el Gobierno está en tensión.

En plena crisis, los industriales se abren a una ronda con la oposición

La Unión Industrial recibirá en los próximos días a Felipe Solá y no descartan reuniones con Cristina o Kicillof. Ya vieron a Massa y negocian la visita de Lavagna. 

 

Inmersos en una situación crítica que ya se está inundando el único sobre nivel, los autos, los industriales empezaron a abrirse al diálogo con opositores a Cambiemos que tienen aspiraciones de jugar en las próximas presidenciales. Los popes de la Unión Industrial Argentina (UIA) han aceptado, incluso, romper la barrera ideológica que hasta hace un año separaba aguas en la mesa directiva.

Según supo Letra P, en los próximos días recibirán al diputado nacional Felipe Solá, del espacio del peronismo circundante del kirchnerismo, pero tomando distancia. Fuentes de la entidad admitieron que “inclusive, si la tenemos que ver a Cristina (Fernández Kirchner), lo haremos”.

De todos modos, ese encuentro no pautado derivará seguramente en un almuerzo de los industriales con el ex ministro de Economía Axel Kicillof. El economista tiene una ventaja: habla seguido con muchos de los dirigentes de la central fabril para compartir diagnósticos sobre la realidad que los aqueja. El caso de CFK, de todos modos, es el que aún tiene algo de resistencia, por dos factores: el primero, la distancia que mantienen algunos con la ex presidenta; el segundo, la candidatura no anunciada.

 

Otros tiempos: Kicillof con la UIA, un encuentro que podría revisitarse. 

 

En el marco de esta serie de almuerzos con opositores, que empezó hace algo más de un mes con Sergio Massa, también se negocia un convite al ex ministro de Hacienda y estrella en ascenso del PJ no K, Roberto Lavagna. “Estamos charlando”, cuentan.

La industria aceleró el plazo de las vinculaciones considerando que la crisis está golpeando duro y el Gobierno no parece dar las respuestas que ellos esperan. Ocurrió esto último en la cena reciente que mantuvo la UIA con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, donde se habló más de política y cuestiones electorales y continuidad del modelo que de los problemas concretos. Entre ellos la actividad, la inflación y la tasa de interés.

De todos modos, desde la entidad aclaran que “estas movidas no están relacionadas con que vayamos a votar a este o al otro”. Es el temor de muchos puertas adentro de la sede de Avenida de Mayo, que el año político y la crisis que atraviesa el sector terminen asociando a la UIA con la oposición, justo cuando el Gobierno está en tensión.