X

El intendente santafesino jugó de visitante en el despacho del gobernador peronista, donde hablaron de finanzas y seguridad. La previa fue en el Palacio Municipal, con el exmandatario socialista.

Por 24/12/2019 17:08

El intendente de la ciudad de Santa Fe, el frentista Emilio Jatón mantuvo ayer reuniones con los dos tanques políticos de la provincia. Cerca de las 19, lo recibió en su despacho el gobernador Omar Perotti, pero antes Miguel Lifschitz, el socialista que hace dos semanas dejó la conducción de la Casa Gris, lo visitó en el Palacio Municipal.  

Jatón llegó solo hasta el despacho de Perotti, donde lo esperaba el gobernador junto con los ministros de Gestión Pública, Rubén Michilig y de Seguridad, Marcelo Saín para la primera reunión oficial desde que asumieron. Durante más de una hora, desplegaron dos ejes temáticos: finanzas y seguridad. Afrontar los gastos corrientes de los próximos meses es la preocupación más urgente para el Jefe de gobierno. Esto implica, además del pago de sueldos, poder garantizar la atención primaria de salud, los comedores escolares, las colonias de vacaciones, las copa de leche y todo lo que tiene que ver con la demanda social. Ya algunos puntos habían adelantado en los encuentros de los equipos de trabajo de ambas gestiones la semana pasada.

 

 Y en ese marco, una de las alternativas que se barajó ayer, fue realizar un pago escalonado de los sueldos de enero, febrero y marzo, para evitar quedar con las cuentas al descubierto o tener que endeudarse. "Con los intereses que se pagan por los adelantos podemos cubrir lo que necesitan comedores escolares",  dijeron en esa mesa chica y coincidieron en que ese debería ser el último recurso.

Mientras tanto, la conversación con Saín giró en torno a desarrollar un plan de acción coordinado. Concretamente, quiere programas a nivel municipal que tengan correlación con los provinciales para optimizar los recursos. En ese marco, se destacó que la residencia del nuevo jefe de la policía provincial en la ciudad de Santa Fe, Victor Sarnaglia, le agrega un peso específico a la prevención en la capital provincial. Como contrapartida, Jatón pidió presencia de efectivos federales en la ciudad. Dentro del paquete de la Ley de Emergencia que Perotti envió a la legislatura provincial, hay un ítem que refiere a Seguridad que prevé amplitud en la firma de convenios y compras de material técnico para reorientar al cuerpo de la policía provincial.

 

 

Pero el día de meetings de Jatón había comenzado ya un rato antes. A las cinco de la tarde, recibió en su propio despacho de la Municipalidad de Santa Fe al exgobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe. "Fue una muy buena reunión, repasamos los primeros días de gestión, cómo se afrontaron esos dos días de tormenta y algunos de los temas que le interesan a Miguel para la legislatura", dijeron fuentes cercanas al diputado, que reagrupa la tropa y arma nuevos espacios de trabajo. Mientras que del lado de Jatón intentaron mantener ambas encuentros en privado. Tanto así que fue el propio gobernador quien a posteó en twitter la foto en su despacho.  

Es que el frentista quedó haciendo equilibrio para no naufragar entre Perotti, a quien necesita para salir a flote del ahogo económico y el dirigente socialista, ante quien responde una gran parte de su gabinete. Una posición sobre todo incómoda para los próximos días, en los que se va a producir la primera prueba de fuego entre las dos potencias: la discusión en la legislatura provincial del paquete de leyes de emergencia, con solo 48 horas de estudio y Navidad en el medio.