X

Frenesí de reuniones y control de internas en Olivos luego del jueves trágico

Macri mantenía “encuentros de trabajo” con los equipos de Marcos Peña, Fernando De Andreis y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Notoria ausencia de Vidal y reunión con Larreta para este sábado.
Por 31/08/2018 17:10

“No se pueden diseñar medidas económicas en este momento, sin cambios políticos”, confió a Letra P un funcionario del Gobierno, para reflejar el alcance de los anuncios que prepara el presidente Mauricio Macri en la residencia de Olivos luego de que el dólar rozara el techo de los 42 pesos y pusiera nuevamente en crisis la credibilidad de la administración de Cambiemos frente a los mercados justamente después de una estrategia de anuncios en boca del Presidente que apuntaban al efecto contrario. El nexo de las decisiones económicas con las políticas aporta un contorno inquietante sobre la posible vinculación de una batería de medidas en materia fiscal y macroeconómica que serían acompañadas por reformas en la composición del Ejecutivo, un tema que los voceros oficiales se empecinan en negar.

La nueva estampida de la divisa estadounidense, tras el breve mensaje que Macri pronunció el miércoles por la mañana, profundizó los reclamos internos en la alianza gobernante sobre cambios en la conformación del gabinete y la definición de un plan económico que vaya más allá de las condiciones impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI). 

 

 

Además del monitoreo de la paridad cambiaria, que ya forma parte de una obsesión cotidiana para Macri, el mapa de arena de la crisis de esta semana incluyó los cuestionamientos internos de los socios radicales y también de los más destacados miembros de la mesa chica que rodea al Presidente: la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Tal como informó Letra P, ninguno fue consultado sobre el giro que definió Macri entre la noche del miércoles y el anuncio que formuló el jueves, cuando habló de adelantar “todos los fondos necesarios" del Fondo para afrontar el escenario cambiario, aunque el organismo financiero no lo confirmó. Esa situación, según explicaron en Cambiemos, será materia de las reuniones que mantendrá Macri durante todo el fin de semana, aunque este viernes hubo un primer borrador de decisiones, que apuntarían a frenar la disminución de retenciones fiscales a la exportación de soja, y la reimplementación de ese gravamen para el trigo y el maíz. 

Algunos funcionarios del Gobierno no descartan una reunión de los miembros de la “mesa chica” que integran Macri, Peña, Vidal y Rodríguez Larreta con inclusiones de otros funcionarios, como el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y su par de Hacienda, Nicolás Dujovne. Por fuera de la jerarquía política de ese esquema, sobre esa mesa también pasa el diseño del oficialismo respecto al Presupuesto para 2019: una negociación clave con los 19 gobernadores de las provincias que no gobierna Cambiemos, cuando faltan 15 días para que el Ejecutivo presente el plan de cuentas para el año que viene.

 

 

La última corrida cambiaria complicó los planes. Hasta la semana pasada, cuando el dólar estaba a 31 pesos, los negociadores del Gobierno hacían cálculos a una paridad de 29. Ahora, el escenario tiene dos nuevas dificultades: un dólar que está diez pesos por encima del cálculo original y nuevas condiciones del Fondo sobre un ajuste más duro que la pauta de reducción del déficit fiscal al 1,3% del PBI. Tal incertidumbre podría tener atenuantes con un aumento a las retenciones a las exportaciones agrarias y un rediseño de la matriz presupuestaria, algo que depende del visto bueno de los mandatarios peronistas, una variable que, por ahora, resulta insondable por la nueva estampida del dólar.

 

 

“Si esa reunión no se hace, también será un termómetro de la situación”, razonó uno de los funcionarios de Balcarce 50 que no se mudó a Olivos, donde en la tarde de este viernes continuaban las reuniones reservadas, pero solamente con los equipos de funcionarios que responden a Dujovne, Peña y al secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis. “Estamos acá los que estamos siempre los viernes”, retrucó un funcionario que integra ese plantel, para bajarle el tono al ritmo de la agenda que protagonizará Macri junto a Dujovne durante todo el fin de semana.

Al cierre de esta nota, cerca de Vidal, una alta fuente del gabinete bonaerense explicó que “la gobernadora no ha sido convocada para ninguna reunión”, pero aclaró que “se mantiene en contacto telefónico con Peña”. Aún así, en el entorno de la mandataria provincial detallaron que “el escenario es claramente muy difícil, pero esperamos que sirvan las medidas que anuncien el lunes, aunque las desconocemos”, completó el funcionario.

 

 

Ante las consultas de este medio, esta noche fuentes del Gobierno porteño confirmaron una reunión en Olivos con el alcalde Rodríguez Larreta para el mediodía de este sábado. "No sabemos si es un mano a mano con el Presidente, o habrán otros interlocutores, pero habrá una reunión en la residencia presidencial cerca del mediodía", confió a Letra P un alto funcionario capitalino. En medio de las versiones sobre posibles cambios en el gabinete y el reemplazo de Peña como ministro coordinador, el jefe de Gobierno derribó esa posibilidad este jueves, en declaraciones radiales, para confirmar la misma información que deslizan sus voceros hace más de una semana. “No voy a ser jefe de Gabinete. Soy jefe de Gobierno hasta el 10 de diciembre del año que viene” y “no descarto ir por la reelección”, anticipó.

Este viernes, según confiaron fuentes de Balcarce 50, el Presidente encabezó las primeras reuniones a las 8.30 de la mañana, casi tres horas antes de la reunión de coordinación que mantuvo con Peña, sus dos segundos, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, Frigerio, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y la vicepresidenta Gabriela Michetti. “Fue una reunión de coordinación que la incluyó a Gaby, pero no fue de gabinete”, acotaron en la Casa Rosada, luego de otra mañana cargada de especulaciones.

Parte del silencio está concentrado en dos ejes determinantes: cómo abrirán los mercados el lunes y qué anuncios hará Dujovne, que pasará todo el fin de semana en Olivos.