28|11|2021

Grindetti: supervivencia y futuro del único intendente PRO del conurbano sur

04 de noviembre de 2019

04 de noviembre de 2019

Ejes de la remontada en Lanús. Alberto F. y Kicillof, viejos conocidos. Perfil dialoguista con llegada a pares del peronismo. Posible interlocutor. Armador seccional con incidencia bonaerense.

Los resultados de las PASO no abrían un panorama demasiado alentador para las intenciones de Néstor Grindetti de ser reelecto en la intendencia de Lanús. Aunque había sido el postulante más votado, en la compulsa por espacios el oficialismo municipal había quedado 14 puntos abajo del Frente de Todos. Sin embargo, la reconversión de la estrategia de campaña le permitió al dirigente PRO dar vuelta el resultado y retener el municipio, el único que queda para el partido amarillo en la sección electoral más populosa, la Tercera, tras la caída de Martiniano Molina en Quilmes. Esa reconversión –concepto afín a la retórica macrista– es la que también se verá forzado a recurrir en su relación con la Provincia y la Nación, ya sin el color político propio.

 

Por lo pronto, en el municipio lanunense no asusta el nuevo escenario que se abre. Sobre la base del fluido contacto que supo construir con los intendentes peronistas de los municipios vecinos, cerca de Grindetti consideran que ese perfil dialoguista del ex funcionario porteño será una carta valiosa no solo al momento de gestionar recursos de la Provincia y de la Nación sino, también, a la hora de posicionarse como una suerte de interlocutor entre algunos jefes comunales de Cambiemos y el Ejecutivo.

 

En esa línea, adelantaron a Letra P que en este bastión del conurbano sur ya iniciaron las gestiones para “sentarse a charlar” con los representantes del próximo gobierno. Para eso, enfatizan que Grindetti no es un desconocido para el próximo Presidente y el gobernador electo: “Néstor fue ministro de Hacienda en la Ciudad ocho años y convivió buena parte con Kicillof como ministro de Economía nacional y con Alberto, como jefe de Gabinete, tuvieron que discutir el pase del subte de la Nación a la Ciudad y lo han hecho, se han puesto de acuerdo aunque no fue fácil”, recordaron en el entorno del jefe comunal.

 


Con los teléfonos de los próximos gobernantes en la agenda de contactos, en Lanús resaltan el perfil de su intendente: “Sabe cómo son cada uno y ahora va a tratar de entablar una relación desde otro lugar”.

 

Teniendo en claro la necesidad del acompañamiento nacional y provincial para avanzar en políticas municipales troncales, cerca de Grindetti se hace hincapié en la importancia de que “no haya discriminación en el reparto de los fondos”, sobre todo en lo que refiere a aquellos provenientes de la esfera bonaerense. Considerando que la gobernadora saliente María Eugenia Vidal ha sido “bastante ecuánime” en cuanto al reparto de la obra pública y los fondos, dan cuenta de las obras que se ejecutaron en municipios peronistas aledaños durante la actual gestión provincial y avisan: “Pretendemos lo mismo”.

 

Con la confianza en construir un diálogo cordial con las jurisdicciones superiores al mando del peronismo, en Lanús ponderan la relación construida con Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Mariano Cascallares (Almirante Brown) y hasta con el propio Jorge Ferraresi (Avellaneda), “con quien tiene una mirada muy distinta pero que igualmente supo construir una relación de cercanía”. Con ese perfil, estiman que Grindetti puede ser “un interlocutor válido en esta etapa para acuerdos, relaciones y conseguir cosas para intendentes de Juntos por el Cambio”.

 

 


En ese punto, se consolida el rol de armador seccional del intendente lanunense. En la Tercera, es el único jefe comunal PRO y el que encabeza el distrito más populoso de Juntos por el Cambio en esa jurisdicción (Brandsen y Magdalena, a manos de los radicales Daniel Cappelletti y Gonzalo Peluso, respectivamente, son los otros dos distritos de la escudería cambiemista que quedan en la Tercera). También, cerca del municipio lo colocan como un dirigente de creciente protagonismo en el futuro armado opositor bonaerense.

 

“Dejó de ser un intendente más de Cambiemos. Claramente es un referente del PRO con proyección provincial, sin lugar a dudas”, enfatizan en su entorno, aunque sin dejar de marcar que su trabajo es “en conjunto con Jorge (Macri)” y que su vocación central es la intendencia: “No es que quiera que ser gobernador o presidente, pero sí es un líder territorial de consulta que va a ser muy importante en el armado de la sección”, puntualizaron.
 

 


REMONTADA. A partir del magro resultado del 11 de agosto, la campaña del oficialismo local en Lanús se reformuló posando la lupa sobre tres ejes: afianzar el núcleo duro, ir por el voto permeable y confrontar con propuestas locales el mensaje de Depetri, enfocado en la crisis nacional.

 

En cuanto a lo primero, el foco estuvo puesto en aquella porción del electorado que no fue a votar en agosto pero que había acompañado la propuesta oficialista en 2015 y 2017, ese núcleo duro que le había soltado la mano al presidente Mauricio Macri, quien en 2015 había logrado 37% en el distrito y en las PASO solo obtuvo el 28%. Ir a buscar parte de esos casi 10 puntos que se habían esfumado, fueron uno de los cometidos que se cumplieron en gran parte, teniendo en cuenta que Macri trepó allí al 34% en las generales.

 

 


Considerando que el Frente de Todos había obtenido en la sumatoria más del 50%, además de llegar a votantes de otros espacios y captar la mayor parte del electorado que no votó en agosto, también se apuntó a parte del voto a Depetri, sobre todo aquel que tenía un componente massista. Aquí, se hizo foco en un mensaje 100% municipalizado, buscando marcar contraste con definiciones políticas de Depetri sobre aspectos de orden nacional e, incluso, con temas como la situación en Venezuela.

 

Aunque la apuesta del oficialismo fue municipalizar la campaña, se enfatizó que eso no fue en detrimento de la figura presidencial. Precisamente, remarcan que el trabajo por reforzar el núcleo duro amarillo elevó la performance de Macri de agosto a octubre, pero también eran conscientes de que el porcentaje de la mejor elección histórica de Macri no alcanzaba para ganar en lo local. Allí es donde el corte hizo su trabajo. En suma, Grindetti se impuso con el 49,38%, 15 puntos más que lo obtenido por Macri. De los 13 circuitos electorales que componen el distrito, el intendente se impuso en diez, cayendo en localidades de fuerte tradición peronista como Monte Chingolo, Villa General Balcarce, Lanús Oeste, Valentín Alsina y Villa Jardín.

 

“Haber tenido una buena gestión, que Mauricio y María Eugenia hayan levantado y haber confrontado con un candidato que claramente no era el mejor candidato de ellos, todo eso ayudó para este escenario donde estamos mucho mejor”, diagnosticaron en el armado lanunense de Cambiemos para sintetizar.