X
Prevalecen los ex funcionarios en el equipo del rafaelino. Dirigentes con experiencia en las gestiones de Reutemann y Obeid. Premios al bielsismo y escaso peso político de Rosario.
Por 09/12/2019 19:05

De manera peculiar, se anunció el gabinete que rodeará al gobernador electo de Santa Fe, Omar Perotti. En soledad, su futuro vocero, Leonardo Ricciardino, dio a conocer uno a uno los nombres que secundarán al rafaelino a partir del miércoles 11, día de su asunción, para la que se espera la presencia del por entonces ya presidente Alberto Fernández.

Con un perfil primordialmente técnico, el gabinete se puebla en su mayoría de ex funcionarios de las gestiones que encabezaron los ex mandatarios Carlos Reutemann y Jorge Obeid. De ese modo, el ex intendente procurará ensanchar las fronteras del perottismo.

 

 

MINISTRO DE GESTIÓN PÚBLICA, RUBÉN MICHLIG. Tiene 64 años, nació en la localidad de Pilar, Santa Fe. Es uno de los que ya caminó los pasillos de la función pública. Es contador y fue uno de los encargados de llevar adelante el proceso de transición con el socialismo. Fue ministro Coordinador de Obeid y asesor de la Cámara de Diputados.

 

 

MINISTRO DE GOBIERNO, JUSTICIA Y DERECHOS HUMANOS, ESTEBAN BORGONOVO. Uno de los pocos rosarinos. Fue una de las figuras fulgurantes de la gobernación de Reutemann. Joven en ese momento, asumió Gobierno, la misma área que ahora, aunque más acotada. De 60 años, fue concejal y presidente del Concejo Deliberante rosarino. Con la llegada del socialismo desapareció de los flashes, pero fue asesor de los ex diputados nacionales Agustín Rossi y Alejandra Rodenas. Vuelve con más poder que antes. Demostró sus dotes de hábil negociador al destrabar el conflicto del presupuesto.

 

 

MINISTRO DE SEGURIDAD, MARCELO SAÍN. No es santafesino, pero ya trabaja en la provincia como titular del Organismo de Investigaciones, designado por el socialista Miguel Lifschitz. Viene a tomar un fierro caliente a través del cual Perotti cimentó su campaña. Criminólogo, de 54 años, tiene un extenso recorrido en Seguridad. De contactos fluidos con el albertismo, el éxito de la gestión dependerá en gran parte de su buena pericia.

 

 

MINISTRO DE ECONOMÍA, WALTER AGOSTO. Contador, meticuloso y maradoniano. Fue secretario de Hacienda de la ciudad capital y ministro de Hacienda en la gestión, por lo que ya conoce el cargo. Ex diputado nacional, donde fue presidente de la Comisión de Presupuesto.

 

 

MINISTRA DE INFRAESTRUCTURA, SILVINA FRANA. Una de las bielsistas del gabinete. La ex diputada nacional conoce a Perotti desde joven, cuando militaban juntos en agrupaciones peronistas. Juró la semana pasada como diputada provincial, pero fue designada para liderar un superministerio. Su cartera contendrá Transporte, Obra Pública y dos secretarías de Estado, Hábitat y Energía. Trabajará en línea con su líder política, María Eugenia Bielsa, quien comandará la cartera de Vivienda en la Nación.

 

 

MINISTRO DE PRODUCCIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA, DANIEL COSTAMAGNA. Rafaelino, de los pagos del gobernador electo. Médico veterinario graduado en España. Es productor agropecuario y ya trabajó en gestiones peronistas en las áreas de Agricultura, Ganadería y Agroalimentos. Comandará una cartera que fue base de sustentación electoral de Perotti, sobre todo en el centro norte de la provincia.

MINISTRA DE EDUCACIÓN, ADRIANA CANTERO. Ya ocupó el cargo entre 2005 y 2007, cuando fue muy resistida por los gremios docentes.

MINISTRO DE TRABAJO, ROBERTO SUKERMAN. Deja el Concejo de Rosario para asumir la cartera. En junio quedó a tan solo 1,5 punto de convertirse en intendente. Perotti lo premió con un ministerio por la elección, aunque hasta hace unas semanas sonaba en Justicia, una cartera más apetecible para el ex edil. Fue jefe de ANSES Rosario durante 2011 y 2015.

 

 

MINISTRO DE DESARROLLO SOCIAL, DANIEL CAPITANI. Otro bielsista. Acompañó a la futura ministra nacional como compañero de fórmula en las PASO que ganó Perotti. Es farmacéutico y accedió al Senado santafesino en 2003, donde permaneció hasta la semana pasada. No pudo retener su departamento, perdió la interna, pero fue reconocido por el futuro mandatario. Terminó enfrentado a los senadores díscolos.

MINISTRO DE SALUD, CARLOS PAROLA. Nació en la ciudad de San Guillermo y es otro de los que vuelve a un cargo que ya ocupó. En este caso, entre 1999 y 2002 bajo la administración del ex corredor de Fórmula 1. Alejado de la actividad pública desde 2008, se había recluido como director de un grupo médico privado.

MINISTRO DE CULTURA, JORGE LLONCH. Volverá a una cartera que ya conoce, fue secretario del área en la última gobernación peronista. Siempre vinculado al mundo de los espectáculos, especialmente la música, es marido de la vicegobernadora electa, Alejandra Rodenas.

MINISTRA DE AMBIENTE Y CAMBIO CLIMÁTICO, ERIKA GONNET. Una de las sorpresas del gabinete. Fue diputada provincial y responde políticamente al ex secretario de Transporte nacional Alejandro Ramos. Nació en Granadero Baigorria, donde ocupó varios cargos municipales. Se desempeñaba hasta la semana pasada como asesora de Ramos, ex diputado nacional.