X
"Siempre es una buena instancia para discutir la actualización de la Constitución”, dijo el presidente del partido. El peronismo inició charlas subterráneas y quiere tratar el proyecto a la brevedad.
Por 17/10/2019 18:52

El peronismo santafesino volvió a contar votos en la Cámara de Diputados de la provincia y quiere recibir al gobernador electo, Omar Perotti, con un regalo bien grande: la aprobación de la ley de necesidad de la reforma de la Constitución. Para eso, comenzó un sinfín de movimientos subterráneos para alcanzar la mayoría especial requerida para avanzar con la iniciativa, que hoy no tiene. En ese camino, se encontró con un aliado, el bloque radical que lidera el actual presidente de la UCR provincial, Julián Galdeano, que garantiza el aporte de seis porotos. “Siempre es una buena instancia para discutir la actualización de la Constitución”, blanqueó el rojiblanco en diálogo con Letra P.

 

 

Antes de que el gobernador Miguel Lifschitz ponga el 10 de diciembre un pie en la Cámara baja, el justicialismo quiere avanzar con la reforma que el año pasado le bloqueó al mandatario socialista. La movida se gestó silenciosamente y encontró adeptos rápidamente.

Lo que está en juego en esta instancia es la ley de necesidad de la reforma, no la reforma en sí. Para aprobarla, se precisan los dos tercios de cada cámara. Como Santa Fe tiene 50 diputados, el peronismo precisa alcanzar los 34 porotos, no alcanza con la mitad más una.

El PJ cuenta con 11 diputados, todos alineados. El cálculo dentro del justicialismo contiene a los nueve miembros de la bancada cambiemista, a los dos del bloque de izquierda del Frente Social y Popular y al dúo del bloque Igualdad y Participación. Todo ese conjunto suma 24 votos.

 

 

Pero la rosca avanzará en dos líneas. Por un lado, con el bloque de la UCR, que preside Santiago Mascheroni y tiene como referencia a Galdeano, y, por el otro, con los monobloques dentro del propio Frente Progresista. No hay otra manera para cantar 34.

“Es un tema que siempre estuvo en la agenda parlamentaria”, admitió Galdeano a Letra P y, cuando se le preguntó si garantiza los seis votos del bloque, respondió: “Sí, totalmente, estamos para acompañar un proceso de discusión”.

Para el todavía presidente del partido, la “buena voluntad” para avanzar con la reforma constitucional en este momento “la deberían tener todos los radicales” porque “el partido ya se expidió a favor”.

 

 

El dardo por elevación tiene como destinatarios a los restantes cinco diputados radicales que se encuentran enrolados en otro bloque, Nuevo Espacio Organizado (NEO), más afín a Lifschitz.

Galdeano apuntó que “todavía no se ha echado a andar una conversación formal entre los partidos”, pero aseguró que “nunca” puso el punto de la reelección “como una limitante”, por lo que estaría a favor de permitir que un gobernador cumpliera dos mandatos consecutivos, algo que, por el momento, no está permitido en Santa Fe y beneficiaría a Perotti antes de ser gobierno.

 

 

Por otro  lado, el diputado radical dijo que sería una “excusa política o sectorial” que el progresismo que impulsó el proyecto hace unos meses se negara ahora a la aprobación. “No es la posición histórica del Frente Progresista; estaría contradiciendo un mandato partidario, no es coherente esa posición”, cerró.

Una de las diputadas progresistas que tiene un monobloque es Verónica Benas, referente del partido Pares. En diálogo con Letra P, la legisladora indicó: “Siempre sostuve la necesidad (de impulsar el debate); si hay voluntad mayoritaria, van a contar con mi participación. No estoy especulando en particular, estoy convencida de que (la Constitución) debe ser reformada”, avisó.