X

Vidal en IDEA: repaso de gestión, palos al kirchnerismo y rosario de eslóganes

La gobernadora inauguró el evento que reúne a empresarios, políticos y sindicatos. Dio un discurso de campaña y prometió seguir pese al resultado de la elección. “Voy a seguir estando acá”, dijo.
Por 16/10/2019 22:26

MAR DEL PLATA (Enviado Especial) Con un repaso del estado de situación en el que encontró Buenos Aires en 2015 y una enumeración de lo que considera sus logros en sus casi cuatro años de gestión, con críticas al kirchnerismo y un rosario de eslóganes de campaña, la gobernadora María Eugenia Vidal inauguró este miércoles el 55° Coloquio de Idea, el evento que reúne a empresarios, políticos y sindicatos, y que este año se denominó “A los hechos”. Fue una parada más en su raid proselitista rumbo a los comicios del domingo 27, a los que hizo alusión sobre el final de su discurso: “Este camino no se va a detener, porque mi compromiso no lo define un cargo ni una elección. Por eso voy a seguir estando acá”.

Tras la presentación del evento por parte del titular del Coloquio y CEO de Vista Oil, Gastón Remy, la gobernadora subió al escenario envuelta en medidos aplausos. “Me gusta mucho el eslongan que eligieron este año”, concedió para romper el hielo. Y arrancó su discurso con una crítica directa al gobierno kirchnerista que la precedió, lo que le dio pie para hacer una enumeración de las dificultades que encontró al asumir su mandato.

“Durante muchos años escuchamos muchos relatos, justificaciones, promesas… pero hechos, pocos. En la vida, como en la política, uno es más lo que hace que lo que dice”, fustigó la mandataria frente a un salón colmado que esperaba para degustar pesca de anzuelo con infusión de hinojos, puré de papas y remolachas orgánicas de plato principal.

 

 

Aseveró que al comenzar su mandato en la provincia, “por donde mirara” la situación era “crítica”. Dijo que en aquel momento se puso dos prioridades en las que resumió en “dos verbos”: “Estar y hacer”. Destacó su presencia ante los bonaerenses e hizo gala de haber visitado “los 135 distritos” de la provincia “por lo menos, tres veces”, dejando en claro el conocimiento que afirma tener sobre el territorio.

Salud, educación, obras hidráulicas, seguridad, justicia y producción fueron algunos de los ejes que recorrió con el ayuda memoria en papel que tenía sobre el atril.

 

 

Afirmó que “las guardias de todos los hospitales públicos de la provincia fueron hechas a nuevo” y destacó la renovación de las salitas de emergencias de los barrios. En materia educativa, dijo que se habían construido “cien edificios escoloares nuevos” y subrayó un mejoramiento en al calidad educativa.

Entre las “300 obras hidráulicas” para evitar inundaciones que según Vidal se hicieron durante lo que lleva de mandato, eligió destacar la de la Cuenca del Salado, “la obra hidráulica más importante de la Argentina y, tal vez, de Latinoamérica”, se animó.

Como viene repitiendo en las visitas a los municipios, en materia de seguridad dijo que desde el comienzo de su gestión se atendieron cuestiones urgentes, como comprar chalecos para todos los policías, renovar el sistema de comunicación y derribar 140 búnkeres de droga. “Siete mil narcos presos. Eso era lo urgente”, destacó Vidal sobre uno de los pilares de su campaña.

 

 

“Estos son hechos. No son banderas, no son discursos”, lanzó el tiro por elevación a su rival del Frente de Todos. “A un gobernador debiera juzgárselo por lo que hace en materia de seguridad, salud, educación”, estimó. Y, en una mirada parcial de los registros estadísticos, reiteró que bajaron la tasa de homicidios y la tasa de secuestros, pese a que el último informe de la Procuración indica un crecimiento de esos delitos.

La “revolución silenciosa contra la pobreza”, las “2.400 obras” realizadas en los 135 municipios, por las muchas de las cuales “se esperó 20, 30 o 40 años”, le sirvieron para redondear su relato de lo hecho durante una gestión que no tuvo el 11 de agosto el respaldo que ella esperaba por parte de los bonaerenses.

“Durante muchos años escuchamos muchos relatos, justificaciones, promesas… pero hechos, pocos. En la vida, como en la política, uno es más lo que hace que lo que dice.”

“Este ‘estar y hacer’ estuvo acompañado de valores. Ningún cargo puede ser electo indefinidamente (…) nadie puede cobrar una jubilación de privilegio (…) la gobernadora, los miembros del gabinete, cualquier persona que maneje recursos públicos, tienen la obligación legal de presentar su declaración jurada de bienes una vez por año”, enumeró para visibilizar las transparencia política, enunciado de campaña que engordaron durante estos años el presidente Mauricio Macri y su ahijada política.

La “reforma” del poder judicial que “refleja los valores” de la alianza gobernante y la “producción” como eje del crecimiento fueron otros aspectos destacados por Vidal. “Tuvimos tres sectores con los que trabajamos bien: las carnes, abrimos líneas de créditos, abrimos nuevos mercados; la energía eólica, a la que le dimos un marco impositivo favorable -cuando llegamos había cinco y en poco tiempo habrá 19- y la industria del conocimiento”, enumeró.

En tono de promesa, dijo tener “un plan de empleo joven”, aunque no brindó detalles al respecto. Y afirmó haber puesto “la provincia de pie”, aunque reconoció que falta.

 

 

Sobre el final, destacó que hay problemas que aquejan a los argentinos desde hace décadas y, pese a las críticas con las que inauguró su discurso, estimó que “el futuro es sin grietas; eso es parte del cambio”, dijo.

“Los resultados del 11 de agosto nos pusieron frente a la autocrítica en la que creemos. Y asumimos el desafío de escuchar más y mejor, y de corregir lo que haya que corregir”, dijo al referirse a la dura derrota que sufrió frente a Axel Kicillof, quien le sacó 18 puntos de diferencia.

“Esos resultados no implican un cambio de valores. Yo creo en decir la verdad, en la superación personal, en el respeto por el que piensa distinto. No me da lo mismo un camino que otro”, soltó Vidal. Y volvió a indicar que la clave está en “crear puestos de trabajo, para salir de la pobreza, sin punteros y sin narcos”, y, así, revertir la crisis que empujó a la pobreza a más del 34 por ciento de los argentinos, con picos que rozan el 40% en algunas zonas del conurbano, las zonas más afectadas.

“Los resultados del 11 de agosto nos pusieron frente a la autocrítica en la que creemos. Y asumimos el desafío de escuchar más y mejor, y de corregir lo que haya que corregir.”

“Este camino no se va a detener, porque mi compromiso con la provincia, con ‘el estar’ y con ‘el hacer’, no lo define un cargo ni una elección. Por eso voy a seguir estando acá”, prometió. Saludó y se fue.

CRONOGRAMA. En la segunda jornada del Coloquio, este jueves, habrá charlas de Marcos Galperín, CEO de Mercado Libre; Carolina Castro, de la Unión Industrial Argentina (UIA), y Federico Braun, de supermercados La Anónima. A lo largo de la jornada compartirán un panel sobre educación el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, y el diputado Daniel Filmus, junto a la ministra de Educación de Santa Fe, Claudia Balagué, y su par de Córdoba, Walter Grahovac.

Cerca del mediodía, Roberto Lavagna, candidato de Consenso Federal, expondrá sobre “El país que viene”, para dar lugar a la presentación de la encuesta de D´Alessio IROL sobre “qué esperan los ejecutivos para nuestro país”. Otros paneles importantes del jueves serán el de pobreza, con Agustín Salvia, del Observatorio de la Deuda Social de la UCA; y el del empleo inclusivo, con Fernando “Chino” Navarro, Graciela Ocaña y Sergio Kaufman, tesorero de IDEA y presidente de Accenture.

El viernes, día de cierre, habrá charlas de Eduardo Levy Yeyati, de la Universidad Di Tella, un panel sobre periodismo y otro de sindicatos: Alejandra Darín, de Actores, Gerardo Martínez, de UOCRA, Hugo Yasky de la CTA y Sergio Palazzo, de La Bancaria. Ese bloque lo cerrará el ministro de Producción, Dante Sica, uno de los funcionarios de Cambiemos, junto al ministro de Hacienda, Hernán Lacunza. Ante la ausencia del presidente Macri, el último panel será el de “la visión y planes de los gobernadores”, con las visiones de Arabela Carreras, gobernadora electa de Río Negro; el neuquino Omar Gutiérrez, el jujeño Gerardo Morales y el recientemente electo Rodolfo Suárez, de Mendoza.