X

Macri, con libreto rígido y contraataques anti K

Mantuvo un discurso guionado para no cometer errores no forzados, pero terminó con un golpe por golpe con Fernández. Algo de optimismo y cero promesas.
Por 14/10/2019 0:14

SANTA FE (Corresponsal) Mauricio Macri se subió al ring del Debate Presidencial con un libreto rígido, con discurso entrenado. Mostró tono optimista, aunque no como el desbordado que viene utilizando en el tour de la campaña del #SíSePuede. Procuró exaltar lo supuestamente logrado, diferenciarse del kirchnerismo y no responder a las constantes interpelaciones con dedo levantado de Alberto Fernández. Se refugió en su libreto hasta el final, cuando alteró la estrategia y contraatacó duro.

Durante la primera parte del debate, su jefe de Gabinete, Marcos Peña, asintió desde el palco las intervenciones de su jefe, notoriamente estudiadas, sin improvisaciones y disciplinado en los conceptos. Se centró en defender “lo hecho” durante los casi cuatro años de gobierno y no abundó en propuestas, más bien esbozó visión a futuro. El esquema fue ese: contraponerse con lo que, según su mirada, hizo el kirchnerismo.

 

 

 

Su participación fue de menos a más. Al igual que su rival directo, evitó contestar los cruces de los otros presidenciables. Cada tanto machacaba con frases al candidato del Frente de Todos. Allí ventiló la pelea de Fernández con CFK, expuso la postura respecto a Venezuela (“la neutralidad es avalar la dictadura”) y le recriminó la propuesta de subir Bienes Personales.

El direccionamiento del discurso lo volcó hacia el desencantado de la clase media del centro y de la centroderecha del arco político: “La carga ha sido grande y cayó sobre la clase media. El fin de mes ha sido agobiante y angustiante”. También tocó la fibra de la inseguridad: apoyó a las víctimas de delitos y a las fuerzas policiales y lanzó un enérgico “estamos en contra de los delincuentes”.

 

 

En el entretiempo no cambió el esquema, siguió con el libreto hasta que explotó. “Me imagino que Kicillof pondrá una narcocapacitación en las escuelas”, disparó mirando hacia el atril de Fernández, en alusión a una declaración del candidato del Frente de Todos a la gobernación de Buenos Aires, Axel Kicillof. Hubo una espontánea respuesta, como de cancha de fútbol, y algo de festejo en algunos presentes adeptos al macrismo. A tal punto que Guillermo Andino, uno de los moderadores, retó al público.

En el cierre, se movió más suelto que en toda la noche, justamente, para contragolpear a Fernández en lo más parecido al recordado “¿En qué te convirtieron Daniel (Scioli)?, contra el candidato en 2015 del Frente para la Victoria. “Lamentablemente hemos visto que volvió el dedito acusador, la canchereada, el kirchnerismo no cambió. Por más que se oculte y trate de mostrarnos algo distinto es lo mismo”.