PERONISMO

Golpe de timón en el PJ porteño: congreso de urgencia y elecciones en agosto

Unidos por el fantasma de la intervención judicial, las distintas vertientes políticas acordaron normalizar la situación del partido, con un cronograma que incluye elecciones internas en agosto.

Apremiados por los rumores cada vez más recurrentes de una intervención operada por Luis Barrionuevo desde el Partido Justicialista (PJ), todas las tribus del peronismo de la Ciudad tomaron una decisión imprevista y consensuaron impulsar la regularización partidaria en el ámbito porteño.

 

Se sabe que desde julio de 2016, Víctor Santa María continúa al mando del PJ local producto un prórroga de mandato sin final específico, lo que deja la puerta abierta a una eventual intervención judicial de la fuerza.

 

Decididos a evitar correr la misma suerte que lo que sucedió a nivel, el Consejo Metropolitano sesionará este jueves en la sede partidaria de la calle San José, donde se va a aprobar la convocatoria a un Congreso para la semana que viene. En ese encuentro, los congresales votarán un cronograma electoral que fijará las elecciones internas en algún momento del mes de agosto y que va a saldar, con un acuerdo colectivo, los contrapuntos que surgieron durante este año.

 

El pacto, de prosperar, va a dar por terminadas las fricciones provocadas por la propuesta presentada hace algunos meses atrás por el sector que le responde a Juan Manuel Olmos, para reformar la carta orgánica del partido.

 

En febrero, el sector ligado a Olmos propuso cambios que incluían regresar a mandatos de cuatro años -hoy son de dos- y que se cambiara la forma de elección de autoridades.

 

Así, en lugar de la elección directa de los afiliados, la nueva cúpula partidaria surgiría de entre los candidatos consejeros que resulten elegidos en las 15 comunas. De esta manera, las autoridades serían definida por el Congreso Metropolitano. Ese mecanismo invertiría la forma en la que hoy se elige al presidente y las principales autoridades, que hasta la última elección partidaria figuraron a la cabeza de las listas que se completaban con los candidatos a congresales y consejeros.

 

 

En su momento, los sectores más cercanos a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner -considerados el kirchnerismo duro- rechazaron la propuesta que ahora estarían dispuestos a rever, pero con condiciones. Para acompañar la normalización partidaria, este sector reclamaría que sea reconocido (e implementado) el acuerdo por el que cuatro años atrás acompañaron la elección de Santa María al frente del justicialismo porteño, que contemplaba que una vez cumplido el mandato iba a ser reemplazado por Mariano Recalde.

 

Este acuerdo es desconocido por algunos sectores, principalmente por los gremios peronistas, que rechazan que un dirigente de La Cámpora sea la cara visible del peronismo local por lo que no se descarta que el sector sindical y el de Olmos se vuelquen a competir en una interna aplicando los cambios en la Carta Orgánica haciendo valer su mayoría en el Congreso partidario.

 

Los días que vienen serán determinantes para fijar las condiciones del acuerdo entre todos los sectores, sea a través de una lista de unidad o de competencia interna, y evitar caer en el saco roto de la intervención.

 

Othar Macharashvili pica en punta en la interna del peronismo de Chubut.
Osvaldo Jaldo, gobernador de Tucumán.

También te puede interesar